“Lo peor de los deseos”: sin pies ni cabeza

Cine
Publicado el 09/12/2018 a las 0h00

Gracias al respaldo de Ibermedia y a la coproducción internacional, el realizador de “Lo peor de los deseos”, Claudio Araya, pudo disponer de más recursos cinematográficos (sonido, iluminación, actores, etc.) que muchos otros. Sin embargo, no ha logrado contar una historia medianamente comprensible, no digamos aguda o atractiva.

Sus personajes se desplazan por la trama, que en sí misma es vaga e imposible, sin una identidad reconocible y cometiendo inverosimilitudes que convierten al filme en chistoso, sin que éste sea el propósito.

A pesar del uso y abuso de la voz en off, nada está claro en ningún momento. Cada personaje sorprende, pero no porque sea portador de un curioso secreto o porque evolucione en algún sentido durante la película, sino porque actúa de manera disparatada respecto a las premisas de su identidad o de cualquier comportamiento racionalmente trabado.

Hay una pelea (hasta ahora no he logrado descubrir debida a qué diablos) dentro de un sindicato de transportistas. Hay algún negocio turbio (hasta ahora no sé de qué índole) que envuelve a un tal “Mono”, que es un “lobero” —es decir, un lobista, en la jerga del filme—. La posesión del número de teléfono del lobero (¡!) es el móvil de los principales acontecimientos.

Hay una mujer (Inés Quispe) que en las escenas del principio parece querer tener un hijo con su marido (Luigi Antezana), al punto de hacer brujerías para lograrlo. La misma mujer, en las escenas siguientes, no toca al hombre, aparece metida en un complot para matarlo y no lo quiere ni un poco.

Hay otra mujer (Esmeralda Pinzón) que actúa como la secuestrada más extraña del mundo: es capaz de quedarse junto a su secuestrador (Jorge Jaramillo), un hombre encomendado para matarla, cuando éste se arrepiente y le pide que se vaya lejos del sórdido lugar donde la tiene. ¿Está enamorada? ¿Están enamorados ambos? Luego el secuestrador la encadena; luego ella se libera pero sigue ahí, sin deseo de escapar; luego él recibe un tajo en la cara de parte de ella, pero reacciona en plan “zen”; luego ella confirma —con extraordinaria sangre fría o con retraso mental— que sabe que el otro es un asesino desalmado, pese a lo cual no huirá, ni ha huido cuando podía; luego él se convierte —inopinadamente— en un héroe…

Hay un villano (Luis Felipe Tovar) que comete crímenes nefandos para… ¡ganarse la secretaría ejecutiva de un sindicato! El tipo hace matar taxistas y luego le da plata a sus viudas… ¡para que éstas lo apoyen en el sindicato!

Hay un herido de bala que en lugar de ir al hospital o a la policía (nada se lo impide) “se esconde” por varios días con una niña en el puesto callejero de un vagabundo. Hay una villana que está detrás de todos las intrigas, así sean intrigas contradictorias e incompatibles entre sí.

Los autores de este guion no sólo parecen desconocer la naturaleza humana, sino la misma lógica.

Al mismo tiempo se sucede una gran cantidad de golpes, contusiones y asesinatos. También se suceden los clichés y mitos sobre la violencia urbana paceña-alteña. Todo lo cual se aliña con el consabido folclorismo: “ñatitas”, “cogoteros”, cadáveres que caen por los acantilados, linchamientos, sindicalistas truculentos, patotas de cholas, “limpias”, danzas rituales, etc. Y una mirada, no exenta de clasismo, de los personajes populares —el chofer, la chola, el sindicalista— , que se presentan como si fueran una colección de malevos. Aunque algunos de estos elementos quizá sean naturales en un filme boliviano del género “noir”, la falta de estructura narrativa los vuelve meramente decorativos o digresivos.

Es cierto que el filme tiene un aliento interesantemente desmesurado, con esa desmesura que constituye la marca de fábrica del arte latinoamericano. En caso de haberse canalizado con pericia narrativa, sobre todo en caso de haberse hecho en el marco de un buen guion, este ímpetu enfebrecido hubiera encontrado quizá una forma expresiva adecuada a su poder intrínseco. Pero dada la ausencia de este guion, una película en principio destinada al gran público termina pareciendo experimental y, por eso, provoca que la gente huya de las salas.

