Los yuquis olvidan sus costumbres y adquieren otras para sobrevivir

Cochabamba
Publicado el 21/01/2018 a las 0h00

Descalza, de piel morena, de ojos rasgados, con canas y arrugas en el rostro, Elsa Guaguasu Isategua, de 67 años, es una de las pocas mujeres yuquis que alcanzó esa edad a pesar de la baja expectativa de vida de esta comunidad indígena.

Al margen de la tuberculosis, una enfermedad que no superaron en los últimos años, los indígenas abandonan poco a poco la caza y se dedican al cultivo de productos para subsistir. Las condiciones del territorio donde habitan cambiaron debido a las crecientes invasiones de colonos.

Según la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), esta población originaria es la más vulnerable y corre el riesgo de desaparecer. Algunos investigadores indican que en la década de los 60 existían unos 2.000 yuquis, pero la población fue disminuyendo debido a la desnutrición, la tuberculosis y la micosis pulmonar.

El cacique José Isategua indicó que hace unos 12 años eran 500 y que ahora son sólo 250. Sin embargo, el asambleísta Abel Iaira, que representa a esta población, indica que son más de 380 originarios.

Elsa vive como los otros miembros de su pueblo en Bía Recuaté, en el municipio de Chimoré, donde el Gobierno nacional los ubicó en una superficie de 115 hectáreas. Desde entones, la población, que era nómada y se dedicaba a la caza y a la pesca para sobrevivir, tuvo que volverse sedentaria. Poco a poco fueron perdiendo estas habilidades porque cada vez hay menos animales para cazar y la pesca no es tan buena como antes.

Una comisión de autoridades de la Gobernación y la Asamblea departamental ingresó hace una semana para verificar las condiciones en las que habita este pueblo.

Al ver llegar a los visitantes, Elsa les ofreció carne de chancho de monte que su hijo Marcelo cazó con una escopeta antigua. Minutos antes había hecho cocer el alimento en una parrilla improvisada con las ramas verdes de un árbol

En el lugar se instaló una pequeña carpa para protegerse de la lluvia. Debajo se puede observar dos colchones cubiertos con mosquiteros para evitar picaduras. Los insectos proliferan en esta época del año.

Anteriormente, los yuquis cazaban con flechas que ellos mismos fabricaban, pero sus costumbres han cambiado desde que los originarios dejaron de vivir aislados y fueron contactados por misiones religiosas protestantes y católicas, en década de los 70.

Marcelo relató que tuvo suerte en la caza, porque esos animales ya no aparecen con frecuencia.

El representante de los originarios, José Isategua, afirmó anteriormente que los colonos invaden con frecuencia su territorio para sembrar coca. “Eso es lo que no queremos. Sus avances ahuyentan a los animales, además pescan en nuestro territorio, no piden permiso a nuestros caciques”, manifestó.

La población olvida poco a poco las viejas costumbres para aprender otras, como la agricultura. Hace cuatro años, sólo algunos sembraban, pero ahora casi todos los originarios cultivan yuca, arroz, maíz y plátano. “Pero no están acostumbrados a sembrar en gran cantidad o para vender; ellos intercambian sus cosechas”, indicó Iaira.

Lo que diferencia a los yuquis de otros pueblos originarios es que nunca fueron agricultores y nunca construyeron una vivienda para ser habitada de manera permanente, resalta el investigador Roy Querejazu Lewis, en su libro titulado “Los yuquis”.

“Hay tierra, lo que nos falta es semilla”, dijo Lorena Conatiri, una mujer yuqui de 28 años de edad que es madre de tres hijos. El menor de ellos tiene sólo dos meses y lo carga en un aguayo que le regaló su tía. Pero esta mujer indígena también cría a sus cuatro hermanitos menores porque su madre murió hace dos años, con sólo 48 años de edad, debido a la tuberculosis.

Su marido, un camba que conoció mientras trabajaba en la cocina de una empresa ubicada en Chimoré, no le apoyó con el tratamiento, relata Lorena.

