Nosotros somos el pueblo

Columna
Publicado el 03/03/2021

El pensamiento es asociativo. Leyendo la entretenida y muy bien documentada novela Aquitania escrita por Eva GarcÍa Sáenz de Urturi (Premio Planeta 2020) comencé a imaginar acerca de cómo sería una vida sin política.

El siglo Xll europeo, del que nos narra García Sáenz a través de las aventuras y desventuras de la legendaria Leonor de Aquitania, era efectivamente un tiempo en el que a duras penas estaba apareciendo la política, un tiempo más bien prepolítico: sin polis, sin naciones, sin Estados, solo con pueblos que no eran pueblos sino tronos. El trono no venía del pueblo, era más bien al revés, el pueblo venía del trono. Como decía Leonor de Aquitania: “Yo tengo que ser Aquitania, a mí no pueden dividirme en tronos”.

El pueblo lo conformaban los pobladores de una región –donde se hablaba un lenguaje común de los cientos que venían del latín– definidos como pueblo de acuerdo al seguimiento a un señor territorial. Los leves aprontes políticos, pausas o armisticios que se daban entre constantes guerras territoriales eran simples alianzas de unos reinos en contra de otros, de tal modo que la política naciente era solo una prepolítica de guerra entre representantes de prenaciones. Pues, en contra de lo que comúnmente se piensa, la política nacional fue un derivado tardío de la política extraterritorial.

La política occidental nació primero “entre” y solo mucho después “dentro” de las (pre) naciones. Hasta el siglo XVl solo fue asunto de príncipes o principales. Así hay que leer y entender a Maquiavelo, para quien la traición, el envenenamiento o el artero crimen fueron artes que llevaron a las primeras alianzas entre reyes, las que pasaban por la ligazón de familias reales a través de matrimonios dinásticos sin importar las edades ni el grado de parentesco de los cónyuges.

Así eran los humanos antes de que naciera la política y las instituciones que le dieron sustento. Tenían razón entonces los antiguos griegos cuando afirmaban que sin política somos bárbaros. La barbarie era para ellos, la no-política. Una condición que se mantiene al interior de cada ser humano cuando experimenta el malestar, no solo “en la cultura”, como imaginó Freud, sino en y con la política, como vemos frecuentemente en nuestro tiempo.

No nacimos siendo políticos. La condición política es un sobrepeso agregado a nuestra condición humana, hecho que explica por qué en tan repetidas ocasiones hay pueblos que sucumben a la tentación de liberarse del fardo político y, en nombre de una democracia total, regresar a la libertad brutal del bárbaro que todos llevamos escondido en el alma. Y bien, ese ser prepolítico que de una manera u otra portamos como componente ineludible de nuestra genética histórica, es el ser populista.

Quiero decir: la política comenzó siendo populista, vale decir, de pueblos y para pueblos.

Podríamos afirmar entonces que el populismo, tal como hoy lo conocemos, precedió al nacimiento del pueblo. O, en otras palabras, el populismo fue el embrión prepolítico del pueblo político. Las poblaciones y poblados se convirtieron en pueblos gracias a la adhesión a un jefe territorial que los movilizaba militarmente en contra de otras poblaciones o poblados. Por eso no hay populismo sin jefe populista. Ni antes ni ahora.

No sería errado definir al populismo como una regresión colectiva que lleva a seguir a un caudillo situado sobre, o más allá, de las instituciones. La política, si seguimos ese hilo, no supera al populismo, sino que lo contiene en sus entrañas, algo así como el humano al mono. Luego, el populismo –sería una segunda definición– es la política sin mediaciones, una relación directa entre caudillo y masa. No lleva, como generalmente se piensa, a la destrucción de la política sino solo a una forma de la política, nos referimos a la destrucción de su forma institucional y por ende constitucional.

Tampoco lleva a la destrucción de la democracia, sino a una democracia radical, a una que no obstaculiza la representación directa del pueblo en el poder.

El populismo, lo hemos visto en cientos de casos, estalla ocasionalmente como una relación de amor narcisista entre un líder y “su” pueblo. Narcisista, porque el pueblo se ama a sí mismo en el líder y el líder se ama a sí mismo en el pueblo. Goce simple y puro donde ambos, líder y pueblo, se adulan, se unen y se penetran.

