La primera dama de Francia junto al bebé panda.
AFP