Personas hacen fila en una carnicería de Cochabamba, ayer.
LOS TIEMPOS