¡Piedra negra sobre una piedra blanca!

Columna
BITÁCORA DEL BÚHO
Publicado el 31/10/2019

Qué desdichado y triste debe ser cumplir 60 años sin que nadie te dé un abrazo sincero y honesto o, cuando menos, saluden con cierta honra tu integridad y tu dignidad. Qué miserable se ha de sentir ese ser humano cuando en medio de su infame vida ya no existe otro camino que abrazarse a los oscuros demonios de la desvergüenza, de la deshonra y de la desgracia.

Toda gran causa comienza como un movimiento, se convierte en un negocio y termina siendo un fraude.

Así comenzó todo y así terminaron tus 14 años de gobierno.

Hace días, llegaste a los 60 años, no sé si de vida, quizá de un paulatino deterioro personal, ético, moral y de integridad: solo, abatido y con un rictus de miseria que hasta el final de tus días en el poder denotará un profundo vacío. 

El egocentrismo, la soberbia y la codicia de poder te convirtieron en un ciudadano con un final fácil de predecir: fatídico, autoritario y sediento de venganza.

Entre victorias pírricas, escándalos y corrupción, por fin tocaste fondo. Y era lógico pensar que frente a la verdad, al rechazo de tu gobierno de una gran mayoría de los bolivianos, solo te quedaba hacer ejercicio del poder cobarde de facto y la consabida, cómo no, retórica del amedrentamiento y la amenaza. Pero tu gran afán, a lo largo de tus 14 años como “jefazo”, era dividir a los bolivianos para reinar a perpetuidad. ¡No lo conseguiste! La primera lección de democracia y unión te la dimos el 21-F de 2016. La segunda y la más determinante fue el pasado 20-O. Dos instancias democráticas, fidedignas y taxativas que te duelen en el centro de tu ego, en tu carácter de presidente vitalicio declarado por ti y tus elites de poder.

No aceptas que la alternancia en el y del poder sea el todo de un modo de vida y de una organización social. Es el eje central de una democracia saludable. Desde luego que eso no te inquieta ni en lo más mínimo. Te cebaste a la idea de ser un jefe vitalicio en un país distópico en el que todo y todos debían estar bajo tu mando. Te sedujo la idea de ser un tótem y un tabú: glorificado e intocable. Un personaje endiosado al que se debía venerar y rendir pleitesía. Desde tu lógica, tú no tenías ciudadanos que gobernar, ni país que administrar, sino vasallos que reprender y mandar e instituciones que gerentar.

Hoy, a dos semanas de tu derrota, los bolivianos que reivindican la democracia y la alternancia te han demostrado que están más unidos que nunca. Que tus propósitos por escamotear esa homogeneidad de convicciones y de deseos de libertad se hicieron añicos. Los que te siguen son una minoría que todavía están atados de alguna forma a tus mandatos.

¡Bolivia está más Bolivia que nunca!

El pueblo se cansó y tiene sed de libertad y de futuro. Los que se te resisten ya no son los adultos de hace 14 años, a los que seguramente conociste o trataste de convencer con tus experimentadas formas de bloquear o de obstruir las libertades y tu estrategia de obedecer más a la acción que a la razón. Se hicieron viejos como tú. Actualmente, esos ciudadanos solo pueden protestar desde su silla de reposo, viéndote por televisión cómo se produjo tu metamorfosis inexplicable y cómo llegaste a ser lo que eres. 

Ahora son otros personajes, tienen distintos rostros, otras tallas, otras visiones, otros sueños. No los conoces, sin duda, sus semblantes estaban disipados entre sus aspiraciones y sus ansias por alcanzar distintas metas. Son los jóvenes que no conocieron a otro gobernante que tú.

¡Tienen agallas y tienen huevos!

Son los que están resistiendo a tu llamado de cerco a la ciudad. A los que ponen el pecho para impedir que les jodas su futuro y sus aspiraciones. 

Los disparos de la represión y el asalto de la delincuencia encargada los torean con el pecho abierto, arriesgando sus vidas, ensangrentado sus rostros.

Es que es su futuro el que se está jugando. Es su seguro de vida. Así como lo fue el de nuestra generación la lucha contra la dictadura militar que tuvimos que encarar con sangre y muerte. Salimos vivos de ella y juramos defender la consigna del nunca más para Bolivia.

