Otras cosas por su nombre

Columna
EN VOZ ALTA
Publicado el 04/07/2022

El 23 de marzo pasado Los Tiempos publicó mi artículo “Las cosas por su nombre”, en el que se distingue la diferencia entre los datos y las opiniones ante la constatación de su permanente confusión incluso en los círculos académicos, con grave perjuicio para un acercamiento productivo a la realidad en pos de conocerla, dado el efecto de ensombrecimiento operado por las opiniones sobre los datos. Pues bien, he decidido proseguir en esa línea de reflexión en estos tiempos de generalizada impostura y endurecimiento de la dictadura —salió en rima— en el contexto de tratar de ser “políticamente correcto” . 

El primer significado de ese término que muestra el buscador en la red Internet de PC reza textualmente que es “[persona, comportamiento, lenguaje] Que tiene en cuenta los valores de todos los grupos humanos y evita cualquier posible discriminación u ofensa hacia ellos por motivos de sexo, raza, ideología política, religión, etc.”. Se revela muy positivo, pues tácitamente alude al respeto debido por todos a la dignidad de los otros, a la consideración, y empatía, tanto de obra cuanto de palabra. 

Al respecto, por las notas peculiares del caso, toma especial relevancia la complementación del esclarecimiento de la acepción del término con un breve abordaje de su génesis, para procurar la comprensión de su alcance real. En tal perspectiva, es de interés la información que la periodista cultural Andrea Aguilar comparte en su artículo “Los orígenes de la corrección política”, publicado el 4 de marzo de 2017 en El País de España. Afirma ella que “en la década de los treinta el empleo de esta expresión se circunscribía a los círculos de la izquierda leninista para referirse a acciones o individuos que se alineaban con los dictados del partido. Pronto, entre descreídos camaradas, el uso de estas dos palabras se impregnó de ironía: “políticamente correcto” servía para señalar socarronamente a aquellos que seguían a pies juntillas, con fervor exagerado, la línea partidista”; en otras palabras y en ambos casos, obsecuencia ideológica marxista, una condición indispensable de la buena militancia comunista, en cualquier parte del mundo. No en vano se decía que los comunistas eran fieles repetidores de consignas llegadas desde Moscú. 

Continúa Aguilar recordando que con respecto a lo “políticamente correcto” y con relación especial al lenguaje se suscitó un debate acalorado en la década de los años ochenta, cuando superó ampliamente su ámbito de aplicación y esencia extendiéndose hacia la esfera académica y artística, habiendo sido identificado como un obstáculo para la libertad de expresión dado el surgimiento de formas de censura, más o menos explícitas, al influjo de las corrientes posmodernas que otorgan a las palabras “una importancia capital” porque permean la realidad que acaba siendo lo que se dice de ella. En la práctica, con mayor incidencia en el ámbito de las ciencias sociales y humanas, se comenzó a imponer “la corrección política” bajo moldes típicamente autoritarios, provenientes de la izquierda, apunta la periodista (“progresismo” diría yo para poner el texto a tono con los tiempos que corren). El resultado fue un clima de control de las formas provocador de autocensura por el miedo al rechazo social, el peor castigo para aquellos —muchos, ¡muchísimos!— que no son nadie si no pertenecen a alguna caterva o temen verse privados incluso de sus trabajos. En consecuencia, se trata de quedar bien. 

Ha llegado a tanto esta tendencia que se elaboran guías para potenciar el lenguaje políticamente correcto (con enfoque inclusivo de género medioambiental preferentemente), se adulteran obras literarias clásicas eliminando de ellas vocablos considerados discriminadores, se impulsa rehacer (remake) de películas incorporando actores según sus particularidades para lograr productos plurales, le venga o no, o alterando las historias para no ofender a unos y otros. No sólo las historias, en singular, sino la historia, en tributo a los designios y antojos de los pioneros del futuro, los Torquemadas que encabezan la inquisición del siglo XXI. 