El guion fallido es obra de Claudio Araya, el cual actuó en complicidad con Diego Aramburo (un célebre dramaturgo que suele ser confuso y pretencioso), el novel cineasta español Miguel Marcos Cambrils y el escritor boliviano Wilmer Urrelo, que no sé cómo pinta en este desaguisado.

La actuación de Tovar es lo más destacable de la película.

Tus comentarios

Más en Cine

El documental boliviano “Cocaine Prison” (2017), dirigido por la cineasta cochabambina Violeta Ayala, se verá en los cines de Francia, gracias a las gestiones...
Netflix producirá una cuarta entrega de "Un detective suelto en Hollywood", 25 años después del estreno de la última cinta de esta franquicia, y Eddie Murphy...
La XVII edición del Festival internacional de cine LGBTI, que reúne 84 obras de 31 países

En una sencilla ceremonia, en medio del complejo despertar social de Chile, se realizó el sábado la entrega de premios del Festival Internacional de Cine Arica Nativa 2019.
El productor y realizador paceño Álvaro Manzano anunció en sus redes sociales que el proyecto “Perros”, dirigido por Vinko Tomicic, ganó un fondo Ibermedia, lo que permite avanzar con la película que...
Desde ayer y hasta el lunes 18 de noviembre, en la ciudad balnearia argentina, se lleva a cabo la 34ª edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata con la participación de dos...

En Portada
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, aseguró hoy que el narcotráfico está impulsando las protestas y movilizaciones de sectores que rechazan el Gobierno...
Pasión por la robótica, inquietud por cuidar el medio ambiente y su edad son las cosas en común que tienen las niñas Elyn Mamani Mamani y Valentina Cuzmar Toco...

El expresidente de Bolivia Evo Morales tiene "mucho miedo" a que la actual crisis, con al menos una veintena de muertos, desemboque en una guerra civil por lo...
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, informó hoy que ejecutó un operativo con equipos especiales de las fuerzas del orden para rescatar a su familia....
El Gobierno de la presidenta Jeanine Añez aprobó el Decreto Supremo 4078 que autoriza a las Fuerzas Armadas de Bolivia a realizar operaciones que buscan el...
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció hoy la creación de una “aparato especial de la Fiscalía” para detener a legisladores y otras personas, afines...

Actualidad
El expresidente de Bolivia Evo Morales tiene "mucho miedo" a que la actual crisis, con al menos una veintena de muertos...
El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, impulsará un proyecto de legalización del aborto, con la...
Varios militares venezolanos han sido detenidos acusados de apoyar supuestos planes de Estados Unidos y Colombia para...
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció hoy la creación de una “aparato especial de la Fiscalía” para detener...

Deportes
El futbolista cruceño José Martín Menacho Aguilera jugó durante 19 años en varios clubes de la Liga y asociación de...
El Consejo Superior de la División Profesional que se reunió ayer en Santa Cruz debía conseguir la “llave de la...
Bolivia logró ayer un total de cuatro títulos en singles en el Mundial Junior de Ráquetbol, que se disputa en Costa...
Municipal de Vinto disputará esta tarde (15:30) un partido clave ante Real Santa Cruz, en cotejo de ida de los cuartos...

Tendencias
En un mundo cada vez más globalizado donde hay más intercomunicación y existen diversidad de opiniones es necesario...
La multinacional estadounidense Apple anunció hoy que eliminó de su tienda digital App Store todas las aplicaciones que...
El ejemplar de estegosaurio más completo de Europa ha sido hallado por sorpresa en un almacén de Portugal, donde según...
Ocho equipos bolivianos ganaron medallas de oro, plata y bronce en diferentes categorías en la competencia...

Doble Click
Pasión por la robótica, inquietud por cuidar el medio ambiente y su edad son las cosas en común que tienen las niñas...
El documental boliviano “Cocaine Prison” (2017), dirigido por la cineasta cochabambina Violeta Ayala, se verá en los...
La coreografía “Travesía” del grupo DanZur de Cochabamba se presentará en Ginebra, gracias al apoyo de Solidar/Suiza,...
“El general y la niña” es una novela histórica sobre la última etapa de vida de San Martín, vivida y sentida desde su...