Con tu discurso sesgado, dices que ganaste en primera vuelta. Yo digo que, entre líneas, subyace la voz del exdictador nicaragüense, Anastasio Somoza García: “Quizá me ganaste en las elecciones, pero yo gané en el conteo de votos”.

Ni por notas ni por plata. Esos jóvenes, a los que ya tuviste el agrado de conocerlos el pasado martes, principalmente en Cochabamba, marchan y protestan para que justamente nunca más les gobierne presidentes como tú. Con esa verborrea discursiva que ofende y avergüenza. Irrespeta a sus ciudadanos y deja al desnudo una administración pobre y mediocre.

Esos jóvenes tienen otro temple. Aborrecen la demagogia y les enerva lo primitivo. Son pragmáticos, ágiles y no conservan el pasado como un lastre. Se reinventan día a día.

¿Jamás te dio la gana de conocerlos, no? O, en el fondo, ya sabías de su talante y les temías. Sabías que en ellos estaba el peligro para que hoy enfrenten tu gobierno infame con tanta convicción y patriotismo.

Bolivia está más unida que nunca en un solo haz de voluntades, de oriente a occidente. A los bolivianos que marchan y asisten a los cabildos nadie los convoca, nadie los amaestra, nadie les paga. Su lucha es espontánea y tienen causas comunes e indestructibles: batallan por una democracia participativa, en contra del engaño y del fraude, en pos de una libertad que no se rifa ni se oferta. Esos son sus méritos. Por eso es un levantamiento claro y legítimo, un reclamo de sus derechos coartados y segados desde hace 14 años.

También dices que ahora se bloquea con “pititas” y “llantitas”. Claro, para tu manual del perfecto bloqueador y por tu brillante análisis, deduzco que este ejercicio debe incluir una constante conspiración, subversión y un atentado a la vida de los demás: dinamitazos, explosiones, barricadas mortales, muertos, heridos y demás desgracias. Esos sí son bloqueos endiablados, con apología del delito incluida.

Esas “pititas” que van de extremo a extremo, marcan el límite entre tu gobierno nefasto y la dignidad de la gente combativa y demócrata. Del lado de los que creen en la democracia, está la cordura y la lucha digna por un ideal colectivo y una bandera nacional. Del lado tuyo, está la opacidad y la represión, obedece a un capataz y a una bandera política de color azul electrizante.

¿Ahora comprendes la gran resistencia que tienen esas “pititas”?

Lo que ocurrió el pasado martes 29 de octubre en Cochabamba, quedará en nuestra memoria histórica como el día en que se consumó un salto a la ciudad y un atentado criminal a sus habitantes. Al peor estilo de las emboscadas criminales, los cochabambinos sufrimos un atropello a nuestra integridad. Las hordas masistas actuaron con el único recurso que tienen los cobardes cuando están derrotados: atacar por la espalda y huir: quemaron, saquearon, asaltaron viviendas, hirieron de muerte a sus iguales y se replegaron, jadeantes, como las bestias, a sus cuevas. A esto hemos llegado, mejor, a esto haz hecho que lleguen los que se corrompieron y se degradaron como humanidad. A enfrentarnos entre bolivianos, todo por preservar tu pretendido trono, por conservar tu poder y tu silla de barro.

Esta ciudad histórica y heroica no se rinde ni se hinca ante el tirano. Renace, crece, se sacude y vuelve a la lucha. Ahora ya no está en discusión la disputada segunda vuelta. Debes irte con el rabo entre las piernas, como el peor gobierno que tuvo Bolivia. Sin embargo y pese al oscuro horizonte, aún parafraseamos la poesía de Víctor Heredia: (…)“Todavía cantamos, todavía pedimos. Todavía soñamos, todavía esperamos. Que nos digan a donde han escondido las flores que aromaron las calles persiguiendo un destino. Donde, donde se han ido”(…).

