Tiempo de Covid-19 y cuarentena; tiempo de miseria, hambre y olvido

Cochabamba
Publicado el 29/03/2020 a las 0h00

Agustín A. es recolector de material reciclable en los basureros de la ciudad, Juan Pablo es guardia de seguridad, Samantha G. es prostituta transexual y Leonard L. vende dulces en los micros y es migrante venezolano. Cuatro nombres y cuatro oficios; la tragedia, el desamparo y una forma de miseria une a estos ciudadanos que, estupefactos, miran las calles vacías, todas infectadas de cuarentena.

Como a toda la gente que se gana la vida honestamente, las medidas para frenar el avance del Covid-19 —enfermedad generada por el coronavirus— dejaron a Agustín, Juan Pablo, Samantha y Leonard sin posibilidades de ejercer su oficio y generar su sustento diario.

Hoy es el séptimo día de la cuarentena general dictada por el Gobierno para frenar la propagación del Covid-19 en el país. La medida, inicialmente prevista hasta el 5 de abril, fue ampliada hasta el día 15 por el aumento de infectados.

Además de la ampliación en tiempo, el Gobierno también endureció las medidas para evitar que más gente se exponga al contagio de la enfermedad.

Entre estas medidas están la que establece que sólo una persona por familia puede salir a comprar alimentos en el día, y otra que regula las salidas de los ciudadanos según el último número de su cédula de identidad.

Con esta medida, por ejemplo, sólo las personas cuyo carnet termine en 1 y 2 pueden salir los lunes, y así para cada día de la semana. Sábado y domingo nadie sale.

Sin embargo, hay un sector de la población al que poco o nada le interesan estas medidas. Ellos trabajan, comen o duermen en la calle, y su sustento y su alimento diario lo obtienen en una esquina, en un basurero, en una acera o debajo de un semáforo.

En lo que sigue, los testimonios de algunas personas que representan a un sector marginado de la sociedad. Librados a su suerte, sin asistencia ni ayuda, simplemente buscan cómo conseguir el alimento del día.

Desde la esquina

Samantha se prostituye en una esquina de la ciudad. Sale a las 23:00 de su cuarto con una cortísima minifalda y una blusa de pronunciado escote. Asegura con orgullo que no es “siliconeada”, que es “hormonizada”.

Se queda en la calle hasta las tres de la madrugada, o más tarde si aún hay clientes. Y en las tardes ayuda a su amiga en su puesto de venta de ropa.

Ahora ha perdido sus dos empleos que, muy apretadamente, le permitían pagar el alquiler de su cuarto y su alimentación.

Por la cuarentena decretada por el Gobierno, mucha gente opta por trabajar desde sus casas. Samantha intentó ofrecer sus servicios en una página web de escorts transexuales para que la visiten en su cuarto. Vano intento porque en cuatro días no consiguió un solo cliente. “Llaman para curiosear y fregar”, lamenta. Y aún si los tuviera, se las tendría que ingeniar para ingresarlos a su cuarto sin que el dueño de casa se percate, arriesgándose a un desalojo.

Su alimentación se limita a pan, atún, huevo y té, y no encuentra una posible salida inmediata. Pese a sus muchas limitaciones, tiene dos perros como mascotas a los que tiene que alimentar, “lo hago con mucho cariño, son mi única compañía”, dice.

El círculo se cierra para Samantha, puta callejera, puta de acera en una ciudad sin peatones.

Sin familia, sin amigos cercanos, la única esperanza que queda es la solidaridad de los otros inquilinos. “Son buenas gentes, no creo que me desamparen”, asegura Samantha, de 28 años, prostituta desde los 17.

 

El inmune

Agustín A. se jacta de la fortaleza de su salud. Dice que nunca enfermó de nada y ahora desafía al coronavirus y asegura que tampoco le hará daño. “¿A ver, calcúleme qué edad tengo?”, pregunta con altanería, entre 50 a 55 le respondo. “No, 64 años tengo, carajo, y acaso se me nota”.

Sentado al borde de la acera, entre gigantescas bolsas de yute repletas de botellas desechables de plástico, papeles y cartones, Agustín no tiene la intención de moverse de ahí pese a que mire donde mire sólo ve calles vacías en medio de un silencio abrumador que domina la ciudad. Son tiempos difíciles para personas como este “ecorrecolector”, como le gusta autodenominarse.

Vive en Villa Pagador, “qué voy hacer allí en mi casa; aquí por lo menos puedo conseguir algo de comer en la calle”, dice enfático Agustín. Calla cuando le hablo de su familia, “no sé , están ahí”, dice a mucha insistencia.

