“Reina de la chatarra” recicla para crear réplicas de motos

04/01/2021

Walter Tapia Callao

Maribel Caucota Rodríguez, de 47 años, hace réplicas de motos clásicas en su taller de Villa Coronilla con los desechos de los talleres mecánicos como cadenas de motos, engranajes y otras partes de automotores y bicicletas. 

En los últimos meses causó sensación en las redes sociales y los internautas la llaman “La reina de la chatarra”.

Maribel es una artesana de Yacuiba, en Tarija. Llegó a Cochabamba hace cuatro años para que su hija reciba un tratamiento en el Centro de Educación y Organización Laboral del Impedido (Ceoli), donde logró “muchas mejoras en su recuperación”,  dijo.

“Llegué hace cuatro años a Cochabamba. Los primeros dos me dediqué a vender tucumanas para subsistir, porque soy mamá sola y tenía que pagar el tratamiento de mi nena que tiene discapacidad, de esa manera podía trabajar y cuidar a mi hija”, recordó.

Añadió: “Vi que había mucho fierro en desuso y como soy de esas personas que me gusta crear decidí alquilar este lugar y comenzar a trabajar. No sabía soldar, no tenía ni idea. Ahora ya sé, porque lo aprendí con la práctica y sola con una máquina alquilada por la cual pagaba 50 bolivianos al día”.

El primer trabajo que hizo fue una moto pequeña, comentó mientras acomodaba las otras figuras que tiene disponible en su taller. “Lo publiqué en mi Facebook y desde ahí comenzó a interesarse la gente”, dijo.

“Me gusta hacer motos porque tengo más clientes y tengo más facilidad para crearlas. Incluso arreglo algunas piezas de motos reales de algunos clientes que tengo  y no quieren cambiarlos, se los arreglo”, añadió.

Maribel suelda una pieza para una nueva réplica.
Más figuras

Sin embargo, no sólo se dedica a hacer replicas de motos. También fabrica guitarras eléctricas, camiones, tanques, portacelulares, sillas y mesas todo con los desechos mecánicos. Además, algunas figuras de personajes de películas como Wall-e, Alien, Depredador, dragones, entre otros.

“Pero no sólo hago motos, a algunos clientes les gusta los personajes de películas. Me piden de Jhonny 5, Wall-e y su parejita (Eva), porque ellos representan al metal reciclado y me gusta hacer eso también porque yo trabajo con ese material”, sostuvo.

“La reina de la chatarra” usa en cada trabajo una amoladora y un arco para soldar. Además, de todas las piezas de metal con las que da forma a cada creación.

Asimismo, Marible comentó que también “realiza trabajos extra”. Así como el armado de parrillas, anticucheras y otros. “Yo no niego nada de trabajos, si me piden que haga parrillas, mesas, asientos giratorios, los hago”, dijo. 

El taller de Maribel está en la zona de Villa Coronilla, en la acera sur de la calle Huáscar, entre Tahuantinsuyo y Cuzco. Su número de celular es el 729-56872, para consultas y pedidos.

Dificultades

Por ser mujer, Maribel Caucota cuenta que fue alejada por algunas amistades y clientes que no quisieron enseñarle las técnicas de la soldadura. Sin embargo, tuvo que ser autodidacta para aprender a regular las máquinas de soldadura.

“Conozco a varias personas que trabajan en cerrajería, pero porque soy mujer no me quisieron enseñar. Así que alquilé una máquina, luego reuní más dinero y me compré una máquina. Pero la arruiné porque no supe regular de acuerdo al fierro o electrodo. Me costó, pero, ahora mis únicas herramientas son el arco y la amoladora”, señaló.

“Venían y me preguntaban por ‘el jefe del taller’ o me decían ‘está su esposo necesito que me arreglen la moto’. Respondía que soy yo la que hace esos trabajos aquí”, expresó.

Kamay 2020

Como reconocimiento a su emprendimiento este año “La reina de la chatarra” fue galardonada con los premios “Kamay a la Innovación 2020”, organizado por la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba (FEPC), entre un grupo de 50 emprendimientos innovadores.

Aspira ampliar su taller y enseñar

Maribel Caucota Rodríguez, aspira a ampliar su taller en Villa Coronilla. Además, pretende enseñar este arte de crear con los desechos que se recicla.

“La reina de la chatarra” vive solo con su hija de 27 años. Sin embargo, mensualmente envía dinero para su cuarto hijo que está en Yacuiba estudiando.

Créditos fotografía: 

Fotografía: 
Carlos López

Créditos vídeo: 

Edición/video: 
Jaime Cáceres