Por qué funciona la desinformación sobre la Covid-19

Columna
PROJECT SYNDICATE
Publicado el 10/11/2021

LONDRES – La difusión desenfrenada de información falsa sobre el coronavirus se ha atribuido a los políticos que han promovido remedios que van desde los medicamentos contra la malaria hasta las bebidas a base de hierbas. Pero la forma en que los seres humanos procesan el conocimiento tiene un papel importante en la comprensión de por qué tantos han comprado estas "curas".

En la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, el presidente brasileño Jair Bolsonaro utilizó el tiempo que le correspondía en el podio para relatar sus opiniones sobre la Covid-19. Exaltó las virtudes de los tratamientos que han sido rechazados por los científicos y proclamó que él se había beneficiado del fármaco antipalúdico hidroxicloroquina.

El apoyo de Bolsonaro a estas “curas milagrosas” es bien conocido. Ha aparecido con regularidad en la prensa brasileña y en las redes sociales promoviendo el uso de tratamientos alternativos que no tienen ninguna base científica. Y no es el único. Durante su administración, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, abogó por una serie de remedios no probados, y el presidente de Madagascar, Andry Rajoelina, ha patrocinado una bebida derivada de la hierba artemisia para tratar la Covid-19. Para desesperación de la comunidad científica, estos políticos y otros han logrado convencer a una gran parte del público de la eficacia y seguridad de estos tratamientos.

La desinformación ha proliferado durante la pandemia, pero no es un fenómeno nuevo. En su trabajo fundamental sobre la percepción de la asistencia social en Estados Unidos, el politólogo James Kuklinski y sus colegas demostraron que una parte importante de la población estadounidense tenía creencias inexactas sobre los beneficiarios de las ayudas estatales y las prestaciones que recibían. También descubrieron que la prevalencia de la desinformación impedía que la información inexacta ganara terreno. Las personas desinformadas no se limitan a tener información inexacta, sino que están muy comprometidas con sus ideas erróneas. Y esto es lo que hace que la desinformación sea tan poderosa: combina percepciones erróneas sobre el mundo con un alto grado de confianza en su exactitud.

La gente no cree la información falsa porque sea ignorante. Hay muchos factores en juego, pero la mayoría de los investigadores estarían de acuerdo en que la creencia en la desinformación tiene poco que ver con la cantidad de conocimientos que posee una persona. La desinformación es un ejemplo excelente de razonamiento motivado. Las personas tienden a llegar a las conclusiones a las que quieren llegar, siempre que puedan construir justificaciones aparentemente razonables para esos resultados. Un estudio publicado en 2017 ha demostrado que las personas que tienen un mayor conocimiento y educación científica son más propensas a defender sus creencias polarizadas sobre temas científicos controvertidos debido a “preocupaciones no científicas”.

Una de las más poderosas de estas preocupaciones es la preservación de la identidad. Los líderes políticos son más eficaces a la hora de impulsar la desinformación cuando explotan el miedo de los ciudadanos a perder lo que perciben como aspectos definitorios de su cultura, en particular su lengua, su religión y las jerarquías y roles raciales y de género recibidos. En entornos políticos polarizados, el impacto que obtiene la desinformación tiene poco que ver con los bajos niveles de conocimiento o compromiso, sino con la forma en que se interpreta la información de manera que encaje con la identidad partidista. La perspectiva de “nosotros contra ellos” significa que los diferentes fragmentos de información que recibe la gente se procesan de una manera que se adapta a su visión del mundo. Por eso los individuos pueden sacar conclusiones sorprendentemente divergentes de los mismos hechos.

Cuando los líderes políticos venden tratamientos no probados para la Covid-19, están aprovechando esta tendencia a la polarización. Pero un enfoque excesivo en estos líderes puede oscurecer la razón principal por la que la gente cree estos mensajes. La disposición a creer en la desinformación tiene su origen en aspectos subyacentes de la identidad cultural, que los políticos manipulan.

