Los yuquis olvidan sus costumbres y adquieren otras para sobrevivir

Cochabamba
Publicado el 21/01/2018 a las 0h00

Descalza, de piel morena, de ojos rasgados, con canas y arrugas en el rostro, Elsa Guaguasu Isategua, de 67 años, es una de las pocas mujeres yuquis que alcanzó esa edad a pesar de la baja expectativa de vida de esta comunidad indígena.

Al margen de la tuberculosis, una enfermedad que no superaron en los últimos años, los indígenas abandonan poco a poco la caza y se dedican al cultivo de productos para subsistir. Las condiciones del territorio donde habitan cambiaron debido a las crecientes invasiones de colonos.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

Según la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), esta población originaria es la más vulnerable y corre el riesgo de desaparecer. Algunos investigadores indican que en la década de los 60 existían unos 2.000 yuquis, pero la población fue disminuyendo debido a la desnutrición, la tuberculosis y la micosis pulmonar.

El cacique José Isategua indicó que hace unos 12 años eran 500 y que ahora son sólo 250. Sin embargo, el asambleísta Abel Iaira, que representa a esta población, indica que son más de 380 originarios.

Elsa vive como los otros miembros de su pueblo en Bía Recuaté, en el municipio de Chimoré, donde el Gobierno nacional los ubicó en una superficie de 115 hectáreas. Desde entones, la población, que era nómada y se dedicaba a la caza y a la pesca para sobrevivir, tuvo que volverse sedentaria. Poco a poco fueron perdiendo estas habilidades porque cada vez hay menos animales para cazar y la pesca no es tan buena como antes.

Una comisión de autoridades de la Gobernación y la Asamblea departamental ingresó hace una semana para verificar las condiciones en las que habita este pueblo.

Al ver llegar a los visitantes, Elsa les ofreció carne de chancho de monte que su hijo Marcelo cazó con una escopeta antigua. Minutos antes había hecho cocer el alimento en una parrilla improvisada con las ramas verdes de un árbol

En el lugar se instaló una pequeña carpa para protegerse de la lluvia. Debajo se puede observar dos colchones cubiertos con mosquiteros para evitar picaduras. Los insectos proliferan en esta época del año.

Anteriormente, los yuquis cazaban con flechas que ellos mismos fabricaban, pero sus costumbres han cambiado desde que los originarios dejaron de vivir aislados y fueron contactados por misiones religiosas protestantes y católicas, en década de los 70.

Marcelo relató que tuvo suerte en la caza, porque esos animales ya no aparecen con frecuencia.

El representante de los originarios, José Isategua, afirmó anteriormente que los colonos invaden con frecuencia su territorio para sembrar coca. “Eso es lo que no queremos. Sus avances ahuyentan a los animales, además pescan en nuestro territorio, no piden permiso a nuestros caciques”, manifestó.

La población olvida poco a poco las viejas costumbres para aprender otras, como la agricultura. Hace cuatro años, sólo algunos sembraban, pero ahora casi todos los originarios cultivan yuca, arroz, maíz y plátano. “Pero no están acostumbrados a sembrar en gran cantidad o para vender; ellos intercambian sus cosechas”, indicó Iaira.

Lo que diferencia a los yuquis de otros pueblos originarios es que nunca fueron agricultores y nunca construyeron una vivienda para ser habitada de manera permanente, resalta el investigador Roy Querejazu Lewis, en su libro titulado “Los yuquis”.

“Hay tierra, lo que nos falta es semilla”, dijo Lorena Conatiri, una mujer yuqui de 28 años de edad que es madre de tres hijos. El menor de ellos tiene sólo dos meses y lo carga en un aguayo que le regaló su tía. Pero esta mujer indígena también cría a sus cuatro hermanitos menores porque su madre murió hace dos años, con sólo 48 años de edad, debido a la tuberculosis.

Su marido, un camba que conoció mientras trabajaba en la cocina de una empresa ubicada en Chimoré, no le apoyó con el tratamiento, relata Lorena.

Ella se siente discriminada porque los colonos o “pluris”, como ellos llaman a la migrantes de la zona andina del país los tachan de “flojos”. “Dicen que no sabemos trabajar, ven que somos originarios y no nos quieren dar trabajo. Antes trabajaba de mesera en una pensión pero ahora no puedo trabajar”, dijo.

