Sin propuestas claras y la presión del tiempo, el transporte en Cochabamba se juega su futuro

18/05/2020

Ulises Cabrera

El desplazamiento de un lugar a otro ahora es difícil para el ciudadano que se ha acostumbrado a depender del servicio de transporte público o privado. Esta nueva etapa está obligando a cada sector a repensar la mejor manera de garantizar su continudidad.

A la fecha, ninguna autoridad puede responder con exactitud sobre la siguiente etapa. Lo cierto es que nada será como antes, según opinan los transportistas, economistas y representantes de diferentes sectores.

En Bolivia hay más de 3 mil casos de Covid-19, las autoridades recomendaron guardar distancia de una persona a otra y también proceder a la constante desinfección y uso de barbijo para evitar la propagación del virus que azota a nivel mundial. Estas medidas ya está cambiando todo el sistema de trabajo en el autotransporte en el desafío de reinventar servicios.

Cada vez surgen más preguntas: ¿cuál es el futuro del transporte del país?, ¿hay propuestas equilibradas para cada sector?, ¿Cómo atender la necesidad de la población si limitan la cantidad de pasajeros que se deberá transportar? Son preguntas que por ahora no tienen respuesta.

Los Tiempos conversó con diferentes sectores de transporte para conocer sus propuestas, las medidas que asumirán durante las próximas semanas, meses y el tiempo restante.

Federados

El ejecutivo del Transporte Federado, José Orellana, dijo que desde antes que se declare cuarentena total, el sector no trabajó de manera regular y registraron pérdidas económicas. En este sentido, su panorama de retorno a las calles es todavía incierto.

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, señaló que el retorno a la normalidad después del confinamiento será gradual y que el distanciamiento físico se debe mantener en los medios de transporte. Planteó que en cada minibús deberían entrar cinco pasajeros como máximo para evitar la propagación del virus.

Orellana explicó que el sector del transporte está consciente de la situación que atraviesa el país, es por eso que se adecuará a lo que se determine. Sin embargo, hasta ahora no hay un panorama claro de cómo funcionará el transporte en Cochabamba. Hay propuestas, pero aún no son aprobadas.

“No sabemos si haremos circuitos o ingresaremos a los mercados, en donde son los sectores con mayor foco de contaminación. No sabemos nada todavía. Varios de nuestros afiliados están haciendo sus propuestas, pero no actuaremos hasta tenemos una propuesta”, agregó.

De momento, este sector espera las recomendaciones del Gobierno nacional y de Servicio Departamental de Salud (Sedes) para tomar medidas ante la Covid-19, cuando el sector retorne con sus servicios en la ciudad posterior.

No obstante, hay sectores como en Quillacollo que hace unos días amenazaron con salir a las calles sino se tiene una solución pronta.

Radio taxis

El presidente de la Asociación de Radio Móviles de Cochabamba (Aramco), Mauricio Leoni, dijo que cuentan con un proyecto de protocolo de bioseguridad para su aplicación ni bien retornen a brindar sus servicios. Esta propuesta plantea la división de pasajero y conductor en el interior del vehículo, uso constante de alcohol en gel y barbijo y desinfección del motorizado en cada estación.

“Creemos que esta modalidad de servicios es acorde a la coyuntura cumpliendo los protocolos. Estamos a la espera de que el Sedes y las autoridades nos aprueben”, mencionó.

Respecto al incremento de tarifas, Leoni sostuvo que todavía no se trató y se acordará cuando se tenga un panorama claro de la situación económica del municipio.

El dirigente señaló que hay más de un centenar de empresas en Cochabamba de radiomóviles y son contados el número de conductores que cuentan con un permiso de circulación, el resto permanece en cuarentena, pero con ansias de salir a trabajar

Mototaxis

En Cercado existen al menos seis organizaciones de mototaxis que desde antes de la cuarentena operaban en la zona sur. Sin embargo, desde que el Gobierno nacional determinó la prohibición de circulación de motorizados, estos detuvieron sus servicios.

Mario Ramos, representante de este sector, indicó que para subsistir pretenden ofrecer el servicio delivery para la zona sur mientras dure el confinamiento porque asegura que muchos ciudadanos necesitan el traslado de medicamentos, productos de la canasta familiar y demás pedidos.

Luego de la cuarentena no descartan volver a brindar el servicio de traslado de personas cumpliendo los siguientes protocolos: desinfección del motorizado y del conductor, alcohol en gel, exigir al pasajero que porte su barbijo y el uso de guantes.

“Creemos que con estas medidas estamos preparados para volver.  Además, vivimos del día a día y nos urge generar recursos porque muchos trabajamos con el banco. También vamos a continuar con la lucha para ser incluidos y reconocidos en el municipio”, señaló Ramos.

Los Tiempos hizo un recorrido por la zona sur y constató que varios de los conductores de motos están trabajando de manera regular y sin distanciamiento con el pasajero. Muchos no cuentan con barbijos ni mucho menos algún traje de bioseguridad.

