Una Bolivia de paz

Columna
Publicado el 22/11/2019

“Hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia sino que deseamos ayudar a sostener su peso porque entendemos que ese es el esfuerzo necesario para vivir en libertad”

¿Existe un amor más desmesurado por la vida y la libertad que el de Sísifo? La adoración del rey de Éfira que encadenó a la muerte y engañó a Hades para volver a ver el sol, para caminar por las calles de Corinto, sólo puede ser comparable con el enamoramiento de la Generación del Bicentenario a una existencia sin sumisión.

Cuando la monumental piedra que Sísifo es condenado a cargar hasta la punta del Acrocorinto rodaba de vuelta hacia los pies de la montaña, el hijo de Eolo y Enareta volvía a levantarla y subir hacia la cumbre. Nosotros, como jóvenes hemos demostrado una intolerancia absoluta a cadenas profanadoras de nuestra plenitud y por ello hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia, sino que deseamos ayudar a sostener su peso porque entendemos que éste es el esfuerzo necesario para vivir en libertad.

Es esa convicción que llevó a mujeres como Octavia Quiroga a protestar. Aún con la voz ronca y el alma sumida en angustia de ver a dos amigos ser heridos por balines en las manifestaciones pacíficas de la Plaza Abaroa, Octavia salía todos los días a las calles a demostrar su frustración con su casco blanco y su barbijo. Volvía en las madrugadas, después de hacer vigilias, más firme sobre sus ideales democráticos y feministas.

En estos días hemos experimentado emociones desconocidas hasta el momento. Franz Santos, que viajó de Potosí para apoyar los bloqueos en La Paz, experimentó por primera vez el miedo aquella noche borrascosa donde junto a más de quinientas personas tuvo que entrar al aeropuerto para resguardarse de piedras y palos. Envuelto en su bandera, esperó pacientemente el bus que lo sacaría hasta un lugar seguro. Llegando al centro de la ciudad notó que sus aún manos temblaban.

Como él, ese sentimiento era nuevo para María Fernanda Paz Soldán, una de las mujeres más inteligentes y empáticas que conozco. Durante estos días ella armó bloqueos en los puntos más difíciles de la ciudad con solo una cuerda y la más absoluta firmeza. A esta ferviente creyente en la democracia que observaba la violencia a lo largo de nuestras tierras y escuchaba los nombres de la gente que hemos perdido, se le partía el alma cuando pasaba por su mente la pregunta “¿Qué nos estamos haciendo?”

Pero de ello, María Fernanda aprendió una lección que la cambió para siempre: el coraje se transmite. Ese vigor que nos hemos dado entre todos estos días ha llegado hasta aquellos aguerridos hombres y mujeres de la Generación que noche tras noche hasta el 8 de noviembre intentaban entrar en la Plaza Murillo como Víctor Cervantes y Mauricio Zárate. Después de haberse perdido más veces de las que pueden contar en la bruma de los gases lacrimógenos y escapado de las detonaciones de dinamita, hoy entienden que la unión es elemental para conseguir cualquier objetivo, que la valentía es algo que ciertamente no tiene precio y, no sorprendentemente, desconocen qué es darse por vencidos.

En estos veintitrés días han surgido de los recovecos de nuestras almas sentires nuevos. Jóvenes como Jorge, que nunca habían imaginado pelear y marchar por algo como la democracia se han encontrado a sí mismos en avenidas inundadas de gente y rodeado de banderas bolivianas. En esos momentos de introspección, hombres como él y Sergio Manjon se han maravillado de la unión naciente en el país y ha surgido en ellos un espíritu de aportar mientras sacaban inspiración de cada estribillo, cada diálogo y cada minuto junto a la marea de bolivianos firmes en su deseo de recuperar la libertad.

De entre nosotros salieron líderes como Juan Pablo que con tranquilidad y tenacidad ha demostrado una resiliencia absoluta en una de las zonas de bloqueo más conflictivas de La Paz. Ha enseñado que la solidaridad y el respeto son característicos de nuestra generación y la contienda que nos ha tocado liderar, pero sobre todo ha transmitido a cada uno de los que lo acompañamos, en tiempos de duda, una seguridad absoluta de que no nos detendremos por nada.

