“The social dilema”: Marionetas humanas

Columna
DÁRSENA DE PAPEL
Publicado el 28/09/2020

Hace ya un buen tiempo que la verdad está supeditada a las redes sociales y casi no nos hemos dado cuenta. ¿No nos importará?, ¿cuán enterados o conscientes estamos del peligro que representa el hecho de que la verdad dependiera, en última instancia, de algoritmos pergeñados en función de intereses de empresas tecnológicas o de políticos interesados –o de ambos en concomitancia?

Ocurre que el tráfico de información falsa por las redes ha aumentado considerablemente en los últimos años, sin respetar asuntos tan delicados como la salud humana en plena pandemia. Al estar cada vez más pegados al celular, lo que llega a nuestros ojos y oídos por esa vía resulta determinante para la formación de nuestras ideas y, en definitiva, para el establecimiento de verdades que compartimos por Facebook o WhatsApp en círculos sociales hasta volverlas una bola de nieve.

Cuando la verdad depende de la tecnología, cuando la tecnología (a pesar de sus bondades para la comunicación) pasa a constituirse en una amenaza para la verdad, lo lógico es que la sociedad despierte, encienda las alarmas. Pero no ha sido nuestro caso, salvo esporádicas –y no muy impactantes, por lo visto– advertencias.

The social dilema (El dilema de las redes sociales), en Netflix, enciende alarmas. Se trata de un híbrido entre documental y ficción en el que se muestra la realidad de un mundo hiperconectado y cuya mayor importancia radica en poner sobre la mesa del debate una temática que parece ir camino a convertirse en tabú, porque toca sensibilidades o costumbres naturalizadas en por lo menos la última década.

¿Cuán éticas son las redes sociales? ¿Hay un afán de control detrás de Facebook, Twitter, Instagram, TikTok o WhatsApp? ¿Qué tan cierto es que las personas (ahora “usuarios”) estemos determinadas dentro de las redes por un “motor de recomendaciones” que influye directamente en nuestras decisiones?

¿No será hora de que, como sociedad, autocríticamente, invirtamos esa pregunta que siempre tenemos la tentación de hacer y meditemos quién es en realidad el “raro” o la “rara”, si el que aún no utiliza redes sociales o el que las sigue usando sin haberse planteado la duda razonable de que la manipulación puede estar a la distancia de un click?

Luego, si el modelo de negocio de quienes manejan las redes fuera –como dicen– mantenernos enganchados la mayor cantidad de tiempo al celular o a la computadora, ¿no estaremos siendo el producto, nuestro comportamiento frente a la pantalla? ¿Somos lo que cliqueamos? ¿Somos lo que ellos quieren que cliqueemos?

El nuevo Gran hermano de George Orwell se llama red social. Si eres usuario, lo saben todo de ti: qué te gusta y qué te disgusta; qué te da placer y qué no; qué quieres, qué no quieres, qué te interesa, qué no. Y con esa información –dicen, y suena a cierto–, apelando a algunos artilugios como la inteligencia artificial, llegan a personalizar tu experiencia en las redes de tal manera que sientas satisfacción.

De la satisfacción a la adicción, en este siglo XXI de las soledades en red, hay un paso. Y no creas que todo es tan liviano y discurre únicamente por el entretenimiento fútil. Nada de eso.

La verdad puesta en duda por efectos de la tecnología es una muestra de la nueva imperfección de las democracias en occidente, a las que los vertiginosos avances de la ciencia aplicada a las comunicaciones por Internet han agarrado en pañales y por eso no están siendo capaces (¿querrán hacerlo?) de regular la actividad de los gigantes tecnológicos para así evitar su impacto negativo sobre valores esenciales de la vida. La libertad de expresión debería tener límites cuando, so pretexto de esa misma libertad, se busca alterar –ex profeso– la verdad.

Por lo demás, habrá que ver cuán terrible sería para la gente (si acaso le importara, básicamente) llegar a la conclusión de que cientos de millones en el mundo estaríamos funcionando ahora como marionetas humanas, con hilos digitalizados…

 

El autor es periodista y escritor

Ha votado 'Sorprendido'. ¡Gracias por su voto!

