Sicaya, tierra fértil de contrastes

Actualidad
Publicado el 11/06/2018 a las 0h00

Sicaya está al sur de la ciudad, a menos de 100 de kilómetros, o un par de horas, en la provincia Capinota, a cuya capital, se llega por una vía pavimentada. Y de ahí se continúa hasta el pueblo aquel, por un camino de tierra.

El camino parte de Capinota y transcurre paralelo al trazo de la vía férrea Cochabamba-Oruro, la misma vía férrea que sobrevive aún en varios lugares, nostálgicos lugares, donde el terraplén resiste al tiempo y a las inclemencias, con sus durmientes –alineados, paralelos, uno tras otro a una distancia de 60 centímetros– y sus rieles fijados encima con unos clavos inmensos, inmensos y sólidos. Sólidos como ese puente, todo de hierro, que venció a innumerables riadas y conserva en sus soportes verticales, cruzados, angulares, grandes cantos rodados, trofeos que atrapó al paso de las torrentosas aguas de verano.

El camino de Capinota a Sicaya trascurre entre curvas diversas, leves subidas y leves bajadas, a la derecha la ladera de los cerros, a la izquierda, por momentos, las rieles abandonadas o lo que queda de esa vía, y más allá el lecho de un ancho río, de color rojizo, con algunos cursos de agua, con algunos sembradíos. Y de trecho en trecho, algún caserío, algún pueblito –vehículos estacionados, palas mecánicas, volquetas–, una estación de ferrocarril convertida en puesto de Policía. Por el camino, circulan vehículos de transporte en común, minibuses, una única bicicleta, motos, vacas, toros, becerros, gente del campo…

Ese contraste entre el río que –aunque estemos en pleno otoño– se adivina temible en tiempo de lluvias y las gentes y sus viviendas y sus poblaciones arrimadas a la montaña o al borde del río, anuncia otros contrastes: los de Sicaya, el gentil pueblito al que se llega poco después de atravesar un puente largo de casi 300 metros, un trecho a través de una casi planicie y otro río, éste sin puente y de más de cuatro cuadras de ancho.

clg_0647.jpg

TRADICIONES A la izquierda, el más antiguo árbol de la plaza de Sicaya, “así ya estaba cuando yo era niña”, dice la octogenaria dama de negro sentada a sus pies. Al lado, arriba, la aspas; y abajo, el interior de un molino hidráulico de granos.
DANIEL JAMES

El pueblo

Y ahí está Sicaya. La calle trepa del río, en ligero declive, angosta y empedrada y nos conduce directo a su plaza, plácida, bajo el sol de la mañana. Un minibús se vacía de sus pasajeros, otro se prepara para partir. Los verdes de las hojas de los árboles, numerosos y de varias especies, brillan como recién limpiados en esa limpia plaza con banquitos, una glorieta y una fuente con una especie de esculturas naturales de extrañas formas y de colores pétreos.

En una esquina, la iglesia, de diseño moderno, de piedra, se erige en el mismo sitio donde estaba la original, evocada con nostalgia por los ancianos sicayeños: “la han desatado buscando un tesoro que dice que había escondido”, cuentan. En la esquina aledaña, la alcaldía, moderna también y brillante de sus vidrios coloridos en sus dos plantas. Y las calles: estrechas, sin veredas ¿para qué? Son apenas cinco que van del río a las montañas, y otras tres o cuatro perpendiculares a las primeras.

Subiendo por una de esas que bordea la plaza dejamos atrás el pueblito, rumbo a los molinos de agua. Primero unos 10 minutos de trayecto en vehículo hasta las orillas del río Jarca, y luego a caminar. Las aguas cristalinas del Jarca cantan entre las piedras bajando por el torrente que se abre camino entre inmensas rocas, en un lecho bordeado por dos cadenas de cerros.

Río arriba, en el horizonte –que no parece demasiado lejano–, un trío de montañas luce, en empinadas laderas –donde no las cubre la vegetación– sus colores rojizos, grises, verduzcos, ocres.

Ahí arriba, donde desaparece el cañadón, nace el río Jarca, “de un ojo de agua que sale de la base del cerro”, explica Reynaldo Luján Ferrufino, Intendente Municipal en funciones y guía improvisado.

Juncos, arbustos, algunos molles, sotos,  otros árboles y multitud de plantas cubren el accidentado lecho del torrente y su verdor asciende las laderas de tierra colorada. Un estrecho sendero que parece jugar a las escondidas con el río, y con el caminante, lleva a los molinos: hay varios, alguno en ruinas, el resto no, pero cerrados  –con puertas sin llave– pues no es la época de molienda. Todos están pegados a una u otra de las laderas que bordean el río.

