Tobi, el otro cachorro que tiene la patita amputada. | Leonardo Viscarra