Una familia en el canchón del templo presenta una ofrenda al Tatala con animales para pedir abundancia.
Carlos López