¿Dónde está nuestro Bukele?

Columna
EN EL OJO DE LA TORMENTA
Publicado el 08/02/2024

Seguramente que me caerán algunos palos por referir mi opinión sobre Nayib Bukele, pero a mi edad y alejado de la política y de la diplomacia desde hace más de 20 años, poco me importa lo que me puedan decir.

Apoyo, desde mi escritorio, al salvadoreño Bukele, como también, sin duda alguna, a Milei en Argentina, aunque al primero se le pueda cuestionar su reelección que, sin embargo, fue admitida por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de El Salvador. Lo de Milei fue perfecto.

Envidiables, ambos, como paradigmas necesarios en naciones agonizantes como la nuestra. Dirán que soy contradictorio si tanto critico al Tribunal Constitucional Plurinacional porque obedece a los mandatarios de turno, pero existe un gran abismo entre declarar “derecho humano” a la reelección indefinida de un ignorante y pícaro sujeto como Morales y otorgar ese derecho a un patriota como Bukele, que no busca la reelección eterna.

He escuchado el discurso del domingo de Bukele y leído la prensa anunciando su triunfo electoral por más del 85% de la votación y de haber obtenido 58 de los 60 diputados posibles.

Las encuestas de Gallup, que esta vez no se equivocaron, dijeron que Bukele tenía el 90% de aceptación. 

El candidato vencedor expresó que la oposición había quedado “pulverizada” y que continuaría con el estado de excepción, hasta terminar su guerra contra las pandillas (las maras) que cometían decenas de miles de asesinatos hasta hace pocos años, que dominaban la mayoría del territorio, y que tenían aterrorizada a la población. 

El resultado es que más de 70 mil pandilleros están rapados y presos, como deberían estar, lo antes posible, Morales y sus jenízaros. Manifestó que El Salvador, de ser el país más peligroso se había convertido en el más seguro de América. ¿Se puede comparar a Bukele con Evo, el pandillero del Chapare?

Nayib Bukele, político y empresario de 42 años, fue un hombre de izquierda, perteneciente al Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de donde fue expulsado, seguramente por su eclecticismo en materia política, cuando, además de las ideas, le importan la acción concreta, las realizaciones.

Hoy está catalogado en la derecha indeseable, pero, claro, como un delito que le atribuye la frondosa prensa izquierdista, las poco confiables ONG de derechos humanos, y todos los gobiernos “ratas” como las satrapías de Nicaragua, Venezuela, Cuba y con toda probabilidad el presidente del gobierno español.

Como Bukele ha requerido el concurso en pleno de la Policía y del Ejército para enfrentar a las maras que pululaban cometiendo robos y crímenes de manera indiscriminada, así también Bolivia necesita un presidente que gane unas elecciones limpiamente y mande con toda autoridad sobre la Policía, pero, sobre todo, que haga cumplir la Constitución Política del Estado a las Fuerzas Armadas, incorporándolas a imponer el orden interno, permitiendo una nación sin bloqueos, que pueda desarrollarse. “Que muevan el culo”, les dirían en España.

En Bolivia las pandillas todavía actúan como raterillos principiantes que roban celulares o les quitan sus carteras a las señoras que están solas en la calle; pero ya se ven señales de humo, ajustes de cuentas entre narcos y otros maleantes. 

Si bien algo como las maras salvadoreñas no existe aún en Bolivia, sí están los cavernarios disfrazados de defensores de la democracia que bloquean las carreteras todas las semanas, estrangulando las principales arterias de la nación. 

Para ser gráficos, en el ser humano los bloqueos camineros son como trombos, como coágulos que al obstruir el flujo sanguíneo al corazón provocan un accidente cerebrovascular y la arterioesclerosis final. No es cosa de alarmar, pero Bolivia, a este paso, va hacia una parálisis y su destino inevitable es una silla de ruedas. 

Si se quiere salvar la democracia, no es con aleluyas al Señor. Tampoco es cosa de poner a un matón sádico en la presidencia.

Lo que sí se necesita es elegir en las urnas a una persona con el suficiente carácter como para hacer cumplir las leyes de la república. 

Porque todos los bolivianos nos preguntamos qué sucede en el país, qué nos pasa. Y lo que sucede es, simplemente, que hay miedo.

