Un presidente en “guerra”

Columna
Publicado el 19/10/2021

Al MAS ya no le va tan bien con el golpe y menos con la polarización. La teoría del golpe le sirvió primero a Morales para falsear el origen de su derrota y luego a Arce para marcar diferencias con el pasado e identificar el “ajuste de cuentas” como una tarea prioritaria de su gestión.

Pero el golpe fue perdiendo credibilidad interna y ha comenzado también a debilitarse aceleradamente en el mundo e incluso entre algunas ONG que al principio acogieron el argumento con entusiasmo.

Lo mismo pasa con la polarización. Le sirvió al MAS en el pasado para dividir, porque logró agrupar artificialmente de un lado a pobres e indígenas y del otro a ricos y blancos. La estrategia funcionó para conseguir votos, ganar elecciones, gobernar e identificar enemigos, pero tampoco eso es tan simple ahora. El bando opositor es hoy mucho más diverso, plural y difícil de encasillar.

La teoría del golpe se impuso al principio por la debilidad del gobierno de Jeanine Áñez para contrarrestarla. Hubo uno que otro intento y hasta se designó a un exmandatario como vocero, pero se llevó el debate hacia un escenario incierto de derechas e izquierdas que únicamente reforzó la idea de que lo que hubo fue una pulseta ideológica y no un fraude monumental.

Total que de buenas a primeras, Bolivia, donde hubo tantos golpes, apareció como el mismo país de siempre en el que la inestabilidad se veía casi como un elemento más del paisaje. En los mercados ideológicos de exportación —Venezuela, Argentina y México— la historia se vendió bien.

Pero así como no hay mal que dure cien años, ni mentira que lo resista, la versión del golpe comenzó a perder credibilidad en el mundo prácticamente por las mismas razones que influyeron para que el MAS pusiera en circulación esa versión.

A los excesos, que los hubo, de la gestión de Áñez en el manejo de las crisis de Senkata y Sacaba, correspondieron conductas autoritarias y atentatorias contra los derechos humanos en un gobierno como el de Arce, afectado por la manía persecutoria y las imposiciones de Evo Morales

Muy pronto se vio que en lugar de recuperar la democracia de manos de los “golpistas”, lo que se hizo fue transitar hacia un gobierno formalmente democrático en su elección, pero evidentemente autoritario en su gestión.

Y en el mundo, los países o gobiernos que habían visto con cierta preocupación el asunto del “golpe”, advirtieron cuál era en verdad el objetivo de tan atrevida y siniestra teoría.

De aparente villana a evidente víctima, la expresidenta Áñez —presa sin causa, ni juicio y casi aislada de todo y todos— recuperó en parte aquella imagen de los primeros momentos de su gobierno. No en vano algunas encuestas muestran hoy que su popularidad está mucho mejor que antes de que fuera sometida a un auténtico calvario judicial, e incluso ha sido considerada, y figura en la terna final, para el premio Sajarov, establecido en 1988 por el Parlamento Europeo como medio para “homenajear a personas u organizaciones que han dedicado sus vidas o acciones a la defensa de los derechos humanos y las libertades”.

La teoría del golpe comenzó fuera, pero Arce la “nacionalizó” con el refuerzo de una justicia sometida y de algunos recursos propagandísticos de los que se echó mano para afianzar el convencimiento de las audiencias.

Al promover la idea del golpe, sin embargo, Arce minó la propia legalidad de su elección, que obviamente no debió haberse dado si lo que hubo fue una interrupción del mandato constitucional de su antecesor o, lo que es peor, el desconocimiento del resultado de unos comicios en los que, como repiten hasta el cansancio los voceros oficiales, “no hubo fraude”.