Columnas de ÓSCAR DIAZ ARNAU

18/01/2021
Antes de que la ‘justicia social’ fuese cooptada por la izquierda para formar parte de su lista de utopías, ese concepto político, sin la carga de la...
04/01/2021
Me enoja este momento de la política. Me enojan las candidaturas, casi todas ellas porque muy pocas no son producto de “juntuchas” o de acercamientos de...
07/12/2020
Primero fue “la mano de Dios” y después, el mejor gol en la historia de los Mundiales. Todo en un mismo partido y ante Inglaterra, trascendiendo lo deportivo...
23/11/2020
La gente –incluso alguna brillante– se pierde, desgraciadamente, por razones políticas. La mejor, por ideologías: muere en su ley, habiendo defendido hasta...
09/11/2020
No creo que uno solo de los electores del país se haya atrevido a emitir alguna vez su voto –para cualquier partido–con el mandato de hacer trampa. ¿Quién...

Más en Puntos de Vista

BARLAMENTOS
WINSTON ESTREMADOIRO
22/01/2021
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
22/01/2021
PALABRAS DE COMBATE
ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA
22/01/2021
ERRAR ES HUMANO
RONNIE PIÉROLA GÓMEZ
22/01/2021
DE LAS CENIZAS
CECILIA ROMERO
22/01/2021
DESDE LAS REDES
SAYURI LOZA
22/01/2021
En Portada
En el Día del Estado Plurinacional, el presidente del Estado, Luis Arce, anunció la llegada de las vacunas contra el coronavirus para la próxima semana e...
Ayer, entrevistado por ATB, el exvicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, habló de ya no temer a Arturo Murillo y afirmó que ante la salida del país...

La gestión de la pandemia ha sido uno de los puntos que los opositores bolivianos más han criticado en el discurso que este viernes realizó el presidente de...
Tras una reunión sostenida el jueves pasado, el Comité de Operaciones y Emergencia Municipal (COEM) determinó varias restricciones por el incremento de...
En la conferencia de prensa también pidieron al Órgano Electoral un trato igualitario para todas las organizaciones políticas. Observaron que algunos...
La Fiscalía de Oruro informó hoy que el ciudadano Edwin F.C.V. de 41 años de edad fue enviado a la cárcel de San Pedro de Oruro con detención preventiva. Es...

Actualidad
Un testigo afirmó que militares participaron en una operación conjunta con policías y sicarios para detener a los 43...
A este reclamo se suma la negativa de algunas entidades financieras que, según denuncias, se estarían negando a...
El diputado Eduardo Bolsonaro deberá pagar 5.664 dólares por "daños morales" a favor de la periodista Patricia Campos...
El ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, manifestó este viernes el compromiso suyo y de...

Deportes
El club Mcepal Vinto Palmaflor confirmó hoy a su nuevo fichaje y que será otra de sus apuestas de gol: Ricardo "Tito"...
El Gobierno de Japón ratificó hoy la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que deben comenzar el 23 de...
Un volante de creación, un delantero nacional, un marcador central y un cuarto arquero es lo que Wilstermann aún...
El secretario general de Aurora, Mirko Cornejo, sostuvo ayer que el cuadro popular responderá legalmente a la demanda...

Tendencias
Una nueva especie de abeja solitaria y polinizadora fue descubierta en una hacienda del estado brasileño de Goiás (...
¿Qué pasa con nuestra espalda cuando estamos todo el día sentados?, es que el tema que abordado en LT salud.
Tigo trae al país las múltiples funciones de la nueva gama de teléfonos. Están disponibles en todas las sucursales de...
La aplicación Whatsapp anunció este viernes que postergará una modificación en sus normas sobre intercambio de...

Doble Click
El cineasta boliviano Germán Monje asumió ayer la dirección de la Agencia del Desarrollo del Cine y el Audiovisual...
La agrupación cochabambina retoma su agenda musical y vuelve a los escenarios con conciertos internacionales
La Asociación de Periodistas de Cochabamba (APC), mediante un comunicado, se sumó al dolor de la familia de José...
 La cineasta Cecilia Mangini, pionera del documental en Italia, falleció hoy a los 93 años, tras una carrera que la...