Pero no siempre vivió del reciclaje; fue ayudante de albañil, carpintero y constructor y uno de los pioneros en sindicalizar a los ecorrecolectores. Y en su juventud fue hasta “tira” (soplón) durante la dictadura de García Meza, y lo cuenta con orgullo.

“Uh, si le contara esa etapa, pero le aclaro que nunca maté a nadie ni manejaba armas; informaba, sí. En esa época era la Dirección de Orden Político”, recuerda Agustín.

Nostalgias aparte, ahora se apoya en la fortaleza de su salud y en el azar. Agarra un par de zapatos usados recién lustrados, “a veces me encuentro cosas así, sanitas, las vendo y reúno dinero para compra algo de alimento para mi familia”, confiesa.

 

El responsable

Juan Pablo está preocupado y desesperado por la cuarentena, y no oculta su mal humor por esta situación. Él es guardia de seguridad en una de las calles adyacentes al mercado La Pampa y tiene a su cargo varias cuadras con quioscos en las aceras.

Tiene 45 años, hace 10 que ejerce ese oficio en solitario (no pertenece a ninguna empresa de seguridad privada) y tiene la confianza de los comerciantes de la zona.

“Y ahora qué voy a hacer, nadie viene a vender. Los comerciantes me dan desde 2 a 10 pesos cada uno por cuidar, porque me quedo toda la noche. Ahora todo está vacío”, lamenta el cuidador.

Mimetizado entre toldos azules que protegen los puestos de venta, Juan Pablo dice que no se moverá del lugar. No le interesa contagiarse o no con el Covid-19. “Qué cosa haría encerrado en mi casa. Estos puestos son mi responsabilidad, si se roban qué va a pasar”.

Le señalo una cámara de seguridad instalada a unos 10 metros y sonríe, “eso no sirve para nada, ahí cerca los cleferos han robado computadoras hace meses y nunca los han agarrado”, responde, ahora con rabia.

Juan Pablo no se moverá de su puesto de trabajo. Confía que a futuro los comerciantes reconocerán el esfuerzo, pero ahora no tiene un centavo en el bolsillo , menos alguien que le alcance algo de comida.

 

Migrantes

Leonard L., junto a 15 personas de diferentes nacionalidades, la mayoría venezolanos, ha hecho un refugio al borde del río Rocha. Ahí a la intemperie pasan la cuarentena, duermen, comen… viven.

¿Y por el coronavirus están tomando alguna medida? Responde: “La verdad, estamos preocupados por nuestra sobrevivencia, por conseguir comida al día. Tampoco tenemos para barbijos, alcohol y esas cosas”.

Los extranjeros varados en la ciudad desde antes de la cuarentena se sustentaban vendiendo dulces en los micros, limpiando parabrisas o haciendo malabares. Ahora van casa por casa pidiendo verduras, algo de carne, arroz y otros alimentos para cocinar a fuego en una olla común al borde del Rocha.

Leonard revela que en diferentes puntos de la ciudad hay grupos de venezolanos que están en similar situación. “No tenemos ayuda de ninguna institución, sólo dependemos de la solidaridad de los vecinos”, lamenta.

Sin perspectiva alguna, a Leonard y sus amigos poco o nada les interesa el futuro, suficiente preocupación ya tienen con resolver el hambre del día.

A estas personas citadas en la presente crónica se suman decenas de habitantes que deambulan por la ciudad desierta tratando de explicarse qué está pasando. Son tiempos de coronavirus, de cuarentena y para muchos también tiempos de hambre, olvido y miseria.

 

Las pequeñas historias desde las calles vacías

Indigentes, inhaladores de clefa, borrachines, desocupados y muchas personas víctimas de la pobreza deambulan por las calles de la ciudad de Cochabamba. Para ellos, el coronavirus y la cuarentena no existen. Varios se concentran en la zona de La Cancha, la Coronilla y la parte oeste de la avenida Aroma. Ahí al menos hay la esperanza de encontrar alimento.

Una mujer carga un cachorro en la espalda envuelto en una frazada. Está sentada y se apoya en una puerta en la zona de La Cancha. No quiere hablar, se nota que está muy asustada. ¿Tiene familia?, ¿quiere que llame alguien para que le ayude?, no responde y vuelca la mirada hacia un lado de la calle. El perrito tiene una mirada pícara, ajena y distante a la preocupación de su dueña.

