Más de 100 niños pasan clases en escuela construida por sus padres

29/03/2021
Capacidad. Hay 146 estudiantes inscritos desde prekinder hasta quinto de primaria, pero no todos pasan clases semipresenciales. Cada padre de familia cancela 50 bolivianos por niño para el salario de los maestros

Ulises Cabrera

Más de 100 niños pasan clases en una escuela construida por sus propios padres y que por la pandemia aplicó medidas de bioseguridad. Se trata de la unidad educativa Bolivia Nueva Panamericana, en Sivingani, en el extremo sur de la ciudad.  

Los padres se organizaron para edificar la escuela en 2016 ante falta de un centro educativo en el lugar. Las clases arrancaron en 2019. 

La escuelita fue edificada en un predio municipal de 16 mil metros cuadros. En parte de este espacio hay cinco aulas en obra gruesa.

En Bolivia Nueva Panamericana las clases iniciaron el 1 de febrero de manera semipresencial ante la dificultad de acceder a internet en la zona. Por la pandemia pasan sólo lunes, miércoles y viernes de 8:30 a 12:00.

Esta edificación está a más de 40 minutos de la ciudad a unas cuadras de la parada del minibús 135.  El patio es de tierra y en el medio está plantado un mástil en el que flamea la tricolor. 

No hay timbre, la profesora golpea un fierro y el sonido anuncia el ingreso, recreo y  salida. La clase de educación física se pasa a la intemperie. 

Como aún no tiene un muro, se improvisó una malla para resguardar la escuelita. En una esquina de ese terreno se encuentran los baños, dos pequeños ambientes que no tienen puerta, sólo una cortina de tela. Sin embargo, la escuela se va a equipando.

El dirigente de la junta vecinal Panamericana, Dino Matías, explicó que Sivingani carece de establecimientos educativos y el único que existe es Antonio Díaz, que ya sobrepasó su capacidad y no recibe a más estudiantes. 

Mencionó que por varios años solicitaron a las autoridades la construcción de un colegio para la zona, pero no tuvieron respuesta. 

Ante este panorama, los padres pusieron de sus recursos para levantar un colegio en esta OTB. A la fecha, cada padre de familia aporta Bs 50 por hijo para cubrir el salario de los cuatro profesores. 

El presidente de la escuela Bolivia Nueva Panamericana, Brandon Miranda, indicó que casi siempre los padres suelen aportar, además de la pensión de Bs 50, para otras mejoras. 

“Siempre hay algo que hacer, siempre faltan detalles para que nuestros niños estén bien”, dijo.

Actualmente, hay 146 estudiantes inscritos desde prekínder hasta quinto, pero no todos pasan clases semipresenciales todos los días. 

Los profesores se organizaron para que la educación llegue a todos ya sea en las aulas o por otros medios.  

Carlos López

Bioseguridad

En la puerta de entrada hay una fumigadora para desinfectar a los niños y maestros cada vez que ingresan al establecimiento. 

Los padres se organizaron para que a diario haya una persona encargada de este trabajo y también de desinfectar las aulas antes y después de cada clase.

Tanto estudiantes como maestros portan barbijos. Cada aula tiene alcohol en gel o líquido que son aplicados constantemente. 

Proyecto y necesidades

Matías contó que existe un proyecto para ampliar el colegio y que a futuro se convierta en referente de la zona. Sin embargo, aún se enfrentan a la falta de recursos para lograr este fin. 

Dijo que gestionan para recibir ayuda o financiamiento para que Bolivia Nueva Panamericana no sólo sea una escuela de primaria, sino también pueda formar bachilleres con alguna especialidad técnica. (Más información en www.lostiempos.com).

 

Carlos López

En 2019, padres del sur construyeron 4 escuelas

El representante de los padres de familia de Cercado 2, Edson Claure, aseguró que en 2019, ante el crecimiento poblacional y la saturación de estudiantes en diferentes unidades educativas del sur, las familias construyeron cuatro escuelas con sus recursos.

“Estamos preocupados por este crecimiento vegetativo de cada año, pero como dirigentes nos compete apoyar porque al fin y al cabo nuestros niños tienen derecho a la educación”, indicó.

Estas nuevas unidades educativas se encuentran en Uspha Uspha, Cobol, Alto K’ara K’ara y Villa Israel. Claure aseguró que existen otras dos más, pero que aún no se desarrollan las clases porque se están readecuando por la pandemia.

Claure aseguró que en el POA de este año del municipio se tiene previsto la construcción, con recursos del Gobierno, de dos unidades educativas, una en K’ara K’ara y la otra en Villa Israel.

 

"Tanto hemos dormido en otros colegios por nuestros hijos para la inscripción; ahora, nosotros tenemos nuestra escuela".

Irma Anavi

Madre de familia

Carlos López

"Nos sentimos muy orgullosos de haber podido hacer algo para nuestros hijos. Fue un trabajo conjunto que valió la pena".



Brandon Miranda

Presidente del colegio

Carlos López

"Todo colegio tiene su crecimiento vegetativo y no dudo que la escuelita continúe creciendo".

Margarita Badán

Profesora de la escuela

Créditos redacción: 

Periodista: 
Ulises Cabrera

Créditos fotografía: 

Fotógrafo: 
Carlos López