Una investigación reciente de Mariana Borges Martins da Silva, becaria postdoctoral en la Universidad de Oxford, ha demostrado que una de las razones por las que los brasileños confían en tratamientos como los promovidos por Bolsonaro es una profunda creencia cultural de que un “médico serio” es aquel que prescribe medicamentos. Bolsonaro no tuvo que convencer a los brasileños de los beneficios de la ivermectina y la cloroquina. Sólo necesitaba confirmar la norma de que las enfermedades potencialmente graves siempre deben ser tratadas con medicamentos. Proporcionó una narrativa que permitió a segmentos de la población llegar a su conclusión deseada. Y eso fue suficiente.

 

El autor es investigador asociado del Centro de Sistemas Públicos de la Universidad de Chile. © Project Syndicate y Los Tiempos 1995-2021.

Columnas de NOAM TITELMAN

10/11/2021
LONDRES – La difusión desenfrenada de información falsa sobre el coronavirus se ha atribuido a los políticos que han promovido remedios que van desde los...

Más en Puntos de Vista

09/12/2022
PATIO INTERIOR
JUAN CRISTÓBAL MAC LEAN E.
09/12/2022
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
09/12/2022
BITÁCORA DEL BÚHO
RUDDY ORELLANA V.
08/12/2022
EN EL OJO DE LA TORMENTA
MANFREDO KEMPFF SUÁREZ
08/12/2022
En Portada
La marcha para pedir justicia, por el derecho a la protesta y en defensa de los líderes cruceños contra los recientes procesos se llevó a cabo este viernes en...
09/12/22 - II Las noticias más destacadas en #dosminutosconlostiempos.

El presidente del Estado, Luis Arce, reprochó este viernes que quienes incurrieron en delitos durante los 36 días del paro que se cumplió en Santa Cruz por el...
Los carros alegóricos como el trineo de Papa Noel y los villancicos que entonaron las bandas resaltaron en el Desfile Navideño de Cochabamba que recorrió las...
Cochabamba vuelve a registrar por segundo día consecutivo un incremento de contagios de Covid-19 con 122 casos, 12 más que la anterior jornada cuando se...
Una vez que un tribunal rechazó el amparo constitucional por el caso EBA a la expresidenta Jeanine Añez, para que sea juzgada en un juicio de responsabilidades...

Actualidad
Distintos y pequeños grupos de manifestantes salieron este viernes a las calles en varias ciudades del Perú, con...
Estados Unidos enviará a Ucrania 275 millones de dólares en material militar para "reforzar" su defensa, en particular...
09/12/22 - II Las noticias más destacadas en #dosminutosconlostiempos.
Los avasalladores del Centro Turístico Kim, en Santa Cruz, evitaron que un grupo de concejales y asambleístas...

Deportes
Entre la duda aún de la titularidad de Cristiano Ronaldo, en el debate entre el regreso al once o la repetición de la...
El exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento ‘Pelé’, hospitalizado desde la semana pasada, felicitó este...
El entrenador Louis Van Gaal, que dejará de ser seleccionador tras este Mundial de Qatar, lamentó haber vuelto a ser...
El delantero argentino Lautaro Martínez aseguró que le sobra personalidad para lanzar el penalti definitivo en la tanda...

Tendencias
La OTAN, el Mundial de Qatar o la música de Bad Bunny marcó las tendencias de búsqueda en Google entre los latinos en...
Los científicos descubrieron en el extremo norte de Groenlandia el ADN más antiguo conocido y lo utilizaron para...
Los argumentos distópicos de los libros y las películas de ciencia ficción en los que la humanidad tiene que...
Científicos han hallado en Marte una zona volcánica tan grande como Europa que puede entrar en erupción, indicando que...

Doble Click
El cantante Bad Bunny se dará un descanso de los escenarios luego de su gira World's Hottest Tour.
A 10 años de la muerte de la cantante Jenni Rivera, la "diva de la banda", habitantes del norteño estado de Nuevo León...
El actor estadounidense Brad Pitt vendió una participación del 60 % de su productora, Plan B, a la compañía francesa...
Utama, el filme más galardonado en la historia de la cinematografía boliviana, aspira a sumar más estrellas a su...