Definitivamente, el populismo nos fascina porque nos libera. Nos libera entre otras cosas de reglamentos y de leyes, de instituciones y de constituciones, de modos y de formas. De ahí que, vuelvo a repetir: la política populista supone la radicalización de la democracia hasta el punto en que la democracia puede llegar a convertirse en la principal enemiga de la política. El populismo –sea de derecha o de izquierda, es lo menos importante– llevado hasta sus últimas consecuencias sería –esta es ya una tercera definición– la democracia sin política. Para que se entienda mejor el postulado, habrá que recordar que la democracia es solo una forma de gobierno y no una forma de la política. La menos peor forma de gobierno, si seguimos a Churchill. Pero solo eso: una forma. Una entre varias.

Veamos el ejemplo más reciente: Los bárbaros nacional-populistas del 6E asaltaron en nombre del demos (pueblo) a la institución máxima de la democracia de EEUU: el Capitolio. Llenos de amor hacia el gran macho que los dominaba, intentaron restituir la democracia directa, sin instituciones, sin constituciones, sin Parlamentos. Pasarán los años y esas imágenes tan simbólicas permanecerán en las retinas de la historia, agrandadas cada vez más por el flujo de los recuerdos. Pues ese día –mirado en histórica perspectiva– fue el día de la sublevación del pueblo de Donald Trump en contra del pueblo de Thomas Jefferson.

 

Nosotros, el pueblo

El preámbulo de la Constitución estadounidense comienza así: “Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer la justicia, garantizar la tranquilidad nacional, tender a la defensa común, fomentar el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros y para nuestra posteridad, por la presente promulgamos y establecemos esta Constitución…”.

Comienza con el pronombre “nosotros”. ¿Quiénes son los “nosotros”? Por definición, no son los otros. Toda nosotridad impone un límite frente a una vosotridad. Ese nosotros es exclusivo e inclusivo a la vez, pues no es el pueblo de un solo Estado sino de varios estados, unidos. Una entidad plural y singular. La pluralidad reside en el nosotros. La singularidad en “el pueblo”. El pueblo, según la pluma de los primeros constitucionalistas, es uno, y los estados son varios. El pueblo estadounidense es, por lo tanto, un pueblo constituido por diferencias.

Las diferencias constituyen al pueblo, no sus similitudes. El objetivo será formar la “Unión más perfecta” (posible) para todos los diferentes estados, a través, y aquí viene el punto clave, de una Constitución. Nosotros, el pueblo, no es todo el pueblo sino un nosotros que somete a la discusión del pueblo un texto que lo constituye como pueblo. Un pueblo cuyos orígenes no yacen en un pasado mítico, menos en uno étnico, sino en un momento histórico conformado por un nosotros que en nombre del pueblo constitucionaliza (o constituye) al pueblo.

La Constitución hace al pueblo y el pueblo hace a la Constitución. Diferentes estados y una sola nación constituida por el pueblo a través de una Constitución que los une del modo más perfecto posible. Una Constitución que, como todas las constituciones, no está a disposición de nadie porque es la palabra del pueblo, la que, para que permanezca en el tiempo, deberá ser escrita con tinta indeleble en un libro.

El pueblo instituye y destituye de acuerdo a los dictados de la Constitución. Gracias a la Constitución la política deja de ser populista. Es por eso que vemos en el asalto al Capitolio, instigado por Trump, Giuliani, Rubio y otros secuaces, una rebelión del pueblo populista en contra del pueblo político. Un intento por regresar a los tiempos de la Francia de Leonor de Aquitania donde el cuerpo del monarca se confundía con el cuerpo del Estado. Una regresión histórica que nos demostró cuan frágiles son los hilos que sostienen a la política de nuestro tiempo.

“El pueblo unido jamás será vencido”, fue una de las canciones más bellas del breve periodo de la Unidad Popular chilena (1970-1973) Coreado con énfasis y mística en las calles al ritmo marcial que imponían los Quilapayún, erizaba la piel. Después de esa trágica experiencia, ha vuelto a ser coreado, ya sea en las calles de Managua, La Paz o Caracas, para aclamar triunfos de los nacional-populistas “de izquierda”. Una canción tan bella en su melodía como falsa en su intención.

Efectivamente, un pueblo solo puede aparecer unido frente a otro pueblo (y en este caso ya no hablamos de política sino de guerra) o puede aparecer, en un momento, unido frente a una clase de Estado que usurpa el poder del pueblo en nombre del pueblo. Pero en Chile, esos millones que apoyaron a Pinochet no eran de otro pueblo. El pueblo de la izquierda intentó excluir al pueblo de la derecha. Poco después, el pueblo de la derecha, representado en Pinochet, intentó excluir –incluso físicamente– al pueblo de la izquierda.

