La inactualidad de Zavaleta Mercado

Columna
Publicado el 30/11/2021

Con un adarme de arrogancia tomo este título de una obra de Carlos Medinaceli, que él usó para criticar a Alcides Arguedas. Hoy en día René Zavaleta Mercado se ha convertido en un clásico de las ciencias sociales. El mejor homenaje a un clásico es un tratamiento crítico de su obra, no uno celebratorio. Así se mantiene vivo su pensamiento. Pero: ¿Es conveniente el legado intelectual de Zavaleta para comprender la Bolivia contemporánea? Por otra parte, la mayoría de los escritos en torno a Zavaleta tiene un carácter laudatorio y hasta religioso. Estos textos se hallan dentro de una fuerte tradición teológica, que no ha cambiado gran cosa desde la era colonial. Se dedican a recapitular, sistematizar, glosar e interpretar la magna doctrina, pero casi nunca ponen en cuestionamiento los principios zavaletianos y así no contribuyen a dilucidar la relevancia de este autor para entender nuestra realidad.

Los marxistas latinoamericanos y bolivianos —y Zavaleta Mercado no fue, lamentablemente, una excepción a esta corriente— usaban el marxismo como un instrumento aparentemente útil para explicarse su mundo y su época y también para allanar su camino al poder político. Las creaciones institucionales y el espíritu crítico y humanista que había generado el racionalismo a partir del siglo XVIII les eran indiferentes. El humanismo ha sido una planta mal adaptada en el clima social boliviano. Y esto no se ha modificado sustancialmente hasta hoy.

Pese a todo su talento, Zavaleta no practicó una actitud crítica con respecto a una modernización autoritaria, dirigida por un gobierno centralizado y exento de controles democráticos. No lo hizo con respecto al gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario en Bolivia (1952-1964) y tampoco con referencia a todos los regímenes socialistas a nivel mundial. Para él, las libertades individuales, el Estado de derecho y el pluralismo ideológico eran fenómenos muy secundarios. Lo importante para Zavaleta era el derecho del Estado de disponer sobre todos los recursos materiales y humanos en pro de las grandes metas históricas. Estas últimas eran definidas por una pequeña élite de iluminados, que, sin consultar a las masas, definía en nombre de estas el futuro de la nación.

En sus escritos Zavaleta deja vislumbrar, sin hacerlo premeditadamente, sus ideas vitalistas y teluristas, sus inclinaciones autoritarias, su apego a tendencias elitistas y tecnocráticas, su desdén por la proporcionalidad de los medios y su curiosa fidelidad a una ortodoxia marxista: la propalada en su época por la Unión Soviética (repetida sin sorpresas por el régimen cubano) y suavizada y mejorada por Antonio Gramsci. Algunos de estos aspectos pertenecen al núcleo de las tradiciones culturales bolivianas y latinoamericanas en la difusa esfera del pensamiento izquierdista.

Siguiendo una concepción tomada explícitamente de L. D. Trotzki, en un escrito de 1962 Zavaleta afirmó que había que pasar directamente a la producción altamente mecanizada, porque en Bolivia “el socialismo es un determinismo porque no hay lugar a la elección”. Seguidamente aseveró que Bolivia es “un país que tiene que industrializarse a marchas forzadas”. Zavaleta creía que la meta por excelencia era “la marcha hacia la industria pesada”. A esta meta, perteneciente al acervo estalinista, se debían subordinar, de acuerdo con Zavaleta, todas las actuaciones del Estado.

Hay que restringir el consumo masivo de la población, nos dice Zavaleta, y hay que limitar las obras de infraestructura social. Estas últimas son aludidas por él mediante expresiones claramente despectivas como “cloacas” y “escuelitas”. Las naciones que no propugnan una industria pesada como meta normativa son calificadas como despreciables (Paraguay: un “paisillo agrícola”; Argentina: una “semicolonia gorda”). Y como método para disciplinar a la población Zavaleta afirma que no hay que descartar el terror porque sí. Esta doctrina acerca de la necesidad absoluta de la industria pesada —para evitar el destino de ser sólo “un país pastoril”— se repite varias veces a lo largo de su obra.

