Liberen a la wiphala

Columna
Publicado el 28/09/2021

Es discutible si la wiphala es un símbolo de la identidad de las culturas originarias de occidente en Bolivia. Hay tejidos prehispánicos en los que se puede advertir ese diseño como parte de piezas —chuspas en algunos casos— que incluyen otras formas, pero su uso como bandera tiene más bien antecedentes coloniales. Lo que no ha quedado claro hasta hoy es cuál era su significado original.

En todo caso, la referencia histórica viene a cuento a propósito del debate que se suscitó en los actos centrales de la efeméride cruceña del 24 de septiembre pasado. El Gobierno acusó a la gobernación de Santa Cruz de haber impedido la iza de la wiphala y el ejecutivo departamental aseguró que ese acto no estaba consignado en el protocolo definido previamente. Y no solo eso, también se dijo que en realidad el que llevaba la bandera en el bolsillo era el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, quien durante la ceremonia, como si se tratase de un as bajo la manga, cogió el emblema y se lo pasó al presidente en ejercicio, David Choquehuanca, consciente de la polémica que podría generarse.

El problema no es que se respete o no un símbolo, sino el uso que se le da como parte de la trama oficial. Es natural, además, que cuando una bandera reemplaza los emblemas regionales (patuju, flor nacional desde 1990), genere cierta resistencia o por lo menos un reclamo de respeto hacia la identidad local, porque a fin de cuentas la wiphala no representa al indígena de la amazonia boliviana.

Si, como algunos dicen, la bandera tricolor y el escudo fueron símbolos impuestos en los inicios de la República, puede afirmarse lo mismo de la bandera multicolor indígena, que forma parte desde hace poco más de una década de la iconografía patriótica.

La wiphala pudo haber tenido una historia diferente y menos polémica, de no haber sido porque el gobierno del MAS la utilizó siempre como un símbolo de polarización racial y regional. La bandera de los indios contra la de los blancos o mestizos, de los t’aras frente a los k’aras, de los pobres frente a los ricos. Perdió así su probable raíz de connotación identitaria y se transformó en una suerte de pendón de guerra interna.

Como en las antiguas batallas, la bandera se convirtió en el símbolo de la victoria de unos sobre otros y en el de la conquista de un espacio territorial. De su uso decorativo original y prehispánico, la wiphala devino pendón colonial y una suerte de insignia partidaria.

A la diversidad polícroma le siguió un predominio del azul. Es la otra bandera del MAS o de algunos sectores indígenas afines a esa línea. Es el disfraz con el que se participa de la fiesta de la inclusión, y el escudo detrás del cual se esconde una visión de poder. Es la vocación indigenista gubernamental reservada para quechuas y aimaras, pero excluyente respecto de otras identidades, como las que hoy marchan contra la destrucción de sus territorios o que hace años lo hicieron en rechazo a la construcción de una carretera por el corazón del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure (Tipnis).

No hay el mismo trato para un indígena que para otro, no solo en un escenario de tensión entre regiones, sino al interior mismo de occidente, donde el cultivador de coca tradicional de los Yungas, no goza de las mismas consideraciones que el cocalero del Chapare, sencillamente porque el Gobierno no tolera discrepancias al interior de su principal movimiento de sostén político y social.

Como el “patria o muerte” o el puño en alto, para el Gobierno el saludo a la wiphala expresa la adhesión a un proyecto político y no a una nueva cultura inclusiva de respeto a la diversidad étnica del país. En ese sentido, no es un símbolo nacional, sino uno de dominación. La resistencia a su uso se explica así, no como un acto discriminatorio o racista, ni siquiera como la forma de establecer una delimitación regional, sino como la afirmación de una diferencia y/o discrepancia política.

La wiphala es una bandera rehén. Fue capturada en los archivos imprecisos de la historia para crear un sentido de pertenencia y, de paso, plantear una frontera entre culturas e identidades: los de aquí y los de allá, los originarios y los foráneos. Lejos de constituir un símbolo de unidad o de un origen común, se manipula su significado de manera que puede ser descifrado como el origen de una forzada reivindicación sólo superada con la desaparición o el sometimiento del adversario.

Hablar de un ultraje a la wiphala es artificial, interesado y esencialmente político. Es el capítulo II de una historia que arrancó en noviembre de 2019, cuando grupos supuestamente vinculados al actual gobernador de Santa Cruz fueron acusados de quemar esa bandera. De manera similar, casi dos años después, pero esta vez en la plaza central de la capital cruceña, se repite el ritual de ofensores y agraviados al que se apela reiteradamente para sustentar la narrativa oficial.

Esta no es una controversia que involucre ni lejanamente a los indígenas y, en el fondo, tampoco tiene que ver con lo que significa propiamente la wiphala, ni con la actitud de los habitantes de origen diverso del oriente boliviano hacia el mundo andino. Es parte de la guerra discursiva impulsada por el MAS: la apelación emotiva que nubla la aproximación racional a otros temas, como la persecución política, el hostigamiento a los medios de comunicación y la represión de movimientos sociales críticos, entre otros aspectos que muestran la profunda fragilidad de una democracia bajo acoso permanente.

La wiphala rehén parecería flamear en ayuda del Gobierno, cuando arrecian las críticas por los juicios fraguados contra alcaldes elegidos por voto popular, por el trato inhumano que reciben exautoridades de Estado detenidas preventiva e indefinidamente y cuando la mención de la palabra “golpe” en foros internacionales suscita más críticas e incredulidad, que respaldo.

La idea es volver al origen, a la primera controversia, al detonante que motivó las movilizaciones de noviembre de 2019 en El Alto, a la bandera supuestamente mancillada que enervó los ánimos colectivos y promovió la idea de revancha que hoy define la lógica de la historia oficial.

Por eso es urgente liberar a la wiphala de las ataduras políticas, devolverle el color original y convertirla en un símbolo de coexistencia entre culturas diversas, no en un estandarte de ocupación y venganza.

 

El autor es periodista y analista

Columnas de HERNÁN TERRAZAS E.

12/10/2021
La reelