Una Bolivia de paz

Columna
Publicado el 22/11/2019

“Hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia sino que deseamos ayudar a sostener su peso porque entendemos que ese es el esfuerzo necesario para vivir en libertad”

¿Existe un amor más desmesurado por la vida y la libertad que el de Sísifo? La adoración del rey de Éfira que encadenó a la muerte y engañó a Hades para volver a ver el sol, para caminar por las calles de Corinto, sólo puede ser comparable con el enamoramiento de la Generación del Bicentenario a una existencia sin sumisión.

Cuando la monumental piedra que Sísifo es condenado a cargar hasta la punta del Acrocorinto rodaba de vuelta hacia los pies de la montaña, el hijo de Eolo y Enareta volvía a levantarla y subir hacia la cumbre. Nosotros, como jóvenes hemos demostrado una intolerancia absoluta a cadenas profanadoras de nuestra plenitud y por ello hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia, sino que deseamos ayudar a sostener su peso porque entendemos que éste es el esfuerzo necesario para vivir en libertad.

Es esa convicción que llevó a mujeres como Octavia Quiroga a protestar. Aún con la voz ronca y el alma sumida en angustia de ver a dos amigos ser heridos por balines en las manifestaciones pacíficas de la Plaza Abaroa, Octavia salía todos los días a las calles a demostrar su frustración con su casco blanco y su barbijo. Volvía en las madrugadas, después de hacer vigilias, más firme sobre sus ideales democráticos y feministas.

En estos días hemos experimentado emociones desconocidas hasta el momento. Franz Santos, que viajó de Potosí para apoyar los bloqueos en La Paz, experimentó por primera vez el miedo aquella noche borrascosa donde junto a más de quinientas personas tuvo que entrar al aeropuerto para resguardarse de piedras y palos. Envuelto en su bandera, esperó pacientemente el bus que lo sacaría hasta un lugar seguro. Llegando al centro de la ciudad notó que sus aún manos temblaban.

Como él, ese sentimiento era nuevo para María Fernanda Paz Soldán, una de las mujeres más inteligentes y empáticas que conozco. Durante estos días ella armó bloqueos en los puntos más difíciles de la ciudad con solo una cuerda y la más absoluta firmeza. A esta ferviente creyente en la democracia que observaba la violencia a lo largo de nuestras tierras y escuchaba los nombres de la gente que hemos perdido, se le partía el alma cuando pasaba por su mente la pregunta “¿Qué nos estamos haciendo?”

Pero de ello, María Fernanda aprendió una lección que la cambió para siempre: el coraje se transmite. Ese vigor que nos hemos dado entre todos estos días ha llegado hasta aquellos aguerridos hombres y mujeres de la Generación que noche tras noche hasta el 8 de noviembre intentaban entrar en la Plaza Murillo como Víctor Cervantes y Mauricio Zárate. Después de haberse perdido más veces de las que pueden contar en la bruma de los gases lacrimógenos y escapado de las detonaciones de dinamita, hoy entienden que la unión es elemental para conseguir cualquier objetivo, que la valentía es algo que ciertamente no tiene precio y, no sorprendentemente, desconocen qué es darse por vencidos.

En estos veintitrés días han surgido de los recovecos de nuestras almas sentires nuevos. Jóvenes como Jorge, que nunca habían imaginado pelear y marchar por algo como la democracia se han encontrado a sí mismos en avenidas inundadas de gente y rodeado de banderas bolivianas. En esos momentos de introspección, hombres como él y Sergio Manjon se han maravillado de la unión naciente en el país y ha surgido en ellos un espíritu de aportar mientras sacaban inspiración de cada estribillo, cada diálogo y cada minuto junto a la marea de bolivianos firmes en su deseo de recuperar la libertad.

De entre nosotros salieron líderes como Juan Pablo que con tranquilidad y tenacidad ha demostrado una resiliencia absoluta en una de las zonas de bloqueo más conflictivas de La Paz. Ha enseñado que la solidaridad y el respeto son característicos de nuestra generación y la contienda que nos ha tocado liderar, pero sobre todo ha transmitido a cada uno de los que lo acompañamos, en tiempos de duda, una seguridad absoluta de que no nos detendremos por nada.