Y así, entre gallos y media noche, llegaste al final del túnel, al pozo onettiano, o la náusea sartreana. A la nada, al vacío. A ese irónico retorno de lo idéntico en donde el pasado oscuro de la bota negra se vuelve a tensar sus cordones para pretender pisar la democracia y dejar las huellas del Tirano Banderas, de la Fiesta del Chivo y de las hojas caídas de El otoño del patriarca. Decir que el pasado 20 de octubre hubo elecciones en Bolivia es un eufemismo, en realidad fue un plebiscito, al estilo chileno, para que la ‘dictadura perfecta’ siga o se vaya. Ganó el NO, por segunda vez y ahora lo defenderemos a capa y espada.

 

El autor es comunicador social

Columnas de RUDDY ORELLANA V.

29/10/2020
¡El jefazo fue devorado, en primera vuelta, por su propio delfín!
15/10/2020
Individualismo, sociedad, miedo, humano, ética, posmodernidad, globalización, transformación, inequidad, desregulación, libertad.
01/10/2020
Salvando las distancias de fondo, las similitudes políticas, sociales y económicas entre Argentina y Bolivia son, cuando menos, de forma. Nos une, casi como...

Más en Puntos de Vista

PROJECT SYNDICATE
KRISTALINA GEORGIEVA, SIGRID KAAG
28/11/2020
EL SATÉLITE DE LA LUNA
FRANCESCO ZARATTI
28/11/2020
LIBERTARIA
LUIS CHRISTIAN RIVAS SALAZAR
28/11/2020
BUSCANDO LA VERDAD
GARY ANTONIO RODRÍGUEZ
28/11/2020
POLIS
FERNANDO MIRES
27/11/2020
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
27/11/2020
En Portada
El abogado del Comandante presentó la apelación a la detención domiciliaria, mientras que los militares del sector pasivo marcharon en La Paz, Cochabamba y...
Pugna por concesión minera deriva en heridos, destrozos y denuncias de desaparecidos.

El ministro de Salud, Edgar Pozo, adelantó que el próximo mes se definirá cuál de las vacunas contra el Covid-19, que se están desarrollando en diferentes...
La demora en la instalación de mojones o señalización en el límite del área urbanizable del área protegida del cerro San Pedro por parte de la Alcaldía de...
Quillacollo vivió una intensa jornada de limpieza y reforestación en la franja de seguridad del río Tacata y el camino Caramarca y Cotapachi. Se sembraron 300...
Ante el riesgo de un rebrote de la pandemia de la Covid-19, los vecinos de la OTB Kanata pidieron suspender la Feria Navideña de 2020, pues temen que el virus...

Actualidad
La tercera versión de los Premios Kamay contó con categorías de Unidades Productivas e Innovadores Individuales.
El desafío también estará dirigido a la promoción de la incorporación a espacios laborales y de liderazgo.
El Decreto Supremo 4400 está dirigido para los trabajadores públicos y privados, estos últimos previo acuerdo con sus...
Pugna por concesión minera deriva en heridos, destrozos y denuncias de desaparecidos.

Deportes
El presidente del club San José, Huáscar Antezana, remitió esta mañana una carta al titular de la Federación Boliviana...
Aurora tocó fondo y se hunde en la parte baja de la tabla de posiciones del reanudado certamen Apertura 2020 , luego de...
Guabirá tuvo un reinicio perfecto en el torneo Apertura de la División Profesional; jugando en la Villa Imperial, dio...
Bolívar asumió el liderato provisional del certamen Apertura 2020 tras consolidar anoche una importante victoria 3-4...

Tendencias
La reserva de Bossou en Guinea acaba de registrar el nacimiento por primera vez en años de un bebé chimpancé, amenazado...
LT Salud abordó la biodanza, una terapia para abrazar a la vida.
El uso inadecuado de antimicrobianos, en particular de antibióticos, se ha "agravado" durante la pandemia de covid.-19...
Varias decenas de cotorras atrapadas dentro de botellas de plástico fueron descubiertas en un barco en la región...

Doble Click
Hoy se cierra el telón de la muestra virtual del Festival de Teatro Bertolt Brecht, en el que participaron seis elencos...
Personaje. Una de sus mayores contribuciones es la creación de un universo en el que, desde la concepción hasta la...
La actriz mexicana Kate del Castillo afirmó que la administración del presidente Donald Trump echó atrás los avances y...
El cuento Percepción, de la tarijeña Isabel Antelo Romero, y la poesía El olor del clan, del mexicano Anuar Elías Pérez...