Esa era la misma certeza que a 883 kilómetros de distancia, en Tarija, Florencia Avila irradiaba. Con su mate y su bandera, ella calmaba incertidumbres con la seguridad de que lo que está cambiando es algo irreversible: nuestra nación, que madura junto a nosotros, nos está permitiendo caminar con ella y tomamos su mano con un amor solo comparado con el de los que creyeron en este proyecto. Inamovible en el puente Bicentenario, Florencia pasaba las noches siendo la muestra absoluta que soñar, hoy más que nunca, es indispensable porque envisionamos la Bolivia que queremos en el futuro.

Y es que imaginar lo venidero es algo que hombres como Diego Escalante consideran emocionante. Dispuesto a no perder lo ganado, él considera que repensarnos como país y como sistema es vital. Plantear una democracia más allá de los partidos políticos es fundamental para que todos los bolivianos sean verdaderamente representados. ¿Cómo y cuál será ese modelo democrático? Como Diego, Alejandro Sánchez de Lozada sabe que ese rompecabezas no es un problema sino un desafío y parte de la carga de tener el Estado en nuestras espaldas. Él cree que el aire esperanzador que respiramos hoy es el inicio para poder sanar; porque a pesar de los problemas que se nos presentan, esta es una oportunidad de hermanar nuestras diferencias y pasar juntos a crear una nación mejor.

Es por ello que para la Generación del Bicentenario la empatía es el único camino para prosperar como país. Gabriela Vargas, que con un hondo pesar vio a su ciudad convertida en un campo de batalla y a sus vecinos peleando entre sí, siente que la convivencia sólo podrá ser posible si se protege el derecho a discernir, si aprendemos que democracia significa darle un lugar, escuchar, dialogar y construir junto a aquellos que aún izan banderas azules. Ese mismo pensamiento convence a Vattier de Rideaux de que lo que se vaya a crear en un futuro debe fundamentarse en defender aquello que identifica a tu hermano aún si no te identifica a ti. El crear una Bolivia donde el desarrollo de los ciudadanos no nos sea limitado por la falta de derechos es imperativo para que nunca más nadie se sienta menos perteneciente a esta tierra que el otro.

De esto hemos obtenido abundantes lecciones y regalos, pero el mayor sin duda alguna es ese rebosante orgullo y honra de ser boliviano. En Argentina, Francisco Ormachea quedó admirado y conmovido porque la voz firme de su gente, a más de dos mil kilómetros, lo despertaba todas las mañanas contándole que los bolivianos amanecían cada día con más fuerza y decisión que el día anterior para reclamar por la democracia. Él y Natalia Moncada, que está un océano más allá, en Italia, organizaron cabildos sumergiendo plazas con las banderas de nuestra nación para que la gente de sus ciudades entendiera lo que en verdad sucedía en su patria. El domingo 10 de noviembre, tanto Francisco como Natalia, observaron desde la lejanía a los hombres, cuyo gobierno prácticamente los vio crecer, dimitir de sus cargos. Ellos saben que la Bolivia de la que se despidieron no va a ser la misma a la que volverán y si nosotros no fallamos, este nuevo país será integrador, respetuoso y jubilosamente plural.

¿Cómo sabes cuando llega el fin? Para Alejandra Saavedra fue cuando las gotas de lluvia rozaron sus mejillas ese 12 de noviembre parada en el centro de la plaza Murillo. Ella, que con su casco naranja, máscara antigás y bandera, pasó noche tras noche en la primera línea de las barricadas del corazón de La Paz, entiende lo ocurrido como evidencia de que para quebrar barreras es necesaria la persistencia y un espíritu de unidad. Son esos descubrimientos que han generado en jóvenes como Valentina Soriano el despertar de un amor desbordante por su patria y un optimismo sobre el futuro porque siente que, como nación, nos hemos levantado por fin.

Octavia, Franz, María Fernanda, Víctor, Mauricio, Jorge, Sergio, Juan Pablo, Florencia, Diego, Alejandro, Francisco, Natalia, Alejandra, Valentina y muchos, muchos, muchos más jóvenes vamos a sembrar, a lo largo del camino cargando la piedra de nuestro país, semillas de justicia. Vamos a esparcir los granos de igualdad para todos. Vamos a plantar las pepitas de solidaridad, amor y entendimiento entre cambas, collas, potosinos, orureños y chapacos, entre campesinos, militares, transportistas, policías, mineros y cocaleros.