A diferencia del padre de sus hermanos, su esposo aceptó mantener a toda su familia. “A veces no tengo dinero, pero siempre hay algo que llevarnos a la boca. Mi esposo no me ha abandonado, no me ha dicho que bote a mis hermanos, me dice que salga adelante con mis hermanitos. Cuando la gente nos ve andar a todos juntos, hablan de todo, pero ellos no saben”, manifestó.

Como los hermanos de Lorena, en Bía Recuaté hay 13 niños huérfanos de entre seis y 13 años que están a cargo de la comunidad, que ha contratado una trabajadora social que se encarga de ellos.

Ella mide un poco más de 1,50 metros y, como todos los de su pueblo, le faltan dientes, tiene los ojos rojos, porque se recupera de una conjuntivitis que ha afectado a toda la comunidad debido a las condiciones climáticas.

Las inundaciones en Bía Recuaté ocasionaron que alrededor de 14 familias yuquis abandonen sus tierras y migren a la ciudad para pedir ayuda. Algunos tienen un cuarto alquilado en el pueblo de Chimoré, pero volverán en febrero cuando inicien las clases.

 

1_2_me_3_laura_manzanera.jpg

Un indígena cocina su alimento en una parrilla improvisada con ramas verdes.
Laura Manzaneda

PIDEN AYUDA

Lluvias traen enfermedades y mosquitos

La época de lluvias es crítica en la comunidad de los yuquis debido a que el suelo permanece constantemente mojado y el lodo se pudre, a eso se suma que los mosquitos proliferan en el lugar.

Debido a esa situación, la población originaria sale del lugar al pueblo de Chimoré a trabajar o pedir limosna.

En época de clases, ellos retornan a su comunidad con sus hijos, porque la situación mejora.

La primera semana de enero, 16 familias yuquis llegaron a la ciudad de Cochabamba pidiendo víveres. Ellos fueron acompañados por su cacique, José Isategua, quien aseguró que el agua los inundó el pasado 25 de diciembre. Permanecieron en la plaza 14 de Septiembre reuniendo víveres y prendas de vestir para las familias afectadas.

 

1_2_me_4_laura_manzanera.jpg

Una indígena yuqui cuida de su bebé que está acostado en el suelo.
Laura Manzaneda

ANÁLISIS

Hay que encarar el problema desde su realidad

José Antonio Rocha

Antropólogo

Hay encarar (el problema) desde ellos mismos, desde su realidad, si lo vemos de nuestra perspectiva siempre vamos a chocar. Su estilo de vida es muy diferentes a los collas.

No pensar que nosotros tenemos que resolver sus problemas. Que se vea desde su perspectiva y no desde nuestra perspectiva, para terminar diciendo ellos son flojos cuando en realidad no es cuestión de flojera, sino de estilo de vida, ellos saben cuándo tienen que moverse y cuándo no. El problema es muy complejo, hay que darse la tarea de enfrentarlo en coordinación directa con ellos mismos.

Los collas pudieron adaptarse porque no había grandes diferencias. Creo que los factores como reunirlos en un solo territorio, cuando ellos estaban acostumbrados a moverse de un lado a otro. Cuando su territorio disminuye, se constituye en un choque con su forma de vida. Se han acostumbrado a que deben proveerlos de todo y ellos no harán grandes esfuerzo como lo hacían antes para sobrevivir.

 

SEPA MÁS

La población disminuye con el pasar del tiempo

En la década de los 60, existían unos 2.000 yuquis, pero la población fue disminuyendo debido a la desnutrición, tuberculosis y micosis pulmonar. Actualmente, las autoridades calculan una población de 380 originarios.

 

El paso de nómadas a sedentarios

El pueblo originario tiene 115 hectáreas en el municipio de Chimoré. Antes, la población era nómada y se dedicaba a la caza y la pesca para sobrevivir, tuvo que volverse sedentaria y poco a poco fue perdiendo estas habilidades.