En su interior, el ambiente limpio y blanqueado por el polvo de los cereales molidos, huele a pito de cebada, a harina de trigo o de maíz… a molino de agua. Las muelas de piedra, inmóviles, parecen reposar sólo desde hace un momento. Todo el aparejo, de madera: embudo cuadrado donde se vacía el grano entero, canal por el que éste llega al centro de la muela superior, tarabilla cuya vibración determina la cantidad de grano que cae, parecen dormir un descanso pasajero. Mágico lugar ese donde el agua y el ingenio milenario agrega valor, al molerlo, al fruto de la tierra y del trabajo del hombre.

Tubérculos, maíz, trigo, cebada, ajo, cebolla y otras verduras produce Sicaya. La agricultura es la principal actividad económica de sus habitantes. Le sigue la crianza de animalitos: reses, ovejas y cabras.

Precisamente, un rebaño de ovejas aparece de pronto entre las matas de la ladera y se desparrama presuroso en el fondo del estrecho valle. Junto con las ovejas, irrumpen un chivo y una cabra –marrón y negro ambos– y un perro. Detrás, una joven pastora, pollera verde, falda beige, de bayeta ambas, corre ligera para recuperar su rebaño y devolverlo a ladera. “Quince ovejas son”, responde sonriendo. Las ovejas aprovechan la pausa para continuar pastando de manera furtiva. Las cabras  son serias, el chivo  mira fijo, absorto al fotógrafo o a la cámara. No se le mueve un músculo, hasta que la vara de la pastora lo arranca de su concentración y abandona el río junto con su compañera y las cabras, trotando hacia arriba.

Paisaje de cuento pastoral el de Sicaya: sereno y plácido. Quizás menos plácido hace unos 60 años.

“Yo he vivido aquí desde mis cuatro años, he visto en mi infancia el maltrato que daban a la gente del campo los patrones. En mi vida, lo único que yo recuerdo es haber sufrido mucho, desde temprana edad, porque mi padre murió sirviendo a un patrón, a Luis Vargas, a mi madre la botó cuando murió mi padre quitándonos lo que le pertenecía en derecho, de las cosechas”, recuerda Óscar Antezana. Tiene 89 años, don Óscar, y la memoria fresca. Él ha sido corregidor del pueblo a sus 21 años y ha hecho construir “dos aulas en un canchón que llamaban cárcel, la primera escuela que Sicaya ha tenido propia”, cuenta. “Después de algún tiempo, me nombran dirigente sindical de los campesinos”, recuerda don Óscar. Él fue uno de los gestores para que Sicaya se constituya en municipio, en 1984. “La vida ahora me parece muy tranquila, al extremo de que los uniformados que vienen aquí se aburren, se dicen ¿para qué estamos aquí?”, agrega.

Eugenia Vargas recuerda que Sicaya “era un pueblito pequeño, pero era sufrimiento de todo, más que todo del agua (...) Ahora tenemos agua de vertiente, yo he trabajado cavando con todo el pueblo, de eso hace más  de ocho años”.

Francisco Fora cuenta que “antes la vida era un sufrimiento, no teníamos camino, ni puente. Sufríamos mucho sin colegios, era desierto, alejados estábamos. De ese tiempo a ahora, con la creación de la tercera sección con el municipio de Sicaya, se ha reaccionado, está normal.

Los migrantes que se han ido de Sicaya han vuelto, porque hay prosperidad”.

 

Las  canteras

Al frentedel pueblo, al otro lado del río, los cerros colorados con motas verdes de hierba dejan ver unas inmensas manchas blancas: son las canteras de yeso. Los hombres trabajan esas gigant

escas heridas de la montaña,  provocadas primero con dinamita, continuadas luego con unos mazos de largo  mango –cuyos golpes repetidos  rajan los grandes trozos blancos arrancados al cerro por la explosión– y gruesas barretas que terminan partiendo las piedras, hasta tener un tamaño adecuado para  “armar la bóveda” en los hornos cilíndricos y “quemarlas” con el fuego de leña. Luego, esas piedras serán molidas en molinos artesanales movidos con motores a explosión. El polvo resultante, embolsado, partirá a Cochabamba o a otras provincias, donde servirá para la obra fina de las construcciones. Un poco de Sicaya en las paredes de toda Cochabamba.

 

clg_9812.jpg

TRADICIONES
DANIEL JAMES

YESO

las canteras de sicaya producen yeso,  el otro  componente de la economía del lugar, luego de la agropecuaria.

Tus comentarios

Anuncios destacados

$us 600
Casa / Chalet Alquiler

600$US Casa independiente con amplio TINGLADO,...

$us 10 000
Casa / Chalet Anticrético

10000$US. Casa independiente inmediaciones km7...

