Un puesto improvisado en el centro de la ciudad.
PABLO RIVERA