Sacaba y Cercado gastan Bs 120 millones en el manejo de la basura

10/11/2020

Cristina Cotari

Cochabamba y Sacaba invierten 120 millones de bolivianos cada año para avanzar en la sostenibilidad del manejo de residuos sólidos con empresas descentralizadas, pero aún no generan utilidades para invertir en proyectos para industrializar más de 700 toneladas de desechos cada día.

En tanto, otros 19 municipios destinan fondos mínimos para la gestión de los residuos, porque delegan la responsabilidad a direcciones, jefaturas o unidades que funcionan a veces con un solo funcionario, según el informe de supervisión K2/GP11/G20-G1 de la Contraloría General del Estado.

El documento revela que las alcaldías no están tomando en serio la problemática de la basura a pesar de que los vertederos ocasionan daños ambientales irreversibles, porque contaminan el aire, el suelo y el agua. La situación se evidencia en la falta de interés para elaborar normas para aplicar tasas se aseo.

En Cochabamba, la Alcaldía invierte cada año alrededor de 110 millones de bolivianos para mantener limpia la ciudad, pero se desconoce el monto exacto que ingresa con la tasa de aseo por los servicios que presta a la población.

La Alcaldía paga por año más de 26 millones de bolivianos a la empresa Colina por la disposición de los residuos en el botadero de K’ara K’ara.

El gerente de la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA), Cristian Cuéllar, señaló que, hasta este año, el Ejecutivo municipal presupuestó 77 millones de bolivianos para pagar por los 10 servicios que presta la empresa.

Mencionó que entre los servicios que brindan a la Alcaldía están el recojo y transporte de residuos domiciliarios, forestales, lavado de plaza, limpieza de vías, aseo de basureros y contenedores.

“El presupuesto para el funcionamiento es de por lo menos 105 millones de bolivianos, gran parte es cubierto por la Alcaldía, pero el resto proviene de los servicios que ofrecemos a instituciones y empresas privadas”, remarcó.

Cada día, la empresa recoge entre 550 a 600 toneladas de basura. Subrayó que los fondos permiten cubrir salarios a 667 trabajadores y los gastos de mantenimiento de los equipos que se emplean.

Sin embargo, no son suficientes porque no alcanzan para adquirir más motorizados, mejorar la infraestructura e invertir en tecnología.

Comentó que otros factores que frenan la implementación de proyectos es que EMSA aún no concretó la transferencia del predio en que se encuentran sus instalaciones y la acumulación de un déficit de 80 millones de bolivianos para la cancelación de jubilaciones y desahucios.

Sacaba

En Sacaba, la Empresa Municipal de Gestión de Residuos Sólidos (Geres) está en mejores condiciones. Se maneja como una entidad autónoma cuyos gastos de operación llegan a 10 millones de bolivianos, 2 son desembolsados por la Alcaldía y 8 por nueve servicios a los vecinos.

“El municipio nos transfiere, por la limpieza de áreas de comunes, 2 millones de bolivianos; el resto proviene de la tasa de aseo. Vamos a actualizar los costos para continuar invirtiendo.

Nuestra cobertura es del 85 por ciento y estamos operando como un complejo de tratamiento”, puntualizó.

Detalló que se destinan 500 mil bolivianos para adquisición de maquinaria y sostuvo que con la infraestructura que cuentan están en condiciones de trasladar y disponer 110 toneladas de basura al día. Aclaró que aún no funcionan como un relleno sanitario, pero avanzan en la construcción de una macrocelda modelo que se habilita en tres hectáreas y enfatizó que colaboran a Vinto y Punata.

Quillacollo

El municipio de Quillacollo también apunta a generar ingresos para sostener la Empresa Municipal de Aseo (EMAQ), pero el constante cambio de alcaldes y la falta de consenso con la población retrasa la elaboración de una norma para la tasa de aseo.

El director de EMAQ, Ramiro Fernández, informó que la empresa funciona con un presupuesto de 10 millones de bolivianos, otorgado por el municipio, y sólo genera alrededor de 600 mil bolivianos por servicios.

Quillacollo cuenta con Bs 2 millones

La Alcaldía de Quillacollo presupuestó 2 millones de bolivianos para comenzar el cierre técnico del botadero de Cotapachi el 2020 y reducir la contaminación ambiental.

El director de la Empresa Municipal de Aseo de Quillacollo (EMAQ), Ramiro Fernández, mencionó que existe un convenio con los comunarios y con el Ministerio de Defensa para que el vertedero deje de funcionar en diciembre y acotó que realizan gestiones para ampliar el plazo por lo que se hizo recortes.

El Concejo Municipal instruyó una investigación contra el exalcalde Héctor Montaño por deficiencias en el manejo del vertedero, ubicado en la zona de Cotapachi.

EMSA sólo solicita un “pago justo” por el aseo

“Nosotros no pedimos que nos paguen de más; estamos solicitando que nos paguen lo justo. El presupuesto que nos asignaban no alcanza para mantenernos”, indicó el gerente de EMSA, Cristian Cuéllar.

Afirmó que el servicio que hacen los trabajadores de la empresa en la ciudad es “considerablemente eficiente” en comparación con el que realiza personal de limpieza de Santa Cruz y La Paz.

“Somos eficientes, pero no es posible que no tengamos plata para los sueldos, por eso es que con presión de los trabajadores estamos logrando la sostenibilidad. La ciudad de Santa Cruz asigna más de mil millones de bolivianos de presupuesto al año para tratar la basura”, precisó.

Cuéllar dijo que, si la Alcaldía invirtiera más recursos económicos en EMSA, incluso habría condiciones para que se haga cargo del tratamiento de la basura.

“Lamentablemente, en la gestión del exalcalde Edwin Castellanos, en vez de fortalecer a la empresa descentralizando se le quitó el manejo del relleno sanitario para dárselo a una empresa privada. En un inicio, EMSA se hizo cargo por 2,5 millones de bolivianos de K’ara K’ara por año”, agregó.

Actualmente, EMSA llega a más del 90 por ciento de los 15 distritos de Cochabamba con los servicios que presta a la Alcaldía con carros recolectores y los punto verdes.