$us 60 000
Local Comercial Anticrético

$us60000- VILLA BUSCH sobre avenida inmediaciones...

$us 122 000
Casa / Chalet Venta

122000$US Casa como terreno inmediaciones...

$us 350
Departamento Alquiler

350$us Departamento Automovil Club, 3dormitorios...

Más en Actualidad

Ramadas estaba de fiesta, estaba de feria, “la más importante de la región andina de Cochabamba”, dice complacido Fernando Ortega, secretario general del...
Según la Academia Estadounidense de Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva (AAFPRS), en el año 2017, el 55 por ciento de cirujanos plásticos faciales se...
Ya se vive la fiebre del Mundial y la mayoría –si no son todos– de los varones están prendidos frente a una pantalla mirando los partidos que se disputan día a...

Culminaron los XI Juegos Suramericanos Cocha 2018 y amerita efectuar un análisis de lo ocurrido antes, durante y después.
La Asamblea General de las Naciones Unidas eligió la semana pasada como su próxima presidenta a la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés. Constituye la cuarta mujer que dirigirá el...
Tras cada una de las brazadas de la boliviana Karen Tórrez Guzmán –recordista nacional y trimedallista suramericana de los Juegos Cocha 2018– hay una vida de disciplina, alegrías y triunfos; pero...
El lago Titicaca, sus nevados milenarios y su energía concentrada son mucho más que una atracción turística. Su valor ecológico resulta fundamental para la vida de especies de flora y fauna, únicas...

En Portada
Félix Sejas Hinojosa (34), autor del feminicidio de Maeva Quispe Ortiz (19), fue sentenciado la tarde de hoy a 30 años de cárcel en el penal de El Abra, tras...
Con este resultado, la albiceleste pierde casi todas sus probabilidades de continuar vigente en Rusia 2018 y avanzar a los octavos de final. El panorama para...

"Quiero decirle a la población de Pando que no tiene porque que temer. Están desplazados adecuadamente nuestros grupos tácticos y hemos reforzado la seguridad...
"Son acusaciones temerarias y descalificadas de un sujeto que estaba adoptando las medidas preparatorias para fugarse a Brasil. Él está siendo investigado por...
La intendenta Luz Rojas indicó hoy que bajó el consumo de bebidas alcohólicas en diferentes lugares durante la celebración del Año Nuevo Andino-Amazónico, en...
El ministerio de Comunicación de Bolivia cuestionó hoy una publicación del diario chileno "El Mercurio", en la que se hace referencia al presidente, Evo...

Actualidad
El ministerio de Comunicación de Bolivia cuestionó hoy una publicación del diario chileno "El Mercurio", en la que se...
"Basta de violencia", clamaron hoy miles de habitantes de Masaya que recibieron la visita solidaria de los obispos...
El presidente de Brasil, Michel Temer, ratificó hoy que "no hay cómo cerrar la frontera" terrestre con Venezuela, por...
Casi una docena de estados presentaron hoy una demanda ante una corte federal estadounidense contra la política del...

Deportes
Argentina quedó ayer a un paso de la eliminación del Mundial de fútbol de Rusia 2018 al caer goleada por 3-0 ante...
Con un gol de Kilyan Mbappé en el minuto 34, Francia venció ayer (1-0) a Perú en Ekaterimburgo, y se clasificó a los...
Lionel Messi dejó anoche el estadio mundialista de Nizhni Nóvgorod con los ojos enrojecidos e hinchados, la mirada...
Tras rascar un empate en su estreno en el Mundial de Rusia 2018 contra Argentina, la debutante Islandia se enfrenta hoy...

Tendencias
"Koko llegó a millones de personas como embajadora de todos los gorilas y un icono de comunicación y empatía entre...
Varias ratas ingresaron a un cajero automático en el Estado de Assam, en el nordeste de India, para mordisquear...
Un detector de bruxismo, un sistema que ayuda a gestionar eventos, un panel de control para el manejo de páginas web,...
Con 340 días, Scott Kelly es el astronauta de la NASA que más tiempo ha pasado en el espacio. Ahora, ya retirado,...

Doble Click
Estamos hambrientos… pero de fútbol. En la cancha y en la comida, los peruanos tienen pocos rivales. Por eso, el...
22/06/2018 Espectáculos
Tres poetas reconocidas darán lecturas de poesía hoy en el Ushuaia Lounge (calle Beni entre Santa Cruz y Tomás Frías) a...
En abril, BBC Culture sondeó a expertos alrededor del mundo para que eligieran cinco historias de ficción que...
La primera obra pictórica de Leonardo Da Vinci es una placa en terracota datada en 1471 que representa a un joven...