Esa era la misma certeza que a 883 kilómetros de distancia, en Tarija, Florencia Avila irradiaba. Con su mate y su bandera, ella calmaba incertidumbres con la seguridad de que lo que está cambiando es algo irreversible: nuestra nación, que madura junto a nosotros, nos está permitiendo caminar con ella y tomamos su mano con un amor solo comparado con el de los que creyeron en este proyecto. Inamovible en el puente Bicentenario, Florencia pasaba las noches siendo la muestra absoluta que soñar, hoy más que nunca, es indispensable porque envisionamos la Bolivia que queremos en el futuro.

Y es que imaginar lo venidero es algo que hombres como Diego Escalante consideran emocionante. Dispuesto a no perder lo ganado, él considera que repensarnos como país y como sistema es vital. Plantear una democracia más allá de los partidos políticos es fundamental para que todos los bolivianos sean verdaderamente representados. ¿Cómo y cuál será ese modelo democrático? Como Diego, Alejandro Sánchez de Lozada sabe que ese rompecabezas no es un problema sino un desafío y parte de la carga de tener el Estado en nuestras espaldas. Él cree que el aire esperanzador que respiramos hoy es el inicio para poder sanar; porque a pesar de los problemas que se nos presentan, esta es una oportunidad de hermanar nuestras diferencias y pasar juntos a crear una nación mejor.

Es por ello que para la Generación del Bicentenario la empatía es el único camino para prosperar como país. Gabriela Vargas, que con un hondo pesar vio a su ciudad convertida en un campo de batalla y a sus vecinos peleando entre sí, siente que la convivencia sólo podrá ser posible si se protege el derecho a discernir, si aprendemos que democracia significa darle un lugar, escuchar, dialogar y construir junto a aquellos que aún izan banderas azules. Ese mismo pensamiento convence a Vattier de Rideaux de que lo que se vaya a crear en un futuro debe fundamentarse en defender aquello que identifica a tu hermano aún si no te identifica a ti. El crear una Bolivia donde el desarrollo de los ciudadanos no nos sea limitado por la falta de derechos es imperativo para que nunca más nadie se sienta menos perteneciente a esta tierra que el otro.

De esto hemos obtenido abundantes lecciones y regalos, pero el mayor sin duda alguna es ese rebosante orgullo y honra de ser boliviano. En Argentina, Francisco Ormachea quedó admirado y conmovido porque la voz firme de su gente, a más de dos mil kilómetros, lo despertaba todas las mañanas contándole que los bolivianos amanecían cada día con más fuerza y decisión que el día anterior para reclamar por la democracia. Él y Natalia Moncada, que está un océano más allá, en Italia, organizaron cabildos sumergiendo plazas con las banderas de nuestra nación para que la gente de sus ciudades entendiera lo que en verdad sucedía en su patria. El domingo 10 de noviembre, tanto Francisco como Natalia, observaron desde la lejanía a los hombres, cuyo gobierno prácticamente los vio crecer, dimitir de sus cargos. Ellos saben que la Bolivia de la que se despidieron no va a ser la misma a la que volverán y si nosotros no fallamos, este nuevo país será integrador, respetuoso y jubilosamente plural.

¿Cómo sabes cuando llega el fin? Para Alejandra Saavedra fue cuando las gotas de lluvia rozaron sus mejillas ese 12 de noviembre parada en el centro de la plaza Murillo. Ella, que con su casco naranja, máscara antigás y bandera, pasó noche tras noche en la primera línea de las barricadas del corazón de La Paz, entiende lo ocurrido como evidencia de que para quebrar barreras es necesaria la persistencia y un espíritu de unidad. Son esos descubrimientos que han generado en jóvenes como Valentina Soriano el despertar de un amor desbordante por su patria y un optimismo sobre el futuro porque siente que, como nación, nos hemos levantado por fin.

Octavia, Franz, María Fernanda, Víctor, Mauricio, Jorge, Sergio, Juan Pablo, Florencia, Diego, Alejandro, Francisco, Natalia, Alejandra, Valentina y muchos, muchos, muchos más jóvenes vamos a sembrar, a lo largo del camino cargando la piedra de nuestro país, semillas de justicia. Vamos a esparcir los granos de igualdad para todos. Vamos a plantar las pepitas de solidaridad, amor y entendimiento entre cambas, collas, potosinos, orureños y chapacos, entre campesinos, militares, transportistas, policías, mineros y cocaleros.