Escribiendo esto no puedo evitar sentir un profundo halo de agradecimiento y admiración con esta generación. Cada soga atada a un poste, cada marcha coreada, cada bandera izada, cada reflexión realizada, cada diálogo establecido, cada lágrima derramada y cada consolación, cada mensaje de cariño y precautela enviado, cada barricada armada, cada ayuda brindada, cada noche en vela, cada abrazo celebratorio, cada muestra de empatía van a hacer que, de un momento tan lleno de odio como el que hemos vivido, podamos cultivar una Bolivia de paz.

 

La autora es parte de la generación del Bicentenario.

Ha votado 'Indiferente'. ¡Gracias por su voto!

Columnas de CATALINA RODRIGO MACHICAO

22/11/2019
“Hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia sino que deseamos ayudar a...
08/11/2019
“La democracia me ha regalado con un listón teñido de patriotismo el temperamento y la fortaleza necesaria para entender que esta crisis abre a su paso...

Más en Puntos de Vista

27/01/2020
ISRAEL ADRIÁN QUINO ROMERO
27/01/2020
27/01/2020
ENERGÍA E HIDROCARBUROS
CARLOS MIRANDA PACHECO
27/01/2020
EL TEJO
JUAN CRISTÓBAL SORUCO QUIROGA
26/01/2020
En Portada
El hombre, de 26 años de edad, fue arrastrado por el río Tujma, en Mizque, informó el secretario de la Madre Tierra de la Gobernación, Alan Lisperguer, a Red...
Alberto Iglesias acaba de batir su propio récord (y el nacional) de Premios Goya acumulados al sumar esta noche el número once por la espectacular composición...

Unas 20.000 personas fallecidas han sido depuradas del padrón electoral boliviano, en un proceso que continúa para acabar con una práctica que fue una de las...
El exalcalde y exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, retornó y centenares lo recibieron. "El que nada hace nada teme, por eso estoy aquí", dijo...
El ministro de la Presidencia, Yerko Nuñez, informó hoy que mañana posesionará a su nuevo gabinete y aclaró que el objetivo del cambio es separar la gestión...
"Tiene un proceso pendiente con nosotros (...) como víctimas vamos a pedir la aprehensión para que sea sometido ante un juez cautelar para que declare, vamos a...

Actualidad
El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, informó hoy que el período de empadronamiento...
El número de personas que están bajo vigilancia en Estados Unidos por posibles casos de coronavirus aumentó a 110,...
El periodista y comentarista argentino Andrés Oppenheimer sostuvo que Jeanine Añez traicionó su mandato con su anuncio...
El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, informó hoy que el Gobierno proyecta una cumbre de candidatos que...

Deportes
Real Madrid guardó un minuto de silencio antes de iniciar su entrenamiento en la ciudad deportiva de Valdebebas, en...
Los planteles de Municipal Tiquipaya y Enrique Happ se perfilan rumbo a la siguiente fase del certamen 2019 "Wlige...
La tenista boliviana Noelia Zeballos concluyó la temporada 2019 como líder del ranking ITF en damas dobles, según dio a...
El Gran Maestro (GM) chuquisaqueño Osvaldo Zambrana fue elegido, el fin de semana, como el nuevo presidente de la...

Tendencias
​Investigadores japoneses realizaron hoy lunes el primer trasplante de tejido muscular cardíaco en el que se han usado...
Isaac Newton, durante su infancia fue un niño introvertido, con poco interés por sus estudios, pero con mucha...
La oferta incluye diplomados y maestrías únicos, que sólo la Católica imparte, e innovadores como el de Formación de...
“Se puede comer rico, sano y disfrutarlo”, dice Valeria Mérida, propietaria del restaurante La Vinagreta que se...

Doble Click
La presidenta, Jeanine Áñez, presentó hoy un ante proyecto de ley con el que se busca declarar la identidad de la "...
La 62 edición de los premios Grammy, los galardones más importantes de la música, se celebró ayer en el Staples Center...
Billie Eilish ganó hoy el premio a la canción del año por su tema "bad guy" en la 62 edición de los Grammy, que se está...
La cantante argentina asistió a la primera edición de los premios Odeón en Madrid, aprovechando su estadía en el país...