La obsesión de Arce por el golpe, reiterada en cuanto discurso nacional o internacional pronunció desde que asumió la presidencia, fue y todavía es la factura que debió pagar por haber sido nominado candidato por el dedo del jefe y la principal razón por la que es cada vez más acentuada la sensación de que, en realidad, otros gobiernan en su lugar y que la verdadera víctima de un nuevo tipo de golpe —interno— es él mismo.

El presidente, al que no parece incomodarle que se lo perciba como un instrumento de Evo Morales y del partido, sistemáticamente se esfuerza por agradar a la militancia con discursos incendiarios en los que declara la guerra a un adversario de rostros múltiples como el de las organizaciones que ofrecieron resistencia al proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.

Pero el Gobierno ya no tiene un enemigo específico del otro lado: un día son los indígenas del oriente, al otro los cooperativistas mineros, los gremiales, los cívicos, el Conade, grupos de transportistas, periodistas y medios independientes o expresidentes, lo cual genera una dificultad aparte, que es la imposibilidad de agrupar a todos como “la derecha”, los “fascistas”, los ¨”golpistas”, los “ricos”, u otros adjetivos que refuerzan los esquemas de polarización política que con tanta aplicación manejó el MAS desde hace casi dos décadas.

Mientras más diversa la oposición, la posibilidad de polarizar es menor y, por lo tanto, el Gobierno queda solo como representante de sí mismo y posiblemente de los cocaleros, pero ya no del bloque popular que ha sido su sostén político y fuente de respaldo electoral en las últimas décadas.

Fragmentado el bloque popular, el de oposición comienza a fortalecerse e incorpora no solo personalidades como la respetada defensora de los derechos humanos, Amparo Carvajal o el líder indígena oriental, Marcial Fabricano, sino a otras organizaciones y sectores, que circunstancialmente le dan una fuerza mucho mayor y le permiten conseguir en las calles victorias que nunca podría lograr en el ámbito político parlamentario.

Ya no es Evo —el indígena pobre que recogía las naranjas que echaban desde los camiones en los polvorientos caminos rurales de Orinoca— el que polariza con Goni, Mesa, Quiroga, Camacho o Áñez. Es el clasemediero Arce, formado en universidades de Bolivia y Gran Bretaña el que “choca” con otros dirigentes indígenas o representantes de sectores populares. En ese nuevo esquema de polarización naturalmente el que pierde es el Gobierno.

Como en noviembre de 2019, una nueva oposición vuelve a tomar las calles para resistir decisiones o normas que buscan, como dijo recientemente el exvicepresidente, Álvaro García Linera, revisar los “impuestos, propiedades y cuentas bancarias de las "clases dominantes”.

El problema, que no parecen advertir los ideólogos populistas es que las “clases dominantes” ahora no son las mismas que las de ayer o que, en realidad, se trata de un “bloque” que la propia bonanza de los años de oro —2008-2014— contribuyó a crear.

Los beneficiarios directos de la gestión masista de casi 15 años son hoy el bloque dominante, el “pueblo” devenido en élite que cuida sus intereses y no quiere que le metan las manos a los bolsillos, ni le espíen sus cuentas: son transportistas, gremiales y contrabandistas, entre otros, los inesperados adversarios en esta nueva versión de un proceso afectado por sus propios cambios.

Sin golpe, ni polarización, al MAS ya le quedan pocos insumos para sostener su estrategia, y el margen de acción de Arce es cada vez más limitado en prácticamente todos los frentes. Acorralado, el presidente pierde el control y tal vez por eso le declara la guerra cada vez con más frecuencia a sus propias creaciones y fantasmas.

 

El autor es periodista y analista

Columnas de HERNÁN TERRAZAS E.

