El Día del Niño en tiempos de coronavirus

Columna
Publicado el 16/04/2021

“Dejad que los niños vengan a mí”, es una de mis frases favoritas atribuidas a Jesucristo en alguno de los cuatro Evangelios parte del Nuevo Testamento de la Biblia. En ella, el Maestro instaba a los adultos que dejen a los inocentes congregarse a su alrededor. Me pregunto que diría en tiempos de Covid-19. Para empezar, muchos padres desconfiarían de que Jesús fuese propagador del virus, aunque les asegurasen que los niños son inmunes, ¿acaso saben todo sobre la plaga? El barbijo es cómplice de alguno que podría ser un asaltante, o una nariguda que además tiene los dientes chuecos o cariados.

El problema es mayor. Hasta nuestra prensa es portavoz menor de algo que en Europa y Estados Unidos se pregona diariamente. Puede ser que africanos sedientos del Sahel y centroamericanos migrantes hambrientos agrupen más televidentes o vendan más periódicos. Seré presa del desánimo viral, pero las noticias favorecen a los malos, maldad que no había sido astillita entre los humanos ni con el martirio del Crucificado.

En efecto, son notas menores las que dan cuenta del incremento de la violencia contra los niños, que en nuestro medio abarcan violencia sexual y violaciones, las más frecuentes, y corrupción, estupro y secuestro, aunque las buenas almas insten a cuidarlos los 365 días del año. En los países ricos se dan otras “especialidades” tal vez raras en nuestro pacato ambiente, pero que no se mencionan: trabajo infantil, prostitución y pedofilia, extracción y venta de órganos corporales, mutilaciones para hacerles limosneros. La incidencia de tales aberraciones muchas veces acompaña al racismo y otras formas de prejuicio social, amén de diversas lacras de los conglomerados urbanos.

En Estados Unidos cambian el sonsonete del juicio a policías asesinos de George Floyd, por la cobertura de un caso más de “gatillo rápido” a un joven negro, y las subsiguientes protestas, que socapan la raíz misma del problema: el racismo enquistado en guardianes del orden. En Europa, el vaivén entre cuarentenas e instrucciones de “quédate en casa”, y la ralentización de las medidas con la apertura de negocios “no esenciales” tiende a disminuir entre la incidencia y el aumento de contagios.

En Bolivia, la subida de la informalidad por la pandemia en sectores que tienen el descaro de exigir “desclausura” de sus ampliaciones ilegales; donde el contrabando le cuesta al país la friolera de 2.300 millones de dólares anuales; donde abusan de la “jumentud” obligándoles a jurar con el puño en alto, mientras la Policía arriesga perder la repartición para denunciar delitos y abusos que serían manejados por politiqueros, seguramente con otras intenciones.

Quizá por el confinamiento al que obliga el contagio silencioso y el miedo a morir, especialmente a los vejetes, tal vez es una falsedad pensar que no se dan casos de crímenes horrendos en contra de los niños. Si es casi normal leer del incesto pecaminoso de padres e hijas, ¿por qué despreciar el abuso de los inocentes? Si el doctor Mengele operaba sin preocuparse del dolor infantil, ¿por qué rasgarse las vestiduras si anestesian para extraer un riñón? Si la edad poco importa para abusar de alguna indígena, ¿a quién le importa el párvulo abusado por un pedófilo?

No debe pues extrañar que el panorama mundial sea angustiante. Hasta disciernen una patología psicológica de los tiempos de Covid-19: la manía depresiva. Ciertamente, al cambio climático, la depredación ambiental, la contaminación del entorno humano en bosques y mares, han sobrevenido pandemias como la del coronavirus. Vendrán otras, aparte de los desastres como las inundaciones y las sequías, erupciones, huracanes y terremotos. Y si en pleno siglo XXI faltan vacunas para curar lo que demagogos llaman un simple resfrío, imaginen que será de este mundo desigual cuando llegue el momento de pagar desmanes aún más suicidas.

