La sequía del lago Poopó se hizo aguda en 2015, las embarcaciones de pesca quedaron varadas.