“Ángeles de blanco” luchan contra Covid-19 en las UTI pese a miedos

08/02/2021

Walter Tapia Callao

Los ángeles de blanco de los hospitales centinela Norte y Sur luchan contra la pandemia a pesar del miedo de llevar la Covid-19 a sus casas. 

Por esto, optan por blindarse lo más que pueden con trajes, barbijos y guantes reforzados, además de máscaras especiales. 

El trabajo es arduo en las salas de terapia intensiva, donde llegan los pacientes más críticos casi al borde de la muerte y las exigencias de bioseguridad son mayores para los médicos. 

Sacrificio

La encargada del área de terapia intensiva del Hospital del Norte, Lenny Iporre, señaló que incluso las mujeres optaron por recortarse el cabello para mayor seguridad con los trajes. “El personal trabaja 12 horas continuas: seis horas dentro de la terapia intensiva y seis fuera. El paciente no queda solo ni un instante. Para ingresar al área aislada utilizamos el overol y encima una bata por cada paciente. Luego usamos el gorro y el snorkel (mascara de buceo) para protegernos”, explicó.

Añadió que las seis horas de trabajo dentro del área para Covid-19 son agotadoras porque no pueden ir al baño, tomar agua ni simplemente limpiarse el sudor, que por el uso del overol termina mojando completamente los pijamas, pero “nos estamos adaptando, porque aquí en el Hospital del Norte el personal es joven”.

La jefa de Medicina Interna del Hospital del Norte, Carolina Rocabado, contó: “Tengo una bebé de meses y mi mamá tiene enfermedad de base, por eso uso el equipo de protección personal que traigo de casa y el que me entregan aquí”. “La mayoría de los pacientes llegó en estado crítico. Lo que hacemos es tratar de compensar su respiración para subirlos a las salas comunes buscando que no lleguen a terapia intensiva”, explicó Rocabado.

Añadió: “Tenemos varios momentos críticos. Al entrar, porque no sabemos si los pacientes tienen una carga viral alta y nos podemos contagiar. Luego, cuando vemos a los pacientes porque tenemos que dar todo para evitar que se compliquen. Otro momento crítico es al desvestirme porque un mal movimiento puede hacer que me contagie o lleve el virus a casa”.

Para evitar mayores riesgos, los médicos y enfermeras se lavan las manos luego de quitarse cada pieza de los elementos de bioseguridad y sus prendas.

Hospital del Sur

En el Hospital del Sur, la situación es parecida a la del Norte pese a que este centro médico no atiende pacientes en terapia intensiva, pero sí en terapia intermedia.

La responsable de terapia intensiva Franci Torrico señaló: “Tenemos todo un protocolo de entrada y salida a las áreas de terapia intermedia. Tenemos una sala gris, donde se realizan las indicaciones. Luego, pasamos a la unidad donde están los pacientes con Covid-19. Para salir, entramos a una sala especial, con rayos ultravioleta permanente y luego a las duchas”.

El director del Hospital del Sur, Grover León, indicó que, por la falta de personal especializado, sólo se atiende en camas de terapia intermedia con cánulas de alto flujo a los pacientes críticos.

“Nosotros somos 123 personas que trabajamos acá y en relación a eso habilitamos nueve camas en emergencia, 12 camas en el segundo piso. En el tercer piso, para pacientes con Covid-19, tenemos 12 camas de internación y estamos llenos por ahora”, expresó.

Faltan especialistas

La falta de personal especializado en terapia intensiva en los hospitales generó que las UTI colapsen durante casi toda la pandemia.

Según los reportes recibidos, en el Hospital del Sur sólo se puede atender en tres camas de terapia intermedia, con el personal actual. En el Norte, con siete, debido a reorganización en el personal que hizo el Sedes en las últimas semanas.

Créditos fotografía: 

Fotografía: 
Carlos López / José Rocha

Créditos infografías: 

Infografías: 
Giuliana Jaldín

Créditos vídeo: 

Edición/video: 
Jaime Cáceres