Ningún gobernante y ningún político puede atribuirse la representación total del pueblo. Quienes creen ostentarla, o son dictadores o están en camino de serlo. El pueblo político está organizado en partidos, tradiciones, culturas, religiones, creencias. Su única unidad es la aceptación de la Constitución y de las instituciones que garantizan la lucha de sus diferencias.

El pueblo unido jamás será vencido. Es verdad. Nunca será vencido porque el pueblo unido no existe como noción política. Así de simple.

 

El autor es filósofo, polisfmires.blogspot.com

Columnas de FERNANDO MIRES

04/01/2022
El electricista que cada cierto tiempo viene a casa, hombre inteligente y afable, apareció, sin mascarilla, para cambiar algunos enchufes. “¿Usted está...
03/01/2022
Tranquilo, no los voy a agredir. Por el contrario, los voy a tomar en serio. Solo quiero entender por qué hay personas que no quieren vacunarse contra la...

Más en Puntos de Vista

ERNESTO BASCOPÉ
20/05/2022
EDGAR VALDEZ CARRIZO
20/05/2022
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
20/05/2022
COLUMNA LUMINOSA
MAURICIO AIRA
20/05/2022
HENRY PABLO RÍOS ALBORTA
20/05/2022
19/05/2022
En Portada
La prórroga de facto de Nadia Cruz al frente de la Defensoría del Pueblo es una medida que vulnera la Constitución Política del Estado (CPE), según analistas y...
Dos analistas consideran ilegitima la ampliación del interinato de Nadia Cruz como defensora del Pueblo. Señalan que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP...

El secretario ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB), Max Mendoza, rechazó ayer las denuncias vertidas en su contra y dijo que se trata de...
La Fiscalía paceña admitió la denuncia por el delito de retardación de justicia, tras la muerte del exdirector del Fondo Indígena (Fondioc) Marco Antonio...
El planteamiento de Evo Morales de que Bolivia se retire de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la advertencia del presidente Luis Arce de no asistir...
Un grupo de 60 loteadores, que acampó desde el fin semana en predios de la Hacienda Angostura, ingresó ayer a parcelar las tierras con sembradíos de alfalfa...

Actualidad
Minería. El presidente de la empresa dijo que con el sistema del 55% y 45% no se firmó un solo contrato nuevo
Un grupo de 60 loteadores, que acampó desde el fin semana en predios de la Hacienda Angostura, ingresó ayer a parcelar...
La prórroga de facto de Nadia Cruz al frente de la Defensoría del Pueblo es una medida que vulnera la Constitución...

Deportes
Wilstermann sumó anoche su tercera derrota en la Copa Sudamericana, tras caer por 3-0 en su visita a Sao Paulo en el...
La Federación Boliviana de Fútbol (FBF), con la colaboración de asambleístas nacionales, trabaja en la elaboración de...
Universitario de Vinto soportará dos bajas muy sentidas para recibir este domingo (15:00) a Always Ready en el estadio...
Palmaflor, líder del grupo “A” del Torneo Apertura, pretende mantener esa condición cuando visite mañana (15:00) a Real...

Tendencias
Reino Unido, Portugal, España, Estados Unidoa, Italia y Suecia registran un brote inusual de la viruela del mono. Los...
Tik Tok eliminó la cuenta de Fabricio “Fabru” Blacutt, el boliviano más famoso en esta red social. El boliviano contaba...
Las granjas lunares llegarán "muy pronto" y sus frutas y verduras tendrán un sabor igual de "genial" que las de la...
Elon Elon Musk nunca se sabe. Después de anunciar a finales del mes pasado que había alcanzado un acuerdo para la...

Doble Click
La Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Cochabamba prevé un amplio despliegue para la última jornada de la Semana de...
El zumbido del Yamaha CS80, ese enjambre de cuerdas sintetizadas que emergía de las profundidades de ‘Blade Runner’ y...
La carrera y las finanzas de Johnny Depp ya estaban en serios problemas antes de que su entonces esposa, Amber Heard,...
La carrera y las finanzas de Johnny Depp ya estaban en serios problemas antes de que su entonces esposa, Amber Heard,...