¿Quién conoce a Carmelo Surubí?

Columna
EN EL OJO DE LA TORMENTA
Publicado el 09/06/2022

No sé si existirán otras personas con el mismo nombre en Bolivia, pero si los hay no se tratan de este Carmelo, porque Carmelo Surubí ya habría cumplido un siglo de vida, edad a la que muy pocos llegan. Nació en San Antonio de Lomerío, tal vez en 1920, en la Chiquitanía profunda y entonces muy lejana, en una hacienda que llevaba por nombre La Boyecita. No conoció padre ni madre, y su patrón, un hacendado pobretón, bruto y de mala entraña, le decía que su madre Agustina Charupá había sido una mujer que andaba borracha, de hombre en hombre, sin importarle quien fuera, y que su padre era, seguramente, un bárbaro que la encontró chupada en la pampita y ahí la tumbó. Bárbaros les llamaban a los indios andantes que transitaban por el monte dedicados a la cacería y a veces al robo de ganado.

Carmelo fue vendido por su patrón, empezando su juventud, a un sujeto pervertido y para hacerlo le cambió de apellido, por otro que, a su decir, era más “cristiano”: Castro. El joven no soportó las insinuaciones y malos tratos de su nuevo dueño y huyó, “la mitad a pie y la otra mitad caminando”, hasta Cochabamba, donde, como ayudante en una fonda de comida criolla, el destino lo hizo encontrarse con el embajador boliviano designado en Alemania, el cruceño José Suárez, quien, en su apuro, optó por llevarse a Europa a este chico que le resultó simpático y hacendoso. Corría el año 1938.

Carmelo Surubí, que había crecido expresándose en besiro y español, no entendía ni una palabra de alemán. Pero, escuchando a sus compañeros de trabajo, a la gente de los mercados, a su propio jefe, fue hablando algo, hasta que con el paso de un par de años lo pudo dominar. Esto, gracias a su inteligencia, a su curiosidad y a una extraordinaria habilidad para los idiomas que ni él mismo sospechaba.

Pasar del campo chiquitano a una ciudad rutilante y culta como Berlín y servir en una casa de postín, como era la embajada de Bolivia, no era tarea fácil. Pero Carmelo cumplió rigurosamente con el orden establecido y con las costumbres de su jefe. Aprendió a ser discreto cuando el hedonista del embajador, amante del bello sexo, la buena mesa y los tragos finos, lo convirtió en su servidor de confianza. El chiquitano empezó a enterarse de lo que era el mundo, de qué era Alemania, de su régimen. Se dio cuenta de qué sucedía en Europa y no sólo advirtió el racismo imperante en aquellos años, sino que lo padeció también. Mas todo era tolerable y su vida le prometía tiempos prósperos.

Los primeros años de la guerra, cuando los triunfos alemanes se sucedían rotundamente, uno tras otro, Berlín no sufría de amenazas ni de muchas carestías, la gente transitaba por sus elegantes avenidas, y en la embajada se vivía con suficiente holgura. El jefe de misión, que había enviado a su esposa y sus hijos de vuelta a Bolivia, trabajaba de día y hacía arder las noches con espléndidas y seductoras mujeres, en la residencia o en los restaurantes y hoteles más lujosos.

Cuando las victorias del Reich empezaron a convertirse en contrastes y empezaron a caer las primeras bombas sobre su capital, la situación de Carmelo empezó a cambiar también. Hasta que, de pronto, sin esperarlo siquiera, en 1942 se produjo la ruptura de relaciones diplomáticas de Bolivia con Alemania y al año siguiente la declaratoria de guerra. Demás está decir que el embajador salió expulsado inmediatamente y Carmelo se quedó solo, golpeado, pobre y perseguido, implorando en sus rezos a la Mamita de Cotoca. Entonces empieza su calvario y su admirable capacidad de sobrevivencia, que, creo, existe en todos los bolivianos.

Trabajando durante un año en un restaurante turco el chiquitano aprendió a hablar turco, pasablemente. Y luego de caer prisionero de los soviéticos en la sangrienta toma de Berlín, aprendió el ruso. Pero antes debió sufrir todas las tragedias que le produjeron el haber conocido el lugar donde los nazis habían escondido sus robos de obras de arte que arrebataron a los judíos en Alemania y en la Europa ocupada. Se convirtió este joven del Lomerío en el personaje clave, para que los rusos victoriosos y alemanes derrotados lo buscaran como aguja en un pajar. 

