Cochabamba caótica: ciudad con señalización vial precaria y poca cultura vial

19/08/2019

Christian Burgos

Daniel recuerda con mucha tristeza el accidente de tránsito que protagonizó hace algo más de dos años. Cuando manejaba su auto de noche a alta velocidad, en una avenida con fallas en el alumbrado, no se percató de un “rompe muelles” pronunciado que le hizo perder el control del motorizado y chocar contra una mujer que circulaba en una motocicleta por la misma vía.

El accidente no terminó en tragedia, pero ella tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por una fractura en su pierna derecha. Daniel reconoce su imprudencia, pero también atribuye el hecho a la mala señalización de esa avenida.

Cochabamba es conocida por ser una ciudad caótica, de alto tráfico vehicular y con un crecimiento urbano avanzado que, según muchos expertos, no ha sido acompañado por una adecuada planificación y políticas que generen orden en la urbe.

La población es consciente de que existe una carencia de cultura vial y educación ciudadana, tanto en conductores como en peatones.

Sin embargo, muchos ciudadanos reclaman su derecho a transitar seguros por las vías públicas, pero aseguran que la señalización que tiene la ciudad no es la adecuada y propicia constantes accidentes que dejan heridos e incluso muertos.  

¿CUÁLES SON LAS FALENCIAS?

Item de menú: 

Como ítem de menú

La percepción de la ciudadanía respecto a la señalización vial de la ciudad de Cochabamba

Texto subtítulo: 

Calles y avenidas con señalización deficiente

En un recorrido por varias calles de la ciudad se pudo evidenciar que no existe una adecuada señalización horizontal y vertical en las vías, además de un escaso mantenimiento de las mismas.

“Es una pena la señalización en Cochabamba, tanto vertical como horizontal, la Alcaldía ni siquiera se encarga de pintar los pasos de cebra, pero por otra parte también la señalización sirve de muy poco en una ciudad donde la gente no tiene educación”, expresa Jorge Bernal, un ciudado que constantemente observa estas falencias.

Reductores de velocidad destruidos, balizas delimitadoras carriles cortadas y aplastadas, escasa iluminación en algunas vías e incluso “rompe muelles” demolidos por los mismos conductores, son otros de los muchos problemas.

Reductores de velocidad dañados.

“La señalización es pésima, los cronómetros de los semáforos también deberían estar disponibles para los peatones en cada paso de cebra”, dice el transeúnte Edwin Claros.

Por su parte, Carlos Ballón, presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia, asegura que la situación de la ciudad de Cochabamba, respecto a su señalética en vías, es alarmante y requiere de una intervención urgente.

“Hemos visto una dejadez completa, total, por parte de las autoridades encargadas de todo lo que es señalización, educación y prevención, en términos de seguridad vial. Se han olvidado del peatón, no existe un sistema de seguridad vial que le permita al peatón transitar por la ciudad”.

Botón que permite a los ciclistas cruzar una vía.

Por otro lado, Ballón afirmó que los materiales empleados para la señalización horizontal no tienen la durabilidad esperada. Asimismo, dijo que la señalización vertical no tiene un mantenimiento preventivo ni correctivo. “Estas dos situaciones generan desinformación total parta el peatón y el conductor”, agregó.

“Desatención total en la ciudad” y “falta de empatía completa”, son las frases con las que Ballón critica el trabajo que realiza la alcaldía de Cochabamba con relación al tema de señalización.

A esto se suma los constantes robos de semáforos, conos, balizas e incluso letreros luminosos que sufre el municipio.

Texto subtítulo: 

Obras públicas sin la debida señalización

Al igual que muchas calles, avenidas y aceras, varias obras públicas que se construyen en Cochabamba no cuentan con la debida señalización y representan un peligro para la ciudadanía.

“Deberían tener señalizaciones verticales y cambios de ruta explícitos. Las autoridades no pueden poner turriles metálicos, eso no está en la normativa boliviana, deben ser turriles de plástico para evitar trágicos accidentes. Hay letreros pintados a mano, ni siquiera con brocha y peor no son fluorescentes, a veces les ponen hasta un mechero. Hay un desentendimiento total”, reclama el presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia.

La señalética en la obra del corredor Quintanilla.

Para Ballón, el claro ejemplo de mala señalización en obras públicas se refleja con los constantes trabajos que realiza el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa). “Se debería guardar toda una relación entre la normativa y señalización preventiva, pero eso no existe, todo es improvisado”, enfatiza.

la señalización de una obra pública.

Texto subtítulo: 

Quejas por la ubicación de los semáforos

Decenas de conductores expresaron su molestia por la ubicación de los semáforos de algunas vías importantes de la ciudad. Aseguran que no llegan a ver los cambios y que esto influye en el congestionamiento vehicular.

Un conductor debajo de un semáforo.

“Son inútiles los semáforos, cuando uno se para detrás de las líneas de cebra no se llega a ver absolutamente nada, con suerte llegas a ver los semáforos pequeños y si no tienes que buscar la forma de ver el semáforo de arriba, sacando la cabeza por la ventana”, cuestionó un conductor de taxi.

Al respecto, el secretario de Infraestructura, Juan Terrazas, aseguró que los conductores son “muy cómodos” y que la ubicación de los semáforos fue replicada de ciudades europeas. “Deben detenerse mucho antes de la línea de cebra, eso es preventivo, para educar un poco a la gente y así puede ver todo”, afirmó.

