Ser docente de base

Columna
Publicado el 21/06/2023

Un día cualquiera en la universidad. En el patio estaban decenas de estudiantes, en mesas jugando cartas, haciendo parrilladas, bailando con música a todo volumen. Había alguna campaña electoral de las que abunda en la universidad pública. Uno diría que en un centro académico las campañas electorales por lo menos deberían basarse en debates informados sobre las propuestas de los frentes, pero prima la prebenda y la jarana; exactamente lo que ocurre con lo político fuera de la universidad. Siempre les digo a algunos/as de mis estudiantes que si pusieran el mismo empeño y energía que colocan en las campañas proselitistas (y sus juergas) en estudiar y leer, sería otro este país.

Esta anécdota refleja la prioridad que se le suele dar al conocimiento en la universidad pública (por supuesto, con notables excepciones). Y si bien hay mucha tela para cortar sobre el histórico manejo de la universidad pública en múltiples aspectos, hoy quiero realizar un desahogo en mi calidad de docente de base y colocar sobre el tapete abusos y sinsabores muy habituales en esta condición.

Es cierto que a diferencia de otros trabajadores/as, los/as docentes de la universidad pública hemos consagrado varios derechos imprescindibles. Contamos con un buen seguro médico, vacaciones, aguinaldos puntuales. Por supuesto, como todos los derechos, esto no es regalo de nadie sino fruto de luchas y reivindicaciones que buscaron que la universidad pública fuera un espacio idóneo y ejemplo para la sociedad. Lamentablemente, hoy no es secreto para nadie que las universidades públicas son un botín más para la política partidaria y/o los/as sedientos/as de espacios de poder. Justamente, cuando se ocupa un espacio de poder en la universidad parece que los privilegios cuatriplican, al punto de que no faltan las prebendas, el amiguismo y/o afiliación partidaria en la disputa por esos espacios. Y en la periferia quedamos los/as docentes de base.

A veces me pongo a pensar en las cosas que me tengo que bancar por el “privilegio” de ser docente en la universidad boliviana. Por ejemplo, que ya estemos en 2023 y me deban un curso de verano entero que di el 2020, que me deban un semestre de una materia completa de historia sin que haya esperanzas de pago, que me deban un diplomado que di hace medio año. Y tener que estar todo el tiempo pidiendo, insistiendo, buscando con quién reunirme, a quién dirigirme, firmando papeles interminables para que mínimamente me paguen por un trabajo realizado con entrega, pasión y puntualidad. ¿Acaso el trabajo no pagado no se llama esclavitud en pleno siglo XXI?

También está la burocracia absurda que campea y que afecta principalmente a estudiantes y docentes de base. Al respecto, les cuento una anécdota. Estuve trabajando en una universidad fuera de Cochabamba y tenía que enviar planillas de notas a esta ciudad. Primero intenté enviar con mi firma digital, a lo que me advirtieron que tenía que imprimir las planillas y “firmar con lapicero”. Por tanto, me di el trabajo de buscar donde imprimir las planillas, firmarlas “con lapicero”, escanearlas y enviarlas vía correo electrónico/WhatsApp. ¡Y no lo aceptaron! ¡Debía enviar las planillas en físico por courrier y firmadas con “lapicero azul”, de otra manera no eran válidas! ¿Se dan cuenta de semejantes requerimientos absurdos en plena era digital y siglo XXI? Y si se suman esas “minucias” burocráticas que pasamos cotidianamente, pues no es poco el tiempo valioso que perdemos en trajines innecesarios y absurdos.

Un tema más, el maltrato y ninguneo del trabajo de los/as docentes de base. Así como no faltan universidades privadas que casi te obligan a aprobar a los/as estudiantes así no se lo merezcan (para seguir recibiendo las caras pensiones) y donde tampoco está muy bien visto ser exigentes con estudiantes amparados/as en la “influencia” de sus familias, otro caso similar es tratar de enseñar a funcionarios/as públicos/as y autoridades. No pocas ocasiones a nombre de sus “múltiples ocupaciones”, toman los cursos y materias a media o ninguna máquina. Pero los/as docentes tenemos la cuasi obligación de “comprender” la impuntualidad, falta de seriedad, el incumplimiento, la incoherencia porque ellos/as son muy “importantes”. ¡Y el/la docente exigente pues corre el riesgo de que se le falte el respeto y mejor si sale del camino de nuestros/as “benefactores/as” y su “esforzado” ímpetu de formarse!