Yo no conocí a Carmelo Surubí, pero lo he buscado y creado para novelar sobre su vida.

Columnas de MANFREDO KEMPFF SUÁREZ

04/08/2022
Ya lo he dicho alguna vez que me provoca malestar escribir todas las semanas sobre asuntos ingratos que tienen que ver con nuestra sórdida política, en vez...
14/07/2022
Cuando el ciudadano que conduce un vehículo se encuentre en la noche con una patrulla policial y se sienta seguro, en vez de apretar el acelerador y tratar...
07/07/2022
El triunfo del piloto español de Fórmula 1 Carlos Saiz Jr., en el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone, me ha provocado gratísimos recuerdos de mi...

Más en Puntos de Vista

DESDE LOS COLUMNISTAS
GONZALO CHÁVEZ A.
08/08/2022
EN VOZ ALTA
GISELA DERPIC
08/08/2022
LIBERTARIA
LUIS CHRISTIAN RIVAS SALAZAR
08/08/2022
FREDDY CAMACHO CALIZAYA
08/08/2022
EL SATÉLITE DE LA LUNA
FRANCESCO ZARATTI
07/08/2022
DESDE LO BAJO
CARLOS F. VALVERDE BRAVO
07/08/2022
En Portada
El paro de 48 hora convocado por el Comité Interinstitucional de Santa Cruz por el censo comenzó este lunes con bloqueos en varios puntos de la ciudad e...
El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó este lunes que solo hay 30 puntos de bloqueo en esta jornada primera jornada del paro de 48 horas en...

El Ministerio de Salud informó este lunes que los casos de Covid-19 en la semana pasada redujeron 21%, lo que no significa que el país esté en desescalada.
En los primeros siete meses del año se han registrado 11 casos de sicariato en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, Beni y Pando. Según el reporte policial,...
El 15 de septiembre se realizará el juicio oral de Yassir Molina, los hermanos Mario y Fabio Bascopé y Milena Soto por los delitos de organización criminal,...
Las empresas Oxsa SRL y Eco Earth plantean construir en Bolivia 25 plantas de diésel renovable con una inversión aproximada de 280 millones de dólares.

Actualidad
La ciudad de Cochabamba amaneció este lunes con un cielo nuboso y según el pronóstico del Servicio Nacional de...
El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, informó este lunes que el miércoles 10 de agosto las autoridades del...
A partir de ahora los vecinos cuentan con un espacio para presentar sus propuestas para mejorar sus barrios: la...
El Ministerio de Salud informó este lunes que los casos de Covid-19 en la semana pasada redujeron 21%, lo que no...

Deportes
Trotamundos del fútbol, el francés Sébastien Desabre ha sido nombrado nuevo seleccionador de la República Democrática...
Un corredor ruso murió el lunes tras disputar la víspera el maratón popular Europa-Asia en la ciudad de Yekaterimburgo...
El fútbol boliviano tiene la mala fama de ser una trituradora de directores técnicos al no ofrecerles estabilidad...
Nacional Potosí ganó ayer un compromiso cuesta arriba frente al plantel reserva de Bolívar por la cuenta de 2-1, con...

Tendencias
La batalla judicial entre el multimillonario Elon Musk y Twitter escaló ayer luego de que el empresario acusara a la...
Un jurado especializado busca, en un campeonato que se celebra en Buenos Aires, el “mejor alfajor del mundo”, por lo...
Este 6 de agosto celebramos las fiestas patrias compartiendo lo mejor de Bolivia.
Gracias al Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) por primera vez un equipo de investigación detectó luz...

Doble Click
Nelio Zamorano lleva la música en la sangre. Su pasión por la dirección de orquesta sinfónica y la interpretación del...
Desconcierto en la comunidad científica. Desde hace años se ha advertido de que la Tierra está girando más rápido de lo...
El cantante Fernando Reche celebra hoy 34 años de actividad artística.
¡Miedo! ¿Qué haces aquí? y otros cuentos fue ganador del IV Premio Nacional de Literatura Infantil “Abrapalabra”.