Vecinos protestan por la terminal.
Hernán Andia