Los mercados bermejeños se hallan colmados de productos argentinos.