Falta de ítems ahonda la crisis del sistema de salud en Cochabamba

05/06/2017
Todos los días en Cochabamba, cientos de personas requieren atención médica, pero la falta de equipamiento, infraestructura y recursos humanos, impide que los pacientes accedan a un derecho que es considerado fundamental.

Christian Burgos

Todos los días en Cochabamba, cientos de personas requieren atención médica, pero la falta de equipamiento, infraestructura y recursos humanos, impide que los pacientes accedan a un derecho que es considerado fundamental.

Los hospitales del sistema público colapsan a diario y la falta de médicos agrava esta situación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son necesarios cerca de 23 médicos y enfermeras por cada 10.000 habitantes para que la atención sea oportuna y adecuada.

El secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes), Carlos Nava, afirmó que en Cochabamba existen seis profesionales por cada 10.000 personas, dentro del sistema público.

“La situación de salud en Cochabamba sigue siendo critica ya que hay una crisis estructural, no solamente hay una carencia de infraestructura, suministros y equipamiento, sino también de medicamentos y lo más importante, recursos humanos”, afirmó Nava.

Los servicios de emergencia del hospital Viedma en colapso. | Los Tiempos

En la actualidad, Cochabamba cuenta con 1.916.000 habitantes, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE); sin embargo, solo tiene un hospital de tercer nivel que es el Viedma.

“Cochabamba debería tener unos 20 mil médicos trabajando en todo el departamento, de los cuales el 60 por ciento deberían ser médicos generales y el restante 40 por ciento especialistas”, agregó el secretario ejecutivo del Sirmes.

Los últimos datos brindados por el Servicios Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba muestran que entre el 2010 y el 2014 hubo un incremento de 320 cargos, entre trabajadores administrativos y médicos, en todo el departamento.

La OMS también señala que por cada cama, en un centro de tercer nivel, debe haber un médico especialista, una enfermera, un camillero, un auxiliar de enfermería y un paramédico. “En Cochabamba existen tan solo 1.600 profesionales en salud, de los cuales 600 son especialistas y médicos generales”, explica Nava.

El galeno ginecólogo y dirigente del sector médico de Cochabamba afirmó que seis hospitales de tercer nivel iguales al hospital Viedma, un oncológico y 5.000 ítems exclusivos para profesiones en salud, es lo que el departamento necesita para comenzar a resolver los problemas que tiene dentro de su sistema de salud público.

HOSPITALES DEL NORTE Y EL SUR, DOS ELEFANTES BLANCOS EN LA CIUDAD 

El hospital del Norte, una moderna edificación de segundo nivel, que se encuentra cerrada desde su entrega en 2012, necesitará de al menos 120 profesionales en salud para brindar una atención adecuada y oportuna a la población, según Nava.

Pasillos del hospital del Norte. | Los Tiempos

La obra permanece cerrada por fallas en su construcción y por falta de ascensores y ramplas. La Alcaldía invirtió 22,3 millones de bolivianos, 12, 3 en la construcción y 10 en la refacción. Se planifica la atención de cuatro especialidades: hemodiálisis, imagenología, laboratorio y fisioterapia. Sin embargo, aún se espera la aprobación del Sedes.

En el Hospital del Sur, también de segundo nivel, las puertas permanecen aseguradas con cadenas y candados. La infraestructura costó 30 millones de bolivianos, se inició en 2007 y nunca funcionó; este año se presupuestó un monto igual para el equipamiento.

El ingreso principal del hospital del Sur. | Los Tiempos

Nava indicó que en este centro de salud se necesitarán 369 ítems para su correcto funcionamiento. 100 deberán ser otorgados por el municipio y los otros 269 por la Gobernación, a través del Sedes.

El secretario de Salud de la Alcaldía, Enrique Torrico, explicó que para el funcionamiento de los centros de salud de segundo nivel, el Ministerio de Salud debe cumplir con la contratación de pediatras con especialidades.

El funcionario explicó que, pese a tener pediatras en los primeros y segundos niveles de atención, no son especialistas, porque un médico de adultos no puede atender a los niños. “Nosotros cumplimos con nuestras obligaciones, el Gobierno debe cumplir con las suyas que es contratar médicos”, dijo Torrico.

De esta manera, ambos hospitales continúan cerrados y son motivo de fuertes disputas entre el Sedes y la Alcaldía, por quién dotará los ítems del personal. Mientras tanto, la mayoría de los cochabambinos acuden al colapsado hospital Viedma.

LOS RECURSOS HUMANOS EN SALUD PÚBLICA PARA LA GESTIÓN 2015 

Los últimos datos proporcionados por el Sedes muestran que del 2014 al 2015 se aumentó 218 ítems, entre médicos y trabajadores administrativos. A continuación el detalle de este incremento según el financiamiento.