Creo que estos argumentos indican aproximadamente porqué las teorías de René Zavaleta Mercado no son adecuadas para explicar el mundo actual, que trata de acercarse a un orden basado en el pluralismo ideológico y cultural, en la economía de mercado y en el Estado de derecho.

 

El autor es filósofo

Columnas de H. C. F. MANSILLA

21/11/2021
No es superfluo llamar la atención acerca de los aspectos poco promisorios de la actual juventud: la indiferencia política, la falta de ideales y el rol...
27/10/2021
Las doctrinas de la descolonización pueden ser comprendidas como el esfuerzo de analizar y superar una situación creada por las actividades de explotación...
18/02/2021
El auge actual del indianismo en medios académicos y en la opinión pública conduce a analizar la obra de Fausto Reinaga, hasta ahora el pensador más...

Más en Puntos de Vista

NOTAS DE CAMPO
GABRIELA CANEDO VÁSQUEZ
27/01/2022
27/01/2022
CUESTIÓN DE IDEAS
WALTER GUEVARA ANAYA
27/01/2022
DESDE LOS COLUMNISTAS
MANFREDO KEMPFF SUÁREZ
27/01/2022
PROJECT SYNDICATE
FRANTIŠEK VRABEL
26/01/2022
26/01/2022
En Portada
La Justicia de Estados Unidos imputó al exjefe antidroga de Bolivia, Maximiliano Dávila, por al menos seis delitos relacionados al narcotráfico cometidos entre...
Cuando está por terminar el plazo para negociar un nuevo contrato, Bolivia ofreció a Argentina enviar 35% menos gas en la época de invierno, según medios del...

La defensa y familiares del exalcalde cruceño Percy Fernández retiraron el incidente de nulidad del dictamen pericial psicológico del Instituto de...
La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, aseveró este jueves que el gabinete de ministros puso sus cargos a disposición del presidente Luis Arce y que...
El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó este jueves que al país no llegó ninguna información oficial de la Agencia Antidroga de los EEUU (DEA)...
El ministro de Educación, Edgar Pary, confirmó que este 1 de febrero iniciará las labores educativas en el país, sin embargo, aclaró que está prohibido pedir...

Actualidad
La hondureña Xiomara Castro juró este jueves como la nueva presidenta de su país, convirtiéndose en la primera mujer de...
La sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra conmemoró hoy el 77º aniversario de la liberación del campo de...
El uso de las mascarillas y de los certificados Covid en Inglaterra deja de ser a partir de este jueves un requisito...
El Gobierno ucraniano afirmó hoy que "no tiene objeciones" a la respuesta por escrito que Estados Unidos entregó el...

Deportes
Ecuador puede encaminar este jueves su pase al Mundial de Catar si derrota en casa al clasificado Brasil, pero solo al...
El plantel de Wilstermann venció a Universitario de Vinto por 3-2, en el partido amistoso que se disputó en el complejo...
La selección australiana de fútbol arrolló a Vietnam (4-0) en la tercera jornada de las eliminatorias para la Copa del...
El exgimnasta húngaro Szilveszter Csollany, doble campeón olímpico, falleció a los 51 años como consecuencia del covid-...

Tendencias
El zoo de Atlanta (Estados Unidos) anunció este martes la muerte de Ozzie, el gorila macho más viejo del mundo, que...
La vacunación contra la Covid-19 no afecta a los resultados de fertilidad en las pacientes sometidas a fecundación in...
No hay ninguna diferencia entre infectarse con coronavirus y luego vacunarse o vacunarse y luego infectarse; en...
Con el objetivo de brindar la oportunidad de que más jóvenes puedan formarse en Filosofía y Letras, la Universidad...

Doble Click
La ópera prima de Alejandro Loayza, “Utama”, compite en el festival de Sundance en la categoría World Dramatic...
El poeta orureño Héctor Borda Leaño falleció la noche del martes en Suecia. Fue conocido por su apoyo al proletariado...
Tras una reunión de las instituciones organizadoras y las autoridades, se determinó llevar a cabo el Carnaval de Oruro...
La canción, que ya ha alcanzado el segundo puesto de la lista Billboard 100, arrasa en las listas de éxitos de todo el...