Al respecto, Ramos afirmó que muchos de ellos no pertenecen a ninguna de las organizaciones de motos. Asimismo, en los próximos días, dotará de estos trajes a los conductores. “Con el color y sello que nos identifica a cada uno de nosotros”, acotó.

Bicicleta

Ante la falta de transporte público y la restricción de motorizados en la ciudad, muchos ciudadanos han optado por el uso de las bicicletas, este medio se convirtió en uno de los más requeridos del momento.

Mariana Valderrama, comerciante de bicis de La Cancha, admitió que durante las últimas semanas incrementó la venta de este medio de transporte. Los precios de cada uno de estos oscilan desde 500 bolivianos hasta 2 mil, incluso más. Agregó que los modelos y marcas que más se vendieron fueron Ginkgo, Oxford, Foxer, entre otros.

Christiam Nogales, uno de los representantes de Masa Crítica (colectivo de ciclistas), señaló que este etapa es  importante para consolidad una educación vial, señalización, ciclovías consolidadas y la aplicación de políticas que promuevan el uso de la bicicleta.

Hace algunas semanas, diferentes autoridades del Gobierno indicaron que el uso de la bicicleta era beneficioso la población porque permite el distanciamiento entre personas para evitar los contagios del Covid-19.

Cochabamba es una de las pioneras en contar con una Ley de la Bicicleta y ésta se promulgó en 2018. Sin embargo, -según Nogales- no se hizo nada más por este sector excepto el intento de ciclovía que quiso conectar la recoleta con la avenida América.

“Podríamos ser el departamento referente en el uso de bicis, pero nuestras autoridades jalan cada quien por su lado y se olvidan  de lo importante”, agregó.

Perjuicios económicos

Ya no es novedad que más de 50 días de confinamiento haya afectado enormemente a la economía nacional, y sobre todo departamental. El Gobierno nacional anunció hace un par de semanas que para la reactivación de las actividades,  el país entraría a una cuarentena dinámica según el avance de casos de coronavirus en cada departamento; Cochabamba perfiló a ingresar dentro de la categoría “media”, pero con varias restricciones. Dentro de este planteamiento, el sector de trasporte no estaba incluido.

En lo últimos días, varios sectores están retornando de manera gradual a sus fuentes laborales, pero no es el caso del autotransporte. Los dirigentes de distintos sectores piden ser incluidos para generar recursos de la canasta familiar y el pago de deudas que tienen.

“Nosotros podemos decir a nuestras bases que se queden a sus casa, pero la desesperación los está llevando a amenazar con retorno de sus actividades si las autoridades no se pronuncian”, indicó el representante de los federados, José Orellana.

Este es un panorama que se repite en todos los departamentos del país. Hay propuesta, pero ninguna fue aprobada. Varios de los dirigentes aseguraron tener deudas en las entidades financieras y por esta razón requieren trabajar.

Hace algunas semanas, se aprobó la Ley 1294 la cual señala que el diferimiento de pagos crediticios debe ser después de los seis meses de levantada la emergencia sanitaria por el coronavirus en el país, pero  el Decreto Supremo 4206 indica que se difiere el pago por marzo, abril y mayo e instruye a los bancos a realizar los cobros a sus acreedores a partir de junio.

Sin embargo, ante la actual situación, aún sin retorno a la actividad laboral, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, anunció que el Gobierno trabajan en un reglamento específico para otorgar un diferimiento de seis meses en estos pagos a las personas de escasos recursos.

El economista e investigador del Ceres, Luis Pablo Cuba, dijo a Los Tiempos que la reactivación de la economía será muy difícil para los próximos o tres años, más aún en Cochabamba porque quedó asilado entre los demás departamentos.

Explicó que la economía regional no es homogénea y esta situación hace que dependa bastante de otros mercados.

“No es extraño que haya manifestaciones o protestas de transportistas y comerciantes que se dieron en los últimos días que estén reflejando, no tanto la situación política -que debe haber seguramente-, sino la necesidad de trabajar”, dijo.

Cuba considera que las autoridades deberían apresurar con las soluciones y no alargar esta situación que tiene a la economía relativamente frenada y repensar en propuestas propias y autónomas para el desarrollo regional.

“La experiencia que nos deja estos dos meses de cuarentena es que la economía es muy vulnerable y más en nuestra región. Contamos con una gran cantidad de empleos informales”, finalizó. 

Entre tanto,  todavía se debate el futuro del autotransporte de Cochabamba y el pedido de los sectores se acrecienta cada vez más. Esta semana, según  las autoridades del Sedes, se tendrá "una respuesta", de no ser así, se augura que retornarán a las calles con o sin autorización.

Créditos redacción: 

Reporteo y Redacción : 
Ulises Cabrera

Créditos fotografía: 

Fotos: 
Carlos López, Daniel James, José Rocha