Dos figuras del PSG brillan: Cavani y Mbappé, ¿será el turno de Neymar?

Fútbol Int.
Publicado el 02/07/2018 a las 0h11

Sea cual sea el resultado final, el Mundial ya tiene un primer ganador y se llama Nasser Al-Khelaifi. El multimillonario propietario del Paris Saint-Germain pudo ver en cuestión de seis horas los resultados de su fastuosa obra con las exhibiciones de Kylian Mbappé y Edinson Cavani. Ahora sólo le falta que Neymar convierta la pirotecnia en oro.

No pudo haber una persona más feliz el sábado que el jeque del PSG, quien desde su televisor asistió a la consagración de una gran estrella, de nombre Mbappé, en el mismo día en el que el Mundial mandaba a casa a las dos mayores estrellas de la última década, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Más allá de si esto tuvo un valor simbólico o no, lo cierto es que el magnate del club francés encontró motivos para el regocijo, para convencer a los escépticos de que sus actos en el PSG no son despilfarro, sino inversión.

Mbappé llegó a París la pasada temporada en mitad de toda una ingeniería contable. Tras pagar 222 millones de euros (260 millones de dólares) al Barcelona por Neymar, las reglas del "fair play" financiero le impedían comprar a otro jugador. Lo que se "inventó"  Al-Khelaifi fue una cesión con opción obligatoria a compra. Y así, con el compromiso de pagar al Monaco 180 millones de euros la siguiente temporada, que será la venidera, se llevó a la gran joya francesa.

Sus 21 goles y 16 asistencias en 44 partidos con el PSG fueron excelentes números, pero la ola de la Liga de Campeones aguó cualquier consideración mayor. Su eliminación ante el Real Madrid en octavos de final dejó en menor cualquier análisis sobre el rendimiento del equipo y los jugadores del club francés. En este Mundial, y particularmente ante la Argentina de Messi,

Mbappé sí demostró que está hecho del material con el que se forjan las megaestrellas.

Dos horas después de su exhibición, entró en escena en Sochi la Uruguay de Cavani, quien realizó otro encuentro de leyenda. Dos soberbios goles que no sólo dieron el pase a su selección ante la Portugal de Cristiano Ronaldo, sino que sirvieron para reivindicar su estatus de estrella no del todo reconocido a veces.

La incertidumbre es comprobar si la obra de arte que esculpió ante Portugal será su última del Mundial, pues se retiró con un pinchazo muscular que quizá le aparte como poco del próximo partido ante Francia.

 

ESPERAN POR NEYMAR

Mientras, el Mundial sigue esperando a Neymar, el tercer vértice del triángulo dorado del PSG. Hasta el momento, en las actuaciones del brasileño, un gol irrelevante en tres partidos, fueron más fuegos artificiales que muestras tangibles de talento.

Su partido de hoy ante México será la oportunidad de reivindicar una indudable categoría que todavía no mostró en el Mundial. El guante ya lo lanzaron Mbappé y Cavani, quienes confirmaron que son estrellas de clase mundial.

Ha votado 'Indignado'. ¡Gracias por su voto!
Tus comentarios