Lo peor es que todas esas mañas y usanzas luego se replican en la gestión pública y por eso pues —también— debemos estar como estamos.

Columnas de ROCÍO ESTREMADOIRO RIOJA

17/01/2024
03/01/2024
Ayer, mientras observaba un nido de hormigas, no pude dejar de pensar en lo similares que debemos vernos los seres humanos si un gigante nos percibiera desde...
06/12/2023
Sabemos que Bolivia tiene una tradición histórica de saqueo y tal vez por ello mismo tengamos una cultura política a la que el medioambiente le vale un...

Más en Puntos de Vista

PAREMIOLOCOGÍ@
ARTURO YÁÑEZ CORTÉS
22/04/2024
DEBAJO DEL ALQUITRÁN
ROLANDO TELLERÍA A.
22/04/2024
SIN VUELTAS
MAGGY TALAVERA
22/04/2024
22/04/2024
HUMBERTO VACAFLOR
21/04/2024
LA CURVA RECTA
AGUSTÍN ECHALAR ASCARRUNZ
21/04/2024
En Portada
A dos años del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el caso Hotel Las Américas, Bolivia aún no cumple las recomendaciones del...
Un policía golpeado a palos, un civil herido a bala y vehículos dañados es el resultado de una emboscada en el trópico cochabambino por narcotraficantes, ayer...

El Pacto de Unidad del ala renovadora ratificó ayer el desarrollo del congreso del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la ciudad de El Alto, del 3 al 5 de mayo,...
El Ministerio de Salud alista la campaña de vacunación contra la poliomielitis a partir de mañana para inmunizar a más de 1,4 millones de niños de entre 5 y 8...
El agua de la represa de Misicuni llegó ayer a 10 barrios del Distrito 5 de Tiquipaya a través de la aducción 1, ejecutada para trasladar el líquido vital a...
Después de ocho meses del conflicto, las 12 familias del Bloque “C” de la avenida Barrientos continúan atrapadas entre los muros de la antigua estación de...

Actualidad
Los ataques israelíes de las últimas 24 horas en la Franja de Gaza han causado al menos 54 nuevos muertos y más de 100...
Los ecuatorianos manifestaron este domingo a través del voto un amplio respaldo a las propuestas del presidente Daniel...
El agua de la represa de Misicuni llegó ayer a 10 barrios del Distrito 5 de Tiquipaya a través de la aducción 1,...
A dos años del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el caso Hotel Las Américas,...

Deportes
La Copa Simón Bolívar 2024, evento de ascenso en Bolivia que se iniciará el próximo 27 de abril en los nueve...
Blooming ayer se quedó con el título del Torneo Internacional Centenario al vencer a The Strongest por 5-6 en la ronda...
Boca Juniors remontó la desventaja inicial, derrotó con polémica 2-3 a River Plate y se clasificó a las semifinales de...
El boliviano Edmundo Barrios ganó, en Francia, dos torneos que son parte del Tour Mundial de Tenis de Playa, regulados...

Tendencias
El gigante tecnológico Meta anunció este jueves que incorporará su chatbot de Inteligencia Artificial (IA), Meta AI, en...
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió sobre la "situación de emergencia" que se vive en América...
Mayo Clinic, reconocida por su labor en educación e investigación médica, advierte sobre las diversas complicaciones...
La prestigiosa organización World Press Photo ha anunciado a los ganadores de su edición 2024, destacando las imágenes...

Doble Click
Después de cuatro meses de estudio, Luciana Mía Fabián Salinas construyó su propio auto robot. Las ruedas eran de tapas...
El sacerdote Piotr Nawrot ve el dedo de Dios en todo lo que hace. Tras defender su tesis en Musicología y Música Sacra...
Con el objetivo primordial de redescubrir las maravillas que rodea al cerro San Pedro, La organización Fanagua lleva...
Javier Elias Irigoyen Soto, mejor conocido como Javvi Elias, es un artista pop boliviano-chileno que está ganando cada...