Tal vez tienen razón los “preparacionistas”, grupos europeos que no andan por las calles portando letreros de que “el fin está cerca”. Optan por alistarse para regresiones duras aprendiendo a esculpir puntas de flechas pétreas, enterrar baldes con preparados potabilizadores, vituallas secas, remedios y vendajes comunes, herramientas y artilugios útiles, armas primitivas y machetes, etc., en previsión de épocas de supervivencia apocalíptica.

Yo que he vivido el abuso a una “ponguita” durmiendo en compañía de gallinas y conejos en una casucha de piedras y barro que ni merecía mi perra Pluta, desde que vi y oí el llanto de mis niñas, y sentí las manitas de mis nietos yendo al parque, he renunciado a mi sardónica gerencia de la Fundación Herodiana de la que presumía. Me da asco la falta de empatía que demuestran los delincuentes, y me repele que uno de los cambios que propicia la pandemia actual sea el aumento de la crueldad en contra de los niños.

 

El autor es antropólogo, win1943@gmail.com

Columnas de WINSTON ESTREMADOIRO

14/05/2021
30/04/2021
Eran tiempos del “tirano Rosas” y en la provincia dominante de un país vecino mandaba el estanciero Juan Manuel José Domingo Ortiz de Rozas y López de...

Más en Puntos de Vista

MARCELO QUEZADA GAMBARTE
15/05/2021
ADOLFO MIER RIVAS
15/05/2021
DESDE LAS REDES
LUIS CAMILO ROMERO
15/05/2021
BARLAMENTOS
WINSTON ESTREMADOIRO
14/05/2021
En Portada
La Federación de Transporte Libre piden la dotación de vacunas para su sector y la ampliación pagos a las distintas entidades financieras, indicó el ejecutivo...
El embajador de Rusia en el país, Mikhail Ledenev, confirmó este sábado el proyecto para la producción de vacunas Sputnik V, de una sola dosis, en territorio...

El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, confirmó que este lunes llega a Bolivia el lote restante de vacunas Sinopharm contra el...
Esta mañana llegó otro lote de vacunas anticovid a Bolivia para continuar con la campaña de inmunización en todo el territorio nacional. Son 400 mil vacunas de...
Con la finalidad de reducir los contagios de Covid-19 y contener la tercera ola de la pandemia, el COED aprobó ayer 18 medidas, que incluyen cuarentena rígida...
El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Joel Gutiérrez dijo que los respiradores chinos "ni para veladores de terapias...

Actualidad
Entre el sábado y el domingo, los chilenos elegirán a más de 15.400 candidaturas de convencionales constituyentes,...
El vocero de YPFB dijo que la salida de la petrolera brasileña no tiene que ver con el mensaje de que Bolivia sea un...
Un ciberataque obligó a cerrar la mayor tubería de combustibles en Estados Unidos.
Una menor se suicidó tras presunta agresión policial durante protestas en Colombia

Deportes
Después de que al menos 10 futbolistas de River Plate presentaron hoy síntomas compatibles con el coronavirus a un día...
El polaco Robert Lewandowski igualó el récord de goles en una misma temporada de la Bundesliga al sumar su tanto número...
Rafael Nadal disputará el domingo la final del Masters 1000 de Roma buscando una décima corona en el Foro Itálico, tras...
La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) advierte con eliminar a los equipos bolivianos de las competiciones...

Tendencias
China marcó un hito hoy en su carrera espacial al posar con éxito un vehículo explorador sobre la superficie marciana...
Salud. La fibromialgia es una condición crónica de dolor y sensibilidad muscular generalizada asociada a fatiga,...
La Estación Espacial Internacional se podrá ver a simple vista a las 18:48 de este martes desde Bolivia.
Los restos de nueve homínidos del periodo Neandertal y de algunos animales de la época fueron descubiertos en el...

Doble Click
Cochabamba. El Concejo determinó que todas las actividades sean suspendidas debido al incremento de casos de Covid-19
Una veintena de esculturas de tamaño natural de dinosaurios ambientan a partir de este sábado una "aventura...
Virtual. El Programa de Investigación del CCP realizará este 20 de mayo una nueva sesión de Investigarte con la...
Los Derbez, la familia mexicana más conocida de la televisión, tomaron la difícil decisión de regresar a las pantallas...