El populismo cambiario y la revolución

Columna
RAÍCES Y ANTENAS
Publicado el 20/03/2018

El populismo es un fenómeno sociopolítico que puede adquirir varias caras. Puede tener un contenido de derecha como observamos en Estados Unidos, Inglaterra y parte de Europa o puede manifestarse como una tendencia de izquierda como sería el caso de algunos países de América Latina y Bolivia. D. Rodrik, en “Populism and the economics of globalization”, sostiene que la globalización desencadenó, por diferentes vías, reacciones nacionalistas y populistas. Por una parte, frente al aumento de las migraciones y refugiados y la invasión de bienes extranjeros (piense en los productos chinos, por ejemplo) en los países desarrollados surgió un populismo de derecha de raíces étnicas, culturales y económicas. Por otra parte, ante la apertura comercial, financiera y la invasión de la inversión extranjera directa, promovida por el neoliberalismo, surgió un populismo de izquierda también fuertemente nacionalista. En ambos casos, Rodrik sostiene que la globalización genera ansiedad económica, fuerte lucha distributiva y malestar sociocultural que impulsa liderazgos mesiánicos. En este artículo, nos concentramos en los populismos de izquierda, en su versión económica.

La política económica del populismo busca crear clientelas, o en la retórica de estos movimientos, beneficiar o compensar al pueblo que ha sido afectado por algún enemigo externo, empresas transnacionales y la antinación.

Según S. Edwards y R. Dornbusch, la macroeconomía del populismo piensa primero en la distribución de rentas antes que en el crecimiento competitivo, sostiene que la inversión y gasto públicos per se generan productividad, y apuesta a incentivos al consumo de corto plazo antes que al desarrollo económico de largo aliento. El populismo económico cree que dividiendo la misma pizza en más pedazos esta crece automáticamente; su afán principal es distribuir rentas surgidas en una bonanza externa pasajera, como es el caso boliviano. Ante el frenesí distribucionista, los riesgos de la inflación, de un financiamiento público deficitario y de problemas externos quedan en un segundo plano, rendidos frente a la magia de rentismo.

En el caso boliviano, desde 2006, el Gobierno, debido un contexto externo de precios de los recursos naturales fabuloso, ha podido administrar varias rentas. La gasífera fue distribuida entre Gobiernos locales y grupos sociales vulnerables a través de diferentes tipos de bonos (Dignidad, Juancito Pinto y otros). La renta minera fue transferida a empresarios y cooperativistas a través de una legislación impositiva laxa. La renta del narcotráfico también fue dirigida a ciertos grupo sociales para crear lealtades políticas. Esta gestión de rentas la podríamos calificar como clásicas.

Entre tanto, una característica muy particular del populismo económico boliviano actual fue la creación y distribución de rentas comerciales a través del congelamiento del tipo de cambio nominal (el precio del dólar en la calle) y de la apreciación del tipo de cambio real, es decir a través del populismo cambiario que hizo que los bienes locales sean relativamente más caros para los extranjeros, disminuyendo las exportaciones no tradicionales y que los productos extranjeros sean relativamente más baratos para los nacionales, aumentando las importaciones.

Según el FMI, entre 2006 y 2015, el tipo de cambio real estuvo apreciado en un rango que varió entre 5 y 40 por ciento, lo que permitió un incremento significativo de las importaciones, que de 2 mil millones de dólares en 2006, subieron a mas de 10 mil millones en 2014, auge de la bonanza. Si a esto incluimos un estimativa de contrabando modesta de 2 mil millones, superamos los 12 mil millones de verdes. De esta enorme renta comercial, directa e indirectamente, viven más de 2,5 millones de personas en edad de trabajar. Aquí se encuentra la nueva burguesía comercial, una buena parte de la clase media emergente y un mar de trabajadores informales.

El incremento de las importaciones, en gran medida aunque no exclusivamente, se financió con la inversión y el gasto públicos, que introdujo mucho dinero a la economía, generó un efecto multiplicador que se destinó a la compra de bienes y servicios externos y sin duda ayudó a reactivar el aparato productivo, pero de China, Brasil, Chile o Perú. Por supuesto que en este circuito comercial se generó movimiento económico que creó empleos, sobre todo en el sector informal. También, el tipo de cambio real apreciado ayudó a bajar la inflación apoyándose en el componente importado de ésta. Inflación más baja mejoró también el ingreso de la gente.

Lo paradójico del populismo económico boliviano es que para enfrentar el neoliberalismo aperturista de los años noventa usó un discurso endogenista y nacionalista, pero en la práctica abrió mucho más la economía y abrazó con más ahínco la globalización comercial . Al igual que en el pasado, los perdedores de este proceso de apertura, comandado por el mercado y la informalidad, fueron los productores nacionales que enfrentaron importaciones baratas y contrabando.