29/11/2021
Para cuando se lean estas líneas seguramente habrá llegado a La Paz la marcha del “reventón” del partido oficial, movilizado en una de sus ya acostumbradas...
23/11/2021
No hay nada que hacer, en Bolivia el uso del término rosca siempre tiene una connotación de poder. La tuvo a mediados del siglo pasado cuando en Bolivia se...
17/11/2021
La teoría del “golpe” promovida por el Gobierno ya no sirve para nada. Durante casi dos semanas ese argumento fue utilizado para descalificar el paro...
09/11/2021
El informe del primer año de gobierno del presidente Luis Arce se desarrolló entre pitos y pititas. Los pitos opositores no dejaron de escucharse durante...
06/11/2021
¿Qué hacen sueltos los militares por todas partes? ¿Alguna vez hubo actos especiales para conmemorar la batalla de Aroma? ¿Se justifica semejante...

Más en Puntos de Vista

ALIAS ÁGATHA
GUADALUPE PERES-CAJÍAS
02/12/2021
SURAZO
JUAN JOSÉ TORO MONTOYA
02/12/2021
EN EL OJO DE LA TORMENTA
MANFREDO KEMPFF SUÁREZ
02/12/2021
NOTAS DE CAMPO
GABRIELA CANEDO VÁSQUEZ
02/12/2021
En Portada
Los principales aeropuertos del país; El Alto, Jorge Wilstermann (Cochabamba) y Viru Viru (Santa Cruz) continúan militarizados y bajo control de un fuerte...
Trabajadores de la extinta Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) del aeropuerto de Viru Viru, Santa Cruz,...

Senadores de Comunidad Ciudadana (CC), mediante una nota, acudieron ante la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, con el propósito...
El 60 por ciento de la población meta de vacunación, de 1,5 millones, ya está protegida con al menos una dosis contra Covid-19.
Comerciantes de los mercados Fidel Aranibar y Los Andes, de la zona de La Cancha, protestaron este jueves contra el intendente municipal Roberto Kotoriy.
El principal policía investigador del secuestro de uniformados y periodistas en Las Londras, fue separado del caso sorpresivamente.

Actualidad
En medio de una profunda crisis, el Gobierno optó por eliminar Aasana, que estuvo a cargo del control del espacio aéreo...
El Senamhi emitió un pronóstico de tormentas eléctricas y lluvias desde este jueves hasta el domingo en Cochabamba.
Comerciantes de los mercados Fidel Aranibar y Los Andes, de la zona de La Cancha, protestaron este jueves contra el...
El Gobierno argentino levantó este jueves el aislamiento preventivo del crucero alemán Hamburg, después de que una de...

Deportes
El clásico cochabambino 150 entre Aurora y Wilstermann concluyó ayer 1-1 en el estadio Félix Capriles, donde además de...
El tenista cruceño Juan Carlos Prado logró avanzar a los cuartos de final del torneo de tenis en los I Juegos...
The Strongest intentará hoy (20:00) en Tarija recuperar la primera posición de la tabla del torneo de la División...
Mcepal Vinto Palmaflor no pudo abrochar su segunda victoria consecutiva anoche en la visita a Bolívar, tras caer 3-1 en...

Tendencias
Un plato estrella se logra con ingredientes de la mejor calidad, por eso preparamos con mucho cariño este Pavo Laqueado...
02/12/2021 Cocina
Un equipo de investigadores de la Universidad de Chile dio con una nueva especie de dinosaurio acorazado tras hallar un...
Científicos de Suiza y Países Bajos anunciaron hoy un nuevo método para calcular mediante inteligencia artificial y...
Una propuesta planteada por Chile y Argentina busca proteger a un pequeño crustáceo, parecido al camarón, que es...

Doble Click
Marsia Taha, jefa de cocina del restaurante Gustu, a través del programa Sabores Silvestres, busca rescatar herencias...
Emprendedores del ámbito del turismo y cultural de Cochabamba y Beni, además de entidades académicas de Beni, realizan...
“Encanto”, la película de Disney que fue estrenada mundialmente el mes pasado, contiene un mundo de referencias...
El Chaqueño Palavecino vuelve a los escenarios en Cochabamba con un concierto que se desarrollará hoy a las 20:00 en el...