 

Solían tener esclavos para servirlos

Los yuquis tenían esclavos que en su mayoría eran niños y mujeres que quedaban después de enfrentamientos con otros grupos originarios o colonos andinos.

 

 

DIFERENTES OPINIONES

"La comunidad de Bía Recuaté no está inundada. Hemos venido a ver el centro de salud, su situación productiva. Una mayoría ha empezado a producir yuca y plátano, eso es importantísimo en la adecuación a su vida sedentaria. La posta está activa con dos médicos y una enfermera.

Vamos a conversar con el Sedag para ver cómo se puede apoyar a la producción".

Soledad Delgadillo

Gobernación

 

"La desnutrición y enfermedades pulmonares están acabando con el pueblo yuqui. Desde muy jóvenes pierden la dentadura. No hay atención oportuna, la situación es muy crítica, no hay proyectos, programas para apoyarlos y se les está empujando a la extinción. Cuando eso pase, seguramente este territorio será entregado a los cocaleros".

Lizeth Beramendi

Asambleísta

 

"No se ha inundado, en esta época de lluvias ellos salen a pedir algún regalo, pero vuelven para la época de clases. Ellos no cumplen el tratamiento (para la tuberculosis), hay resistencia a curarse, quizá ellos no saben. Algunas personas han salido por voluntad propia a pedir víveres para ellos, pero como ha visto, el lugar no está inundado".

Abel Iaira

Asambleísta yuqui

 

"No somos agricultores, hacemos chaquito para sobrevivirnos, no para comercializar. De la pesca, de la cacería, recolección de fruta y miel es de lo que sobrevivimos. Los colonos invaden cada vez más nuestro territorio, siembran coca, eso es lo que no queremos. Nos sentimos discriminados, las autoridades no nos toman en cuenta".

José Isategua

Cacique Yuqui

 

"Aquí se sufre mucho. En época de lluvia tenemos que tomar agua turbia de río, se filtra con tela, pero hace dar vómitos y diarrea. De dónde vamos a tomar, no hay otra, sí o sí de ahí tenemos que tomar. Cuando alguien se enferma y lo llevan al hospital, vamos toda la familia; niños, adultos, ancianos, así andamos. Comemos fruta, yuca y pescado pero en época de lluvia no hay peces".

Lorena Conatiri

Indígena yuqui

 

"Antes cazábamos monos y jochis con flecha, mis hijos saben, pero mis nietos no, son chiquitos. Nos estamos dedicando más a la agricultura sembramos yuca, plátano y maíz. Cuando nos enfermemos, acudimos a la posta de salud, no nos curamos con plantas, pero hay una raíz amarga que se usa para curar la diarrea, no me acuerdo el nombre".

Jonathan Isategua

Indígena yuqui

 

1_2_me_2_laura_manzanera.jpg

Elsa Guguasu, en su casucha improvisada, muestra su cédula de identidad.
Laura Manzaneda

La Gobernación dejó de pagar gastos médicos

El cacique del pueblo yuqui, José Isategua, denunció que hace más de cuatro años la Prefectura —ahora Gobernación— corría con los gastos médicos de los indígenas cuando éstos eran hospitalizados.

“Tenemos recursos que nos asignan por la explotación de madera, casi la totalidad de esos recursos se usan para pagar las cuentas en los hospitales de Chimoré, Villa Tunari y el Hospital Viedma”, dijo Isategua.

El representante indicó que es necesario que se cubran todos los gastos de salud del pueblo.

El centro de Salud de Bía Recuaté tiene medicamentos que son cubiertos por la Ley 475 de Prestaciones de Servicios de Salud Integral. El programa cubre los gastos médicos de mujeres embarazadas, en edad fértil, niños menores de cinco años, mayores de 60 y personas con discapacidad.

Casi la totalidad de los originarios sufrió conjuntivitis. Se trata de una epidemia, aseguran. La enfermedad también afecta a varios centros poblados de los municipio del trópico de Cochabamba.

 

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol prolifera entre los más jóvenes de los yuquis. Ellos comienzan a consumir alcohol medicinal con agua. “Copian esas costumbres de la gente del pueblo. Cuando nos ven, ellos se ocultan”, dijo el asambleísta yuqui, Abel Iaira.


