Las promesas del MAS que quedaron a medias: fracasos en salud, corrupción permanente y avances cuestionados en crecimiento económico

22/01/2020

En 13 años, nueve meses y 13 días de Evo Morales como presidente de Bolivia, tres gestiones de Gobierno reunieron promesas que fueron revisadas por un equipo de Los Tiempos para determinar hasta qué punto fueron cumplidas, quedaron inconclusas o no se cumplieron.

Organizamos las propuestas planteadas en los programas de gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) en 6 áreas grandes: corrupción y narcotráfico, economía e hidrocarburos, salud, educación, medio ambiente y finalmente, obras y proyectos.

Para esto analizamos los tres programas de Gobierno presentados para las gestiones 2006-2010, 2010- 2015, 2015- 2020 y como un resultado general determinamos que la mayoría de las promesas planteadas quedaron inconclusas, es decir, con avances, pero que no fueron cumplidas a cabalidad, aunque las autoridades gubernamentales lo hayan presentado así, como una proyección política.

Desde el primer programa de Gobierno en el que los planteamientos eran muy puntuales y básicos hasta este último se ampliaron las propuestas, retomando aquellas promesas no cumplidas en el tiempo establecido por cada gestión.

En el área económica, el Gobierno del MAS hizo una serie de promesas enmarcadas en políticas de austeridad, mejoras para muchos sectores y la meta de eliminar la pobreza en Bolivia, varias de estas ofertas no se concretaron o fueron ejecutadas a medias.

En la lucha contra la corrupción y narcotráfico, el gobierno de Evo Morales tuvo aciertos y fracasos. No se pudo eliminar por completo los cultivos excedentarios de coca, las fábricas de cocaína se modernizaron y se proliferaron en diferentes sectores, sobre todo en el trópico de Cochabamba. A esto se sumaron los cientos de casos de corrupción en los que se vieron involucrados funcionarios afines al MAS.

Morales Siempre cuestionó públicamente a sus antecesores por llevar al país a altos índices de corrupción y prometió cambios; sin embargo, este escenario permanece en el país y se refleja a diario.

En el primer plan de Gobierno, con el que el MAS alcanzó la Presidencia, Evo Morales reconocido en la Organización de Naciones Unidas (ONU) por la defensa de los derechos de la Madre Tierra, no tuvo una propuesta concreta en el área de medio ambiente.

Durante la candidatura, el 2009 planteó la protección de los recursos naturales, la lucha contra la deforestación y, además, tenía una respuesta negativa a los agrocombustibles. Sin embargo, la práctica mostró una actitud diferente al discurso, es el caso del proyecto de construcción de la carretera al Tipnis.

A lo largo de su mandato, Evo Morales hizo énfasis en la exclusión social y la identificó como una actitud recurrente que debía ser desplazada con acciones que logren bienestar y las mejores condiciones de vida a través de un modelo económico que cambie la concentración de capitales en pocas manos.

Morales Fue reiterativo al señalar que durante su Gobierno habría seguridad jurídica de los capitales nacionales y extranjeros. También prometió apoyo constante a las micro y pequeñas empresas, de las cuáles muchas atraviesan problemas económicos hace varios años.

Aseguró a la comunidad internacional y a organismos internacionales, en reiteradas oportunidades, que su gestión se caracterizaría por la transparencia y aquellas frases que rigen el accionar andino: Ama Sua (no seas ladrón), Ama Llulla (no seas mentiroso), Ama Quella (no sean flojo).

Desde la primera gestión el binomio Evo-Álvaro se propuso la construcción de equipamiento, viviendas y carreteras a lo largo del país. Aunque muchas tuvieron conclusión, avanzaron a paso lento, sin considerar el objetivo inicial de las propuestas.

La industrialización de los recursos en Bolivia también fue una de las grandes promesas. Hasta ahora proyectos como el litio, el complejo de producción de cemento y otras obras, dejan dudas sobre el avance en el cumplimiento de propuestas del MAS.

Durante casi 14 años de gestión las políticas gubernamentales no pudieron hacer frente a las falencias de fondo que ahondaron en una crisis del sistema público de salud en Bolivia. Situación evidenciada en las condiciones de los hospitales y centros de atención, falta de ítems, entre otros, que las políticas gubernamentales no pudieron revertir.

Créditos redacción: 

Redacción: 
Fabiola Chambi - Jessica Vargas - Christian Burgos

Créditos fotografía: 

Fotos: 
Los Tiempos - Agencias - Redes sociales

Créditos infografías: 

Infografía : 
Christian Burgos