Un grupo de inhaladores sentados al pie de un monumento de la avenida Aroma conversa airadamente, uno de ellos con la mano en alto parece amenazar a otro. Tres cuadras hacia el este, tres policías conversan con una anciana sentada en la acera. “Se ha perdido, no sabe dónde está, pero ya hemos llamado a una patrulla para que la recoja y la lleve a un asilo”, explica una oficial. Pequeñas historias en medio del gran silencio de las calles vacías.

 

Tus comentarios

Más en Cochabamba

Son 54 personas con Covid-19 que fueron halladas hoy durante el rastrillaje en la zona norte. Tres brigadas del Servicio Departamental de Salud (Sedes)...
Los centros de salud como Sarcobamba y Rojas Mejía atienen hasta cinco pacientes con Covid-19 al día con sintomatología leve, que son tratados en sus casas a...
Cochabamba recibió 70.200 vacunas Sputnik V, el 17,55 por ciento de las 400 mil dosis que llegaron al país la jornada pasada, para continuar con el proceso de...

La tercera ola de la pandemia del coronavirus, que afecta ya a varios países en América Latina, viene de la mano con un común denominador: la falta de oxígeno.
Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia de covid-19 en el mundo, registró en las últimas 24 horas 1.036 nuevas muertes por coronavirus y 40.941 contagios, con lo que el número de...
El candidato izquierdista Pedro Castillo supera en intención de voto a la derechista Keiko Fujimori para el balotaje presidencial del próximo 6 de junio en Perú, según un sondeo difundido el domingo. 
Israel derribó ayer una torre de 14 plantas en la ciudad de Gaza, sede de la agencia de noticias estadounidense AP, la cadena de noticias Al Jazeera y otros medios internacionales.

En Portada
El Ministerio de Salud y Deportes informó hoy que se detectaron 1.051 nuevos pacientes de Covid-19 en país y 24 decesos. Asimismo, 1.224 pacientes se...
La mexicana Andrea Meza se llevó la corona de la edición número 69 del Miss Universo. Este evento se desarolló hoy en el Seminole Hard Rock Hotel...

Lenka Nemer, Miss Bolivia, recibió un reconocimiento en el Miss Universo por mejor proyecto social. Este galardón se entrega por primera vez en el certamen.
Son 54 personas con Covid-19 que fueron halladas hoy durante el rastrillaje en la zona norte. Tres brigadas del Servicio Departamental de Salud (Sedes)...
Lenka Nemer, Miss Bolivia, no quedó entre las 21 semifinalistas del certamen de belleza Miss Universo.
A cinco meses del inicio de la inmunización contra la Covid-19 en el país, aún no se ha alcanzado el ritmo óptimo de vacunación ni que este sea sostenido y...

Actualidad
La destrucción de un edificio de oficinas de medios internacionales en Gaza o la presunta "manipulación" informativa ...
El exalcalde de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, se refirió a la orden de citación emitida por la Fiscalía para...
Ministerio de Educación coordina con el Ministerio de Salud para inmunizar a los maestros con el propósito de retornar...
Nueva York extendió hasta el 22 de mayo su programa piloto de vacunación contra la covid-19 en cuatro estaciones del...

Deportes
Boca Juniors se clasificó a las semifinales de la Copa de la Liga argentina al ganarle este domingo por penales 4-2 el...
El velocista cochabambino Bruno Rojas se reunió con la Viceministra de Deportes, Cielo Veizaga, a quien hizo conocer...
El español Rafa Nadal conquistó este domingo su décimo título en el Masters 1.000 de Roma, al doblegar al serbio Novak...
Bolivia afronta incertidumbres a 28 días del debut en la Copa América frente a Paraguay por una liga local que se...

Tendencias
Las actividades de limpieza impulsadas por el ecoturista francés, Alexis Dessard, continúan este domingo en la ciudad...
"Es muy lamentable, como para llorar". Así el dirigente Julián Quispe lamentó la situación que vive la población de la...
China marcó un hito hoy en su carrera espacial al posar con éxito un vehículo explorador sobre la superficie marciana...
Salud. La fibromialgia es una condición crónica de dolor y sensibilidad muscular generalizada asociada a fatiga,...

Doble Click
Lenka Nemer, Miss Bolivia, no quedó entre las 21 semifinalistas del certamen de belleza Miss Universo.
La mexicana Andrea Meza se lleva la corona del Miss Universo
Lenka Nemer, Miss Bolivia, recibió un reconocimiento en el Miss Universo por mejor proyecto social. Este galardón se...
Hoy el mundo conocerá a la nueva reina de belleza que llevará la corona de Miss Universo. Lenka Nemer, la miss Bolivia...