Basura asedia y enferma a vecinos de Vinto; no hay fondos para planta

11/01/2021

Cristina Cotari

Una veintena de barrios del distrito central de Vinto vive una tragedia ambiental por la suspensión del servicio de recojo de basura por más de tres meses y la falta de fondos para iniciar el cierre del botadero a cielo abierto, que deteriora la salud de pobladores de la OTB de Alto Cercado y Kuturipa.

Los vecinos de casco viejo del municipio denunciaron que alrededor de 1.500 toneladas de basura se pudren en predios privados, ríos y espacios públicos, atentando contra la salud de familias íntegras. Afirmaron que ya no saben adónde más recurrir para evitar una tragedia ambiental.

“La solución se ha convertido en un problema”, señaló Paola Llanos, vecina de la OTB San Jorge. Comentó que el conflicto comenzó en septiembre del año pasado, cuando se venció el plazo para echar basura en el vertedero que se encuentra a escasos metros del río Rocha y los pobladores del lugar determinaron que “no ingresará un solo gramo” de desperdicios.

“La alcaldesa y los concejales, en noviembre, por presión de la gente, se comprometieron a trabajar en el recojo diferenciado y a sacar una ley para reducir el uso de bolsas plásticas, pero lamentablemente no hay fondos ni interés de las autoridades municipales para invertir en una solución definitiva”, aseveró.

Llanos dijo que, ante la crisis ambiental, algunos vecinos optan por quemar su basura domiciliaria en sus patios de noche o en la madrugada; otros la trasladan a un terreno que se encuentra cerca del Mercado Central de Vinto o, en su defecto, llevan sus bolsas con desechos a otros municipios.

Mabel, una comunaria de Iskaypata, contó que los malos olores y las toneladas de basura acumulada cerca del centro de abasto causaron que las ventas de los productores los días de feria disminuyan.

Pero la basura no sólo generó malestar en el casco viejo, sino también en los barrios que se consolidaron en la última década en la serranía de Cota.

Silvia N., una vecina, sostuvo que el botadero se instaló en la zona hace 14 años, pese al rechazo de la gente, y cuestionó que la Alcaldía pretenda ampliar los plazos para continuar abriendo zanjas para enterrar los residuos. “No somos asentamientos; tenemos papeles y pagamos impuestos. Nosotros también tenemos derecho a vivir dignamente”, añadió.

Comentó que los niños constantemente se enferman. En un recorrido, este medio constató que el Ejecutivo municipal nuevamente deposita residuos sin clasificarlos y que el olor que desprenden los desechos es insoportable.

No existen medidas de seguridad y decenas de niños transitan por el lugar con el riesgo de caer en la fosa.

Vertedero deteriora la salud de pobladores de Alto Cercado.
Reanudan recojo, pero no hay recursos para cierre

La Alcaldía de Vinto busca reanudar el recojo de basura en los barrios y ampliar un año más el funcionamiento del botadero. El director de Medio Ambiente, Álvaro Villarroel, dijo que se habilitó una celda de emergencia para depositar los residuos y durante los últimos tres meses se intentó concientizar a la población para que clasifique los desechos para reducir la cantidad que se genera.

Sin embargo, reconoció que sólo una OTB logró concientizarse sobre la importancia de implementar esta estrategia para solucionar el problema de raíz. Villarroel comentó que existen propuestas de varias empresas para implementar una planta de tratamiento de residuos sólidos, pero la dificultad es el financiamiento.

“Somos un municipio pequeño que está trabajando para cumplir las normas. Necesitamos subsanar las observaciones para obtener un manifiesto ambiental. Con eso los vecinos también van a poder exigir a las autoridades municipales que inviertan en el cierre del botadero”, agregó. A la fecha, no se cuenta con presupuesto para el cierre técnico del vertedero.

Alcaldía habilita fosa en laguna, pese a rechazo.
Amenazan con volver a bloquear

Luego de conocer que la Alcaldía ingresó a echar basura nuevamente a la zona de conflicto con resguardo policial, las vecinas del lugar advirtieron que formarán una cadena humana para impedir que la laguna se convierta en botadero.

“¿Quién paga a los médicos cuando nuestros hijos se enferman del estómago y les agarra alergias?, nos están matando. En esta zona mucha gente recicla, pero no puede ser que no puedan hacer lo mismo en los otros distritos. Ya no aguantamos y nadie nos hace respetar”, remarcó una vecina.

Adelantó que volverán a bloquear el paso de los carros basureros hasta que se cumpla el compromiso de sólo ingresar residuos previamente clasificados y se garantice que se invertirá en el cierre técnico del vertedero. 

Créditos fotografía: 

Fotografía: 
Carlos López