Diseño de corredor armonizaba lo verde con lo urbano; lo cambiaron

13/10/2020

Walter Tapia Callao

Tras las protestas por el daño ambiental que puede generar la segunda fase del corredor Quintanilla, se conoció que el diseño inicial que se acordó en 2017 con el vecindario buscaba armonizar lo verde con lo urbano manteniendo la esencia de La Recoleta. 

Sin embargo, tres años después, el diseño es distinto por las modificaciones y mayor demanda de presupuesto de la obra, que se ejecuta en dos fases. 

La primera que comienza en la plazuela Quintanilla y va hasta la avenida 23 de Marzo y la segunda, del río Rocha hacia la avenida Melchor Urquidi. 

Se han hecho cuatro contratos modificatorios y el presupuesto subió de 97 millones de bolivianos a 106. También se evalúa un nuevo plazo de entrega por la paralización por la pandemia. 

Con el nuevo diseño, se prevé afectar unos 40 árboles, 37 de ellos podrían ser trasplantados, pero antes la constructora debe reponer 250 plantines por el retiro de 20 árboles de la primera fase. 

Datos

El corredor Quintanilla comenzó a construirse en septiembre de 2017. Contemplaba dos áreas para los peatones: una sobre la av. Uyuni y otra al sur del puente de La Recoleta. Además, un primer túnel vehicular desde la plazuela Quintanilla hasta la av. 23 de Marzo o del Ejército. Luego, un puente desde este punto pasando el río Rocha hasta la av. la Melchor Urquidi. Después, se preveía un segundo túnel por la Uyuni desde la Melchor Urquidi hasta el puente de La Recoleta.

Pero, con las modificaciones, se suprimieron el túnel de la Uyuni y el área peatonal de la acera norte del río Rocha, entre la av. Uyuni y puente Recoleta; ahora, la empresa Imesapi-POC plantea construir un paso a desnivel en la Melchor Urquidi y la Uyuni que se conecte con el paso sobre el río.

El secretario de Infraestructura de la Alcaldía, Carlos Abasto, señaló que el rediseño se hizo para no subir costos. “El túnel empezaba en la calle Miguel de Aguirre y salía por la subalcaldía Adela Zamudio; ahora estamos haciendo un desnivel que tiene un costo mucho menor”, explicó.

En tanto, el subalcalde de la comuna Adela Zamudio, Andrés Palacios, indicó que la construcción de un túnel junto con un paseo en toda la superficie de la Uyuni iba a costar al menos 40 millones de bolivianos más. 

Socialización 

Palacios indicó que, a pedido de vecinos y ambientalistas, ambos diseños están siendo socializados en una mesa de trabajo. “Estamos haciendo la socialización y escuchando las opciones que tienen los vecinos. Hay posiciones encontradas, porque unos piden ciertas modificaciones que ayuden a los peatones y ciclistas; otros piden que se respete el tema del arbolado”, dijo Palacios.

Ante el riesgo de afectar a los árboles de la av. Uyuni, el Secretario de Infraestructura señaló que se trasplantarán 37 de los 40 árboles.

Al respecto, una de las representantes del colectivo No a la Tala de Árboles, Darling Camacho, señaló que la Alcaldía debe adecuarse a las leyes que el mismo Ejecutivo promulga refiriéndose a la Ley del Arbolado No. 235/2017 y su reglamentación o Decreto 111/2018.

El artículo 20 dice: “Queda prohibida toda tala, derribo o poda de árboles en espacios públicos sin la autorización”. 

“La posición del colectivo es que no estamos de acuerdo a los trasplantes que propone la Alcaldía, porque tenemos precedentes. En la av. del Ejército se retiraron más de 20 jacarandás y todos están muertos”, dijo Camacho. 

Para el representante de la Sociedad de Estudios Urbano Regionales de Cochabamba (SEUR), Javier Molina, los distribuidores son caprichos de los alcaldes de turno. “En Cochabamba, los alcaldes tienen la idea de que los van a recordar por los puentes que hagan”, lamentó. Recomendó incentivar otros medios de transporte como las ciclovías y de uso masivo.

Créditos fotografía: 

Fotografía: 
Carlos López