Ella se siente discriminada porque los colonos o “pluris”, como ellos llaman a la migrantes de la zona andina del país los tachan de “flojos”. “Dicen que no sabemos trabajar, ven que somos originarios y no nos quieren dar trabajo. Antes trabajaba de mesera en una pensión pero ahora no puedo trabajar”, dijo.

A diferencia del padre de sus hermanos, su esposo aceptó mantener a toda su familia. “A veces no tengo dinero, pero siempre hay algo que llevarnos a la boca. Mi esposo no me ha abandonado, no me ha dicho que bote a mis hermanos, me dice que salga adelante con mis hermanitos. Cuando la gente nos ve andar a todos juntos, hablan de todo, pero ellos no saben”, manifestó.

Como los hermanos de Lorena, en Bía Recuaté hay 13 niños huérfanos de entre seis y 13 años que están a cargo de la comunidad, que ha contratado una trabajadora social que se encarga de ellos.

Ella mide un poco más de 1,50 metros y, como todos los de su pueblo, le faltan dientes, tiene los ojos rojos, porque se recupera de una conjuntivitis que ha afectado a toda la comunidad debido a las condiciones climáticas.

Las inundaciones en Bía Recuaté ocasionaron que alrededor de 14 familias yuquis abandonen sus tierras y migren a la ciudad para pedir ayuda. Algunos tienen un cuarto alquilado en el pueblo de Chimoré, pero volverán en febrero cuando inicien las clases.

 

1_2_me_3_laura_manzanera.jpg

Un indígena cocina su alimento en una parrilla improvisada con ramas verdes.
Laura Manzaneda

PIDEN AYUDA

Lluvias traen enfermedades y mosquitos

La época de lluvias es crítica en la comunidad de los yuquis debido a que el suelo permanece constantemente mojado y el lodo se pudre, a eso se suma que los mosquitos proliferan en el lugar.

Debido a esa situación, la población originaria sale del lugar al pueblo de Chimoré a trabajar o pedir limosna.

En época de clases, ellos retornan a su comunidad con sus hijos, porque la situación mejora.

La primera semana de enero, 16 familias yuquis llegaron a la ciudad de Cochabamba pidiendo víveres. Ellos fueron acompañados por su cacique, José Isategua, quien aseguró que el agua los inundó el pasado 25 de diciembre. Permanecieron en la plaza 14 de Septiembre reuniendo víveres y prendas de vestir para las familias afectadas.

 

1_2_me_4_laura_manzanera.jpg

Una indígena yuqui cuida de su bebé que está acostado en el suelo.
Laura Manzaneda

ANÁLISIS

Hay que encarar el problema desde su realidad

José Antonio Rocha

Antropólogo

Hay encarar (el problema) desde ellos mismos, desde su realidad, si lo vemos de nuestra perspectiva siempre vamos a chocar. Su estilo de vida es muy diferentes a los collas.

No pensar que nosotros tenemos que resolver sus problemas. Que se vea desde su perspectiva y no desde nuestra perspectiva, para terminar diciendo ellos son flojos cuando en realidad no es cuestión de flojera, sino de estilo de vida, ellos saben cuándo tienen que moverse y cuándo no. El problema es muy complejo, hay que darse la tarea de enfrentarlo en coordinación directa con ellos mismos.

Los collas pudieron adaptarse porque no había grandes diferencias. Creo que los factores como reunirlos en un solo territorio, cuando ellos estaban acostumbrados a moverse de un lado a otro. Cuando su territorio disminuye, se constituye en un choque con su forma de vida. Se han acostumbrado a que deben proveerlos de todo y ellos no harán grandes esfuerzo como lo hacían antes para sobrevivir.

 

SEPA MÁS

La población disminuye con el pasar del tiempo

En la década de los 60, existían unos 2.000 yuquis, pero la población fue disminuyendo debido a la desnutrición, tuberculosis y micosis pulmonar. Actualmente, las autoridades calculan una población de 380 originarios.

 

El paso de nómadas a sedentarios

El pueblo originario tiene 115 hectáreas en el municipio de Chimoré. Antes, la población era nómada y se dedicaba a la caza y la pesca para sobrevivir, tuvo que volverse sedentaria y poco a poco fue perdiendo estas habilidades.