LA CONSTANTE CRISIS DEL HOSPITAL VIEDMA

El hospital Viedma, el único de tercer nivel, no solo se constituye en un referente de atención médica en Cochabamba, sino también en un centro de salud caracterizado por el colapso diario, la falta de equipamiento moderno y recursos humanos para atender a los cientos de pacientes que acuden diariamente a este nosocomio.

Carlos Nava aseguró que este hospital se caracteriza por atender mayormente a personas de la tercera edad y que debido a la priorización en la contratación de médicos generales para el programa “Mi Salud”, existe un déficit en la cantidad de médicos y enfermeras dentro del Viedma.

Explicó que el 2016, el Sedes entregó 348 ítems. 75 para médicos generales y especialistas, 30 para odontólogos y bioquímicos, 70 para enfermeras, 80 auxiliares, 35 fisioterapeutas y los restantes 163 fueron para “Mi Salud”.

Filas en el hospital Viedma. | Los Tiempos

“Es una distribución inequitativa, desigual y desproporcional (…). Estos profesionales de “Mi Salud” son los que fueron enviados a Cuba por el Gobierno, no conocen la realidad y no están teniendo actividades de impacto para la salud”, señaló.

El presupuesto del hospital Viedma es de unos 32 millones de bolivianos, alrededor de 13 millones se destinan a gastos de funcionamiento y compra de insumos. La planilla tiene 719 trabajadores: 101 médicos especialistas, 149 enfermeras, 146 auxiliares en enfermería, 80 administrativos y 125 trabajadores manuales.

Según datos proporcionados por algunos internos de este nosocomio, de lunes a viernes, cerca de 80 personas se quedan sin atención. El Viedma tiene una capacidad de 168 camas y 10 camillas en emergencia.

LA REALIDAD DEL HOSPITAL COCHABAMBA

El nosocomio de segundo nivel cuenta con equipamiento; sin embargo, el ala “B” está cerrada porque faltan 80 enfermeras y 12 médicos.

El secretario de salud del municipio, Enrique Torrico, agregó que actualmente en este hospital existen 11 médicos de planta contratados por la Alcaldía desde 2014, 14 bioquímicos en farmacia y laboratorio, 11 odontólogos y 20 enfermeras. Para la parte administrativa son cerca 160 trabajadores, sin contar con el personal externo.

“Dónde más el municipio va a hacer esfuerzos si ya nos encargamos de la infraestructura, la parte administrativa, medicamentos e insumos. Nuestra economía tampoco nos da y el Gobierno central también debe hacerse cargo de sus competencias que es dotar de recursos humanos”, aseveró Torrico.

Por su parte, la directora del Sedes, Lidia Astroña, precisó que el artículo 13 de la Ley 475 de Servicios de Salud señala que los municipios podrán destinar recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) a los ítems necesarios. La construcción demandó 10 millones de bolivianos y el equipamiento 43 millones de bolivianos.  

COCHABAMBA SIN UN HOSPITAL PARA SUS NIÑOS

Una inspección realizada por el Comité de Defensa de la Salud, integrado por el Comité Cívico, Sirmes y otras organizaciones, constató que después de seis años, el edificio en construcción del hospital del niño, paralizado desde 2011 por fallas estructurales, se encuentra aún más deteriorado y cientos de menores sufren las consecuencias.

Ante esta situación, la Alcaldía de Cercado busca una “alternativa legal” que permita que los hospitales privados atiendan las cirugías de más de 400 niños menores de 5 años que están en lista de espera del pediátrico Manuel Ascencio Villarroel.

En la actualidad, entre 300 y 400 niños y niñas deben ser atendidos cada día en 12 consultorios prestados por el Hospital Maternológico, ante la falta de esta infraestructura.

En la lista existen sobre todo niños que requieren circuncisiones; sin embargo, también hay menores con malformaciones y tumores. El 70 por ciento de ellos tienen menos de 5 años.

El hospital del niño Manuel Ascencio Villarroel es el único pediátrico del país sin infraestructura propia ya que comparte el espacio con el hospital materno infantil Germán Urquidi. 

LOS ÍTEMS DE SALUD EN OTROS MUNICIPIOS DE COCHABAMBA

Punata comenzó en julio del 2014 con la construcción de un hospital de segundo nivel pero actualmente la obra se encuentra suspendida por falta del desembolso de la contraparte de la Alcaldía.

Según datos del Concejo Municipal de ese municipio, se requerirán unos 90 millones de bolivianos para el equipamiento y alrededor de 600 ítems para el personal.

Desde la Alcaldía de Villa Tunari se señaló que el proyecto del hospital de tercer nivel para este municipio beneficiará a 200 mil habitantes y tendrá capacidad para 200 camas. Sin embargo, aún está en etapa de preinversión.

El hospital Salomón Klein de Sacaba, que se encuentra aún en construcción ya que tiene un 95 por ciento de avance, tendrá 41 habitaciones y 130 de internación. Se necesitarán unos 400 ítems para su correcto funcionamiento, según datos del Sirmes.

Por: Christian Burgos Gallardo

Fotos: Los Tiempos

www.lostiempos.com