Texto subtítulo: 

Alcaldía prioriza señalética en vías donde hay escuelas

Terrazas, aseguró que se da prioridad a la señalética en las calles y avenidas donde existen recintos educativos. “Se da preferencia con señalética vertical y horizontal, además del pintado de letreros y tratamos de hacer un buen mantenimiento alrededor de las unidades educativas”, informa.

Sin embargo, admite que se necesita mayor inversión para mejorar la señalización de toda la ciudad. La Alcaldía de Cochabamba destina 13 millones de bolivianos anuales para el manteamiento de la señalética y los semáforos. Sin embargo, muchas OTB´s destinan parte de sus recursos para mejorar esta situación.

ESCASA EDUCACIÓN VIAL EN LA CIUDADANÍA

Item de menú: 

Como ítem de menú

A diario, sobre todo en las horas de mayor tráfico vehicular, conductores y peatones recurren a insultos e incluso llegan a los golpes por algún incidente o imprudencia. Esto refleja la falta de educación y conciencia vial que va en crecimiento.

“Aprende a manejar”, “¿no tienes ojos?”, “usa tu carril” o “muévete”, son algunas de las frases que se escuchan a diario en las álgidas calles de la ciudad de Cochabamba.

Muchos creen que la educación vial concierne solo a los conductores de vehículos; sin embargo, ciclistas, motociclistas y peatones también están involucrados en este problema.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), difundidas en 2016, cada año en el mundo mueren 1,2 millones de personas por accidentes viales, y hasta 50 millones resultan lesionadas. Las proyecciones indican que, sin un renovado compromiso con la prevención, estas cifras aumentarán en 65 por ciento los próximos 20 años.

Datos de siniestralidad del Seguro Obligatorio Contra Accidentes de Tránsito (SOAT) muestran que, entre enero y julio de este año, se registraron 1.034 hechos en Cochabamba. A nivel nacional se produjeron 7.977 heridos y 408 muertes indemnizadas.

El organismo mundial considera que no basta con colocar más señalización y aumentar las sanciones para reducir los accidentes fatales, sino trabajar con mayor profundidad en una cultura vial.

Peatones transitan sobre un tramo de la ciclovía.

Los principales factores de riesgo son la no utilización de cinturones de seguridad, cascos y dispositivos protectores para niños, así como el consumo de alcohol, la velocidad inadecuada y excesiva, ir distraídos con el móvil y no respetar las normas de tránsito, malas costumbres que se pueden reducir a través de la educación vial.

“Hay señalización, pero lo que no hay es educación y concientización. Una cosa es el cumplimiento de las señalizaciones y semaforización, pero los conductores se pasan en rojo constante y eso es una falta grave, eso significa imprudencia y eso trae accidentes con muerte”, indica Jorge Aliss, presidente del Automóvil Club Boliviano.

No queda de lado el mantenimiento oportuno de motorizados que muchas veces no es cumplido por los conductores, lo que también deriva en accidentes de tránsito. Este hecho se confirma con los datos que presenta el Instituto Nacional de Estadística (INE), sobre el parque automotor. 

En la ciudad de Cochabamba aún transitan más de 10 mil automóviles fabricados entre los años 1991 y 1995, muchos en malas condiciones. 

A pesar de ser el tercer departamento más poblado del país, Cochabamba tiene casi el doble de vehículos de transporte público que La Paz y Santa Cruz.

En un sondeo realizado en la página de Facebook de Los Tiempos, la ciudadanía lamentó la precaria señalización en Cochabamba; sin embargo, la mayoría admitió que la cultura vial es casi nula y que los mismos ciudadanos son parte del caos y desorden que vive Cochabamba.

Datos de Captura Consulting, compañía especializada en investigaciones de mercado y opinión pública, señalan que la población de la urbe de Cochabamba tiene un índice de cultura ciudadana del 39 por ciento.

Los resultados, que muestran una brecha entre lo que es conciencia ciudadana y la práctica como tal, se basan en el comportamiento del ciudadano con su entorno y la urbe.

Expertos ven que la población en la ciudad de Cochabamba es consciente de qué es lo importante para ser un buen ciudadano, pero la práctica no se la asume como algo individual.

“Hay que hacer un trabajo largo y pesado que va dar sus frutos, pero a largo plazo, eso no es inmediato, Hay que invertir en educación, es la única forma, no hay más que se pueda hacer”, dijo Aliss.

La cultura ciudadana es el conjunto de costumbres, acciones y reglas mínimas compartidas que generan sentido de pertenencia, facilitan la convivencia urbana y conducen al respeto de los derechos y deberes ciudadanos, "algo de lo que carece Cochabamba", añadió el experto.

En Cochabamba hace falta mejorar la cultura ciudadana, prueba de esto es el caos de la ciudad, todos los días. La mayoría de la población no cuenta con una educación vial, los accidentes de tránsito son constantes y no se reducen, no se respetan las normas fundamentales y el desorden de la urbe es cada vez mayor.

A esto se suma la necesidad de un plan integral de tráfico y vialidad que dé solución a esta problemática que va en constante crecimiento.

Créditos redacción: 

Redacción e infografías: 
Christian Burgos

Créditos fotografía: 

Fotos: 
Daniel James - Christian Burgos

Créditos vídeo: 

Producción audiovisual: 
Jaime Cáceres