 

Solían tener esclavos para servirlos

Los yuquis tenían esclavos que en su mayoría eran niños y mujeres que quedaban después de enfrentamientos con otros grupos originarios o colonos andinos.

 

 

DIFERENTES OPINIONES

"La comunidad de Bía Recuaté no está inundada. Hemos venido a ver el centro de salud, su situación productiva. Una mayoría ha empezado a producir yuca y plátano, eso es importantísimo en la adecuación a su vida sedentaria. La posta está activa con dos médicos y una enfermera.

Vamos a conversar con el Sedag para ver cómo se puede apoyar a la producción".

Soledad Delgadillo

Gobernación

 

"La desnutrición y enfermedades pulmonares están acabando con el pueblo yuqui. Desde muy jóvenes pierden la dentadura. No hay atención oportuna, la situación es muy crítica, no hay proyectos, programas para apoyarlos y se les está empujando a la extinción. Cuando eso pase, seguramente este territorio será entregado a los cocaleros".

Lizeth Beramendi

Asambleísta

 

"No se ha inundado, en esta época de lluvias ellos salen a pedir algún regalo, pero vuelven para la época de clases. Ellos no cumplen el tratamiento (para la tuberculosis), hay resistencia a curarse, quizá ellos no saben. Algunas personas han salido por voluntad propia a pedir víveres para ellos, pero como ha visto, el lugar no está inundado".

Abel Iaira

Asambleísta yuqui

 

"No somos agricultores, hacemos chaquito para sobrevivirnos, no para comercializar. De la pesca, de la cacería, recolección de fruta y miel es de lo que sobrevivimos. Los colonos invaden cada vez más nuestro territorio, siembran coca, eso es lo que no queremos. Nos sentimos discriminados, las autoridades no nos toman en cuenta".

José Isategua

Cacique Yuqui

 

"Aquí se sufre mucho. En época de lluvia tenemos que tomar agua turbia de río, se filtra con tela, pero hace dar vómitos y diarrea. De dónde vamos a tomar, no hay otra, sí o sí de ahí tenemos que tomar. Cuando alguien se enferma y lo llevan al hospital, vamos toda la familia; niños, adultos, ancianos, así andamos. Comemos fruta, yuca y pescado pero en época de lluvia no hay peces".

Lorena Conatiri

Indígena yuqui

 

"Antes cazábamos monos y jochis con flecha, mis hijos saben, pero mis nietos no, son chiquitos. Nos estamos dedicando más a la agricultura sembramos yuca, plátano y maíz. Cuando nos enfermemos, acudimos a la posta de salud, no nos curamos con plantas, pero hay una raíz amarga que se usa para curar la diarrea, no me acuerdo el nombre".

Jonathan Isategua

Indígena yuqui

 

1_2_me_2_laura_manzanera.jpg

Elsa Guguasu, en su casucha improvisada, muestra su cédula de identidad.
Laura Manzaneda

La Gobernación dejó de pagar gastos médicos

El cacique del pueblo yuqui, José Isategua, denunció que hace más de cuatro años la Prefectura —ahora Gobernación— corría con los gastos médicos de los indígenas cuando éstos eran hospitalizados.

“Tenemos recursos que nos asignan por la explotación de madera, casi la totalidad de esos recursos se usan para pagar las cuentas en los hospitales de Chimoré, Villa Tunari y el Hospital Viedma”, dijo Isategua.

El representante indicó que es necesario que se cubran todos los gastos de salud del pueblo.

El centro de Salud de Bía Recuaté tiene medicamentos que son cubiertos por la Ley 475 de Prestaciones de Servicios de Salud Integral. El programa cubre los gastos médicos de mujeres embarazadas, en edad fértil, niños menores de cinco años, mayores de 60 y personas con discapacidad.

Casi la totalidad de los originarios sufrió conjuntivitis. Se trata de una epidemia, aseguran. La enfermedad también afecta a varios centros poblados de los municipio del trópico de Cochabamba.

 

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol prolifera entre los más jóvenes de los yuquis. Ellos comienzan a consumir alcohol medicinal con agua. “Copian esas costumbres de la gente del pueblo. Cuando nos ven, ellos se ocultan”, dijo el asambleísta yuqui, Abel Iaira.