Pues bien, dados los antecedentes, queda claro que una de las estrategias de preservación de nuestra dignidad es, precisamente, contrariar esos designios y hacer de la incorrección política una práctica de libertad; incorrección como parte de la integridad personal que significa la coherencia entre lo que se siente, piensa, dice y hace, excluyente de prejuicios y de estereotipos, de tal forma que sirva como aporte develador de la realidad en toda su complejidad, ejerciendo nuestro derecho a pensar por cuenta propia y a decir lo que pensamos, a opinar; sin cálculo de halago o agresión a nadie, disfrutando el placer de expresarnos sin temor.

Columnas de GISELA DERPIC

08/08/2022
Dentro de la sucesión de casualidades que atañen a la vida de todos los seres humanos, está el lugar en que nacen. Sobre eso nadie puede alegar fundadamente...
25/07/2022
He comenzado a estudiar la obra auspiciada por la Fundación Konrad Adenauer con motivo de la próxima recordación del bicentenario de la República de Bolivia...
11/07/2022
El 11/07/2021 a las 10 a.m. comenzó un estallido de protesta que desde la pequeña ciudad de San Antonio de los Baños en la provincia Artemisa, al oeste de La...

Más en Puntos de Vista

GONZALO PEÑARANDA TAIDA
14/08/2022
WILLIAM HERRERA ÁÑEZ
14/08/2022
CARLOS FEDERICO VALVERDE BRAVO
14/08/2022
SIN MIEDO
JUAN DEL GRANADO
14/08/2022
RECUERDOS DEL PRESENTE
HUMBERTO VACAFLOR GANAM
14/08/2022
14/08/2022
En Portada
“La parte trascendental de la vida no está en lo que uno piensa, sino en los hechos cotidianos que acontecen”
La crisis económica en Argentina levanta dudas sobre la capacidad que tiene este país para pagar sus compromisos de importaciones.

Los 23 cocaleros de los Yungas que fueron detenidos en los enfrentamientos por el nuevo mercado de la coca en La Paz se declararon ayer en huelga en la Felcc...
La pasión, la devoción y el trabajo animan a participar a cientos de músicos en la festividad de la Virgen de Urkupiña a más de dos años del inicio de la...
A tres días de la reunión del Gobierno con el gobernador, Humberto Sánchez, y el alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, para tratar la realización del...
La defensa del que fuera procesado por el caso terrorismo, Zvonko Matkovic, descartó ayer una conciliación con el Estado boliviano en la Comisión...

Actualidad
El expresidente y líder de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, Evo Morales, advirtió este domingo en su...
Las autoridades en Nueva York acusaron ayer a Hadi Matar, el presunto autor del apuñalamiento al escritor Salman...
La ejecución del líder de al Qaeda Ayman al Zawahiri con dos misiles lanzados por un dron, hace dos semanas, el domingo...
El municipio de Saipina, a 254 kilómetros de la capital cruceña, es el nuevo polo de producción de uva de mesa del...

Deportes
Wilstermann apuesta todas sus fichas para el duelo de esta tarde (15:00) ante Nacional Potosí en el estadio Víctor...
El italiano Carlo Ancelotti, técnico del Real Madrid, aseguró que se retirará una vez termine su etapa en el conjunto...
Palmaflor frenó en seco al líder The Strongest al empatar ayer 1-1 en el estadio Hernando Siles de La Paz, por la...

Tendencias
Un plato ideal para compartir en familia y con amigos es el Pique Macho, por supuesto con las deliciosas salchichas de...
14/08/2022 Cocina
En el marco del Decreto Supremo 4669, que prohíbe descontar automáticamente el saldo del crédito a los usuarios cuando...
Un equipo científico ha desarrollado un implante de proteína de colágeno de piel de cerdo que se asemeja a la córnea...
Voluntarios y ambientalistas lanzaron una campaña para la rehabilitación de un oso hormiga bebé que fue rescatado...

Doble Click
El actor boliviano Romel Vargas formará parte del elenco principal de la película ecuatoriana Ñusta, ganadora de tres...
Kintsugi es una centenaria técnica japonesa que se aplica a la cerámica y propone resaltar a la vista aquello que...
Con el apoyo de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FC-BCB), el prolífico biógrafo, periodista e...
La uruguaya Fernanda Trías considera que las escritoras no pueden dar por sentado el terreno y la visibilidad que han...