Más en Cochabamba

Esta mañana, comunitarios encontraron el vehículo que fue arrastrado ayer por la repentina crecida del río Arque. Sin embargo, aún se busca al niño que se...
Tras la caída de un árbol de paraíso en la av. Atahuallpa sobre un taxitrufi, la Alcaldía de Cochabamba informó que requiere 1,5 millones de bolivianos para la...
Siete de los 12 parques que son administrados por la Empresa Municipal de Áreas Verdes y Recreación Alternativa (Emavra) cuentan con piscinas y chapoteadores...

Estudiantes del colegio Pedro Poveda presentaron a “Kunturillo”, un personaje de la cultura tiahuanacota que se encargará de sensibilizar a la población sobre la relación con el agua
El tercer empresario del caso Mochilas que comenzó a ser investigado por el informe de presunta legitimación de ganancias ilícitas de la Unidad de Investigaciones Financieras
Los plazos procesales del caso por el puente colapsado se encuentran detenidos. Esto debido a que se están subsanando todos los recursos y problemas que se presentaron una vez que salió la acusación
El mal tiempo cobró su segunda víctima ayer en Cochabamba con la desaparición de un niño en el río Arque, a más de 50 kilómetros de la ciudad de Cochabamba

En Portada
La Federación de Campesinos de Santa Cruz anunció que presentará, este lunes, una querella por el presunto delito de discriminación, en contra de la mujer que...
El equipo atigrado logró mantener el liderato de la Clausura esta tarde al vencer a Guabirá con un amplio marcador (6-0) en el estadio Hernando Siles de La...

La jueza Claudia Castro determinó este viernes la detención domiciliaria de Mariela Valdez, exfuncionaria del Banco Unión que denunció el desfalco de Bs 37,6...
El presidente Evo Morales reveló ayer que solicitó ayuda al presidente de China, Xi Jinping, para encarar la denominada "guerra digital" en las redes sociales...
La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz capturó hoy a dos chóferes que aprovechando la ebriedad de sus eventuales viajeros los dopaban...
Un grupo de residentes bolivianos en Argentina protestaron esta mañana en la X Entrada Folklórica de Integración Cultural, Bolivia Baila, en Buenos Aires,...

Actualidad
La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz capturó hoy a dos chóferes que aprovechando la ebriedad...
Con una bebé en los brazos, Jonathan sube a una nutrida balsa en la orilla del río Suchiate para cruzar a México, país...
La jueza Claudia Castro determinó este viernes la detención domiciliaria de Mariela Valdez, exfuncionaria del Banco...
La Federación de Campesinos de Santa Cruz anunció que presentará, este lunes, una querella por el presunto delito de...

Deportes
El equipo atigrado logró mantener el liderato de la Clausura esta tarde al vencer a Guabirá con un amplio marcador (6-...
Royal Pari logró superar hoy a Universitario por un tanto contra cero en el estadio Patria de Sucre, en el choque de la...
El astro argentino del Barcelona Leo Messi estará unas tres semanas de baja tras sufrir este sábado una fractura en el...
Los encuentros ante San José en Oruro y The Strongest en el Capriles serán determinantes para las aspiraciones que...

Tendencias
“Para cocinar platos de otros países primero tengo que respetarlo, para eso debo aprender bien todo, desde cómo se come...
La insulina es la terapia más poderosa disponible actualmente para tratar la diabetes, pero pese a ello muchos...
WhatsApp, la red de mensajería más usada en el mundo, está preparando un nuevo modo, el de vacaciones que permitirá...
La compañía japonesa Docomo lanzará el mes próximo lo que considera el teléfono inteligente más fino y ligero del mundo...

Doble Click
"Bolivia baila en Argentina" es la entrada folklórica más grande de residentes en Argentina, se estima que más de 10...
Samuel Maita, un artista plástico cochabambino especializado en la técnica de grabado, expone 14 de sus obras en Buenos...
La reconocida coreógrafa Camila Rocha Scardino dará un taller de creación escénica para danza y teatro en La Madriguera...
Gran éxito tuvo la tercera versión del 48 Hour Films Project Cochabamba (48 HFP) realizado hace dos semanas. El...