Miedo a unos badulaques que han destripado a la nación, que le han cambiado el nombre, también los símbolos patrios, han excluido a las minorías creando algunas inexistentes, pero, sobre todo, que ignoran lo que es Bolivia, cómo es su historia, y solo se miran el ombligo andino-centrista y se quedan bizcos.

 

Columnas de MANFREDO KEMPFF SUÁREZ

18/04/2024
Está tan venida a menos la política boliviana que a un año y medio de las elecciones presidenciales de 2025, tan solo se perfilan probablemente dos...
15/03/2024
Habiendo muerto heroicamente el infatigable coronel Ignacio Warnes en la batalla de El Pari, derribado de su caballo, mientras que el jefe de su caballería y...

Más en Puntos de Vista

ERNESTO BASCOPÉ
24/04/2024
COLUMNA ABIERTA
CARLOS DERPIC SALAZAR
24/04/2024
RONALD NOSTAS ARDAYA
24/04/2024
OPINIONES DESDE EL CESU
SILVANO P. BIONDI FRANGI
24/04/2024
CIUDADANO X
EMILIO MARTÍNEZ CARDONA
24/04/2024
ÁGORA REPUBLICANA
CARLOS HUGO MOLINA Y ROBERTO BARBERY ANAYA
23/04/2024
En Portada
El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, y el Comité Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB) acordaron un incremento del 5,85 por ciento al salario...
Los pobladores de Llavini dieron un cuarto intermedio en los bloqueos hasta el jueves y levantaron la medida de presión, por lo que los viajes de Cochabamba al...

El exministro de Minería y exgerente nacional de Recursos Evaporíticos Luis Alberto Echazú se benefició con detención domiciliaria por el daño económico al...
Las comisiones Mixtas de Constitución y de Justicia Plural determinaron ayer suspender la etapa de examen oral y esperar los resultados de los amparos...
El bloqueo instalado por los pobladores de la Subcentral de Llavini, en el kilómetro 63 de la carretera al occidente del país, por obras y límites, dejó una...
La dirigencia de los trabajadores en Salud y los diputados de la Comisión de Planificación Política, Económica de la Cámara de Diputados acordaron anoche...

Actualidad
La Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Productiva (Cadepia) participa de la segunda versión de la...
Este martes se registró un intento de motín al interior del penal de San Sebastián varones en Cochabamba. La Policía...
La Franja de Gaza sufre la mayor catástrofe alimentaria del planeta al menos en las dos últimas décadas, desde que hay...
La comisión interinstitucional que se conformó para precautelar el bienestar de la pareja de bufeos (Inia boliviensis...

Deportes
El tenista nacional Hugo Dellien dio este miércoles otro paso más en el Challenger de Roma, luego de imponerse 2-0 al...
A 15 días de la disputa del Circuito Bolivia 2024, evento a desarrollarse del 10 al 12 de mayo en la laguna Alalay, se...
Nacional Potosí no conoce de victorias en la Copa Sudamericana 2024, después de caer ayer por 2-0 en su visita a...
El exjugador colombiano de Wilstermann Vladimir Marín regresará a Cochabamba este viernes para ser parte de las...

Tendencias
Cochabamba llevará a cabo el certamen selectivo de First Bolivia 2024 el sábado 1 de junio, según el cronograma que...
La sonda espacial Voyager 1, que fue lanzada en septiembre de 1977 y se encuentra en la actualidad a más de 24.000...
Además, la cuenta oficial de Porcinos FC, el club de Ibaí Llanos en la Kings League, se sumó a la discusión al publicar...
La abogada y periodista de 60 años rompe récords en el certamen gracias a un estilo de vida equilibrado. En esta...

Doble Click
La Plataforma Teatral Cochabamba pondrá en escena la obra Somos agua este viernes en instalaciones de la Casa de las...
Una de las mejores obras del 2023 vuelve a presentarse en Cochabamba. Se trata de Ave, que fue galardonada múltiples...
Conocido en todo el mundo como "El profesor" de la serie 'La Casa de Papel', Álvaro Morte da el salto al cine...
El escritor español Luis Mateo Díez, que recibió este martes de manos del rey de España el Premio de Literatura Miguel...