Más en Cochabamba

El programa "Mi Plano" de regularización avanza y este miércoles entregó los primeros 51 trámites de regularización de edificaciones en el municipio de Cercado...
Este domingo 24 de marzo se realizará en el municipio de Cliza la tradicional feria de la miel en su segunda versión.
La Gobernación de Cochabamba verificó este miércoles la llegada de 600 metros de tubería para la construcción de la aducción 2, tramo 1, del Complejo Múltiple...

Tiquipaya y Sipe Sipe cerraron seis bibliotecas en los dos últimos años, denunció ayer a las organizaciones y padres de familia la Asociación de Bibliotecarios de la provincia Quillacollo
Los contribuyentes con deudas impositivas por bienes inmuebles pueden beneficiarse con la condonación de multas de hasta un 100 por ciento con la Ley de Regularización Voluntaria de Impuestos a...
La alcaldesa de Sipe Sipe, María Heredia (MAS), eludió en los últimos siete meses 30 peticiones de informes del Concejo Municipal, entre ellos del hospital de Parotani
Aunque José María Leyes no se encuentra fungiendo como alcalde de Cochabamba, la Comisión de Ética del Concejo Municipal no dudó en dar la sanción máxima en dos casos

En Portada
El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, confirmó, tras una reunión con la Central Obrera Boliviana (COB), que el inicio de funciones de la nueva Gestora...
Este domingo 24 de marzo se realizará en el municipio de Cliza la tradicional feria de la miel en su segunda versión.

La Gobernación de Cochabamba verificó este miércoles la llegada de 600 metros de tubería para la construcción de la aducción 2, tramo 1, del Complejo Múltiple...
El juzgado Anticorrupción y Violencia de la ciudad de Cochabamba determinó hoy detención preventiva en el penal de Chonchocoro para Jhasmani Ramiro T. L. por...
El gobernador de La Paz, Félix Patzi, anuló hoy su firma del convenio intergubernamental del Sistema Único de Salud (SUS), luego de hallar "errores garrafales...
El ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, expresó hoy durante una visita a la comunidad de Papelpampa en el municipio de Chulumani, que si "el MAS...

Actualidad
Los indígenas de la nación Qhara Qhara que arribaron a La Paz el pasado lunes, tras una caminata de 40 días desde Sucre...
El director Nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), William Cordero, informó que ayer fue...
El programa "Mi Plano" de regularización avanza y este miércoles entregó los primeros 51 trámites de regularización de...
El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, confirmó, tras una reunión con la Central Obrera Boliviana (COB), que el...

Deportes
el proyecto prevé la modernización del Lockhart Stadium, donde la nueva franquicia del campeonato norteamericano jugará...
El Equipo Bolivia ganó 24 medallas en las pruebas de atletismo y en gimnasia rítmica de los Juegos Olímpicos Especiales...
En medio de lluvia, la selección nacional tuvo su primer entrenamiento en la cancha auxiliar de estadio Munsu de la...
El jugador Alejandro Chumacero, que milita en el club mexicano Puebla, señaló que aportará a la selección nacional que...
20/03/2019 Entretiempo

Tendencias
Finlandia es, por segundo año consecutivo, el país más feliz del mundo, seguido de Dinamarca y Noruega, según el...
Hoy es el Día Internacional de la Felicidad, iniciativa que fue creada el 2013 por las Naciones Unidas como...
Google presentó este martes una plataforma de juegos de video en streaming llamada Stadia, que permite jugar y crear...
París, Singapur y Hong Kong son las tres ciudades más caras del mundo, mientras que Caracas ocupa la última posición en...

Doble Click
Ana Fabiola Navia, quien ganó los títulos de Miss tradición, mejor talento y mejor sonrisa en las antesalas del...
La banda chilena Kudai lanzó, hace unos días, su nuevo disco "Laberinto", que marca su regreso. Las once canciones...
Disney cerró hoy la compra de 21st Century Fox, la división de entretenimiento de Fox, por 71.300 millones de dólares...
“Avaroa: El sol de gloria”, dirigida y guionizada por Camilo Maldonado, muestra la vida del héroe boliviano Eduardo...