Escribiendo esto no puedo evitar sentir un profundo halo de agradecimiento y admiración con esta generación. Cada soga atada a un poste, cada marcha coreada, cada bandera izada, cada reflexión realizada, cada diálogo establecido, cada lágrima derramada y cada consolación, cada mensaje de cariño y precautela enviado, cada barricada armada, cada ayuda brindada, cada noche en vela, cada abrazo celebratorio, cada muestra de empatía van a hacer que, de un momento tan lleno de odio como el que hemos vivido, podamos cultivar una Bolivia de paz.

 

La autora es parte de la generación del Bicentenario.

Columnas de CATALINA RODRIGO MACHICAO

22/11/2019
“Hoy, no solo entendemos la responsabilidad de cargar la roca que representa nuestro país, nuestro Estado y nuestra democracia sino que deseamos ayudar a...
08/11/2019
“La democracia me ha regalado con un listón teñido de patriotismo el temperamento y la fortaleza necesaria para entender que esta crisis abre a su paso...

Más en Puntos de Vista

OPINIONES DE UN ESCRIBIDOR
BERNARDO ELLEFSEN
08/12/2019
CARTUCHOS DE HARINA
GONZALO MENDIETA ROMERO
08/12/2019
08/12/2019
MISCELANEA
JOSÉ LUIS BAPTISTA M.
08/12/2019
Erika J. Rodriguez Flores
08/12/2019
LA CURVA RECTA
AGUSTÍN ECHALAR ASCARRUNZ
08/12/2019
En Portada
El líder cívico de Potosí, Marco Pumari, admitió que la voz que se escucha en el audio difundido hoy es suya y negó haber pedido 250.000 dólares para acceder a...
El accidente de un camión repartidor de Coca-Cola, cargado con varias cajas de gaseosa, dejó ayer tres personas heridas: el conductor y sus dos ayudantes....

Según un audio de una llammada telefónica, difundido hoy, Marco Antonio Pumari, presidente del Comité Cívico de Potosí, habría pedido al excívico crudeño, Luis...
El Movimiento Al Socialismo (MAS) decidió apostar por la renovación para encarar el proceso electoral de 2020. El ampliado nacional realizado ayer en...
La Iglesia Católica exhortó a los bolivianos a superar divisiones y resentimientos para ingresar a la reconciliación que permita construir una Bolivia nueva,...
Ronald Medrano, uno de los ayudantes del camión repartidor de Coca-Cola que se accidentó ayer, falleció durante esta jornada.

Actualidad
La Comisión de Constitución de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) instaló la tarde de hoy la sesión para...
La presidenta Jeanine Áñez pisó hoy por la tarde el suelo de San Joaquín, provincia Mamoré del Beni, por primera vez...
Ronald Medrano, uno de los ayudantes del camión repartidor de Coca-Cola que se accidentó ayer, falleció durante esta...
El líder cívico de Potosí, Marco Pumari, admitió que la voz que se escucha en el audio difundido hoy es suya y negó...

Deportes
Ema Guzmán Mejía encontró en un abrir y cerrar de ojos que el parapente es el complemento que le faltaba a su vida. “...
Wilstermann tendrá hoy (17:15) un duelo complicado ante San José, en el que está obligado a ganar para mantenerse en la...
Municipal Vinto pretende asestar hoy el primer golpe a Deportivo Fatic en procura de avanzar a la final de la Copa...
Carmelo Roca toma las riendas de la Federación Boliviana de Tenis de Mesa en sustitución de Javier Mejía.

Tendencias
Una nueva especia de lagartija fue hallada en Bolivia. Se trata de la "liolaemus tajzara", la cual es endémica de la...
El ingeniero de sistemas Édgar Villegas trabaja en un proyecto de inteligencia artificial (IA) para encontrar mascotas...
Bajo la consigna de "Sangre Tigo" y con el objetivo de promover la carrera y el talento de sus 3.000 colaboradores...
Los usuarios de WhatsApp ahora podrán usar la “respuesta ante emergencias” para comunicarse en situaciones de desastre.

Doble Click
El accidente de un camión repartidor de Coca-Cola, cargado con varias cajas de gaseosa, dejó ayer tres personas heridas...
The Who es una de las bandas más grandes e icónicas del rock en la historia, su genialidad es sólo comparable a sus...
El Festival de Teatro Bertolt Brecht finaliza hoy con la puesta en escena de “Un buen morir, del amor y otras...
El escritor y poeta Juan Wálter Araos dará dos conferencias sobre la obra de Platón, relativa al amor, la belleza, el...