Pasada la bonanza de los precios internacionales, la burbuja de consumo sigue inflada, continúa el auge del crédito barato y persisten los incrementos de los precios de los activos (piénsese en el sector construcción). Pero, ahora, el éxito económico se financia con pérdida de reservas internacionales, que ya están por debajo de 10 mil millones de dólares, déficit público elevado, cinco años consecutivos, y aumento de la deuda externa. El populismo económico confunde riqueza de corto plazo con desarrollo económico, pero la fiesta del consumismo no puede parar, nadie quiere ver estos síntomas de agotamiento del modelo. No se acepta que el populismo cambiario está provocando un daño irreversible al aparato productivo nacional y a los exportadores no tradicionales. Pero la música está tan alta, y el baile tan animado y el DJ tan sordo que nadie escucha las advertencias.

 

El autor es economista

Columnas de GONZALO CHÁVEZ A.

11/03/2024
Con mucha frecuencia, oímos decir que la crisis económica, social y política que vivimos va a terminar como en 1985, cuando gobernaba la Unidad Democrática...
26/02/2024
Jacinto Verdever es un importador de lencería recatada. Está en la calle en busca de 2.000 dólares para gastos operativos de su viaje a Colombia de donde...
19/02/2024
Frente a la crisis de los dólares que estamos viviendo, mucha gente, con toda razón, pide a gritos soluciones. A inicios de la escasez de verdes,...
12/02/2024
Lunes de carnaval. Pausemos la coyuntura para hablar de trenes. En los años 60 y 70. La única manera accesible de ir de La Paz a la cosmopolita Buenos Aires...

Más en Puntos de Vista

CIUDADANÍA GLOBAL
NELLY BALDA CABELLO
23/06/2024
RECUERDOS DEL PRESENTE
HUMBERTO VACAFLOR GANAM
23/06/2024
DEBAJO DEL ALQUITRÁN
ROLANDO TELLERÍA A.
23/06/2024
JOSÉ MATEO GAMBARTE FLORES
21/06/2024
NOTAS DE CAMPO
GABRIELA CANEDO VÁSQUEZ
21/06/2024
En Portada
La Comisión de Política Internacional del Senado iniciará este martes el tratamiento del protocolo de adhesión de Bolivia al Mercado Común del Sur (Mercosur),...
El sistema de alerta temprana de la Alcaldía de Cochabamba detectó mediante la cámara térmica del incendio registrado este lunes a las 13:30 en el Parque...

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño no estará en el diálogo convocado por el Gobierno con el sector del transporte pesado, toda vez que tiene una...
La Cancillería de Bolivia convocó este lunes a la Encargada de Negocios de Estados Unidos, Debra Hevia, por "una serie de acciones" que se consideran como "...
Pobladores de Sipe Sipe decidieron la tarde de este lunes abrir una de las dos vías de la carretera al occidente, a la espera de una respuesta del Gobierno...
La Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional, a cargo de David Choquehuanca, restó competencia y desconoció facultades de la decisión judicial que...

Actualidad
La Corte Suprema de Chile volvió a ampliar este lunes los delitos por los que fue extraditado a Perú el expresidente...
El sistema de alerta temprana de la Alcaldía de Cochabamba detectó mediante la cámara térmica del incendio registrado...
La Segunda Marquetalia, disidencia de las FARC, lamentó que el diálogo de paz con el Gobierno de Colombia, instalado...
Al menos un muerto, el derrumbe de un puente ferroviario y miles de evacuados han dejado hasta este lunes las...

Deportes
Perú sacó un empate valioso de su debut en la Copa América contra Chile, pero sus opciones de clasificación para las...
La derrota ante Estados Unidos mostró la cruda realidad del fútbol boliviano, lejos de las lides americanas, según la...
Brasil ayer se estrelló con la muralla defensiva que planteó Costa Rica y no pasó del empate sin goles, en el estadio...
25/06/2024 Fútbol
Un gol en el minuto 98 (53’ ST) de Mattia Zaccagni dio el empate ayer ante Croacia a Italia (1-1), que le lleva a los...
25/06/2024 Fútbol

Tendencias
La ONU considera que una región padece de “estrés hídrico” cuando “extrae el 25% o más de sus recursos renovables de...
La noche ya había apagado el día sobre Irlanda cuando el Aisling amarró en el muelle de la Base Naval Cork. Bajo la...
Es un fantasma. Fue real, un leve personaje de extraña trascendencia histórica de la Segunda Guerra Mundial. Pero el...
Una familia de Naples, Florida, ha presentado una demanda contra la NASA en busca de una compensación de USD 80 mil,...

Doble Click
Cochabamba se convertirá en un vibrante centro cultural a medida que junio llega a su fin, ofreciendo una diversa gama...
Hoy, lunes 24 de junio, el mundo conmemora el Día del Maquillador, una fecha especial dedicada a reconocer a los...
La llegada del invierno trae consigo una de las celebraciones más tradicionales del año: la noche de San Juan
En una serie de conciertos que abarcó Polonia, Luxemburgo, Berlín y Madrid, la pianista boliviana Marianela Aparicio...