Francia y Dinamarca firman un empate entre abucheos

Fútbol Int.
Publicado el 27/06/2018 a las 5h20

Las selecciones de Francia y Dinamarca firmaron ayer el empate que necesitaban, y el primer 0-0 de todo el Mundial de fútbol de Rusia, para avanzar a octavos de final en el primer y segundo lugar del Grupo C, respectivamente.

En un partido carente de emociones que acabó con los abucheos del público, las selecciones europeas se llevaron el punto que habían ido a buscar al estadio Luzhniki de Moscú y ya piensan en los octavos de final. Es el primer partido, sobre 38 jugados de momento en el Mundial de Rusia, que acaba sin goles.

Cumplido el trámite, Francia se medirá con el segundo del Grupo D –Argentina– el sábado en Kazán. Dinamarca chocará el domingo en Nizhni Nóvgorod con el primero del D ante Croacia.

El conjunto galo acabó la zona como líder con siete puntos, aunque con una imagen bastante deslucida. Dinamarca le siguió con cinco unidades y Perú quedó en tercer lugar tras vencer 2-0 a Australia en Sochi. Los oceánicos finalizaron últimos con un punto.

El encuentro disputado en el Luzhniki tuvo mucho color en las tribunas, colmadas con más de 78.000 fans. Banderas francesas, danesas y de muchos otros países, el grito de La Marsellesa o "Allez les bleus" e hinchas haciendo la "ola" en una cálida y agradable tarde en la capital rusa. Pero dentro del campo apenas hubo diversión. Por no decir ninguna. Fue un 0-0 que no acabará en escándalo sólo porque Australia cayó ante Perú e hizo finalmente innecesario el pacto.

Tal como se esperaba, tanto Francia como Dinamarca salieron muy contenidos y con una vocación ofensiva cuanto menos limitada, sabiendo que un empate encajaba perfectamente en sus respectivos objetivos.

Ousmane Dembélé y Antoine Griezmann, de lo más movedizo en el ataque francés, lo intentaron con unos remates poco trascendentes y así llegaron sin pena ni gloria al entretiempo. Sólo una gran cabalgata del delantero del Atlético de Madrid, que corrió unos 70 metros con el balón antes de ser derribado por Mathias Jorgensen, quebró la monotonía de la tarde.

El segundo tiempo no cambió la tónica y ambos técnicos aprovecharon a realizar cambios y dar descanso a sus futbolistas con la mira en los octavos de final.

Ambos equipos comenzaron a tocar el balón en forma lateral y los hinchas reaccionaron entonces con abucheos ante el pobre espectáculo que se protagonizaba.

Un partido que muy pronto quedará en el olvido.

 

El primer 0-0 en 38 cotejos. El empate sin goles que se registró ayer entre Francia y Dinamarca fue el primero del Mundial de Rusia. 

 

OPINIONES

"El público quería espectáculo, pero nuestro objetivo era pasar primeros y lo hemos conseguido". Paul Pogba. Centrocampista de Francia

"No fue un partido vacío, salimos a ganar, pero no pudimos. Al final, ellos querían el empate y no merecía la pena fatigarse presionando". Antoine Griezmann. Delantero de Francia

 

Ha votado 'Indignado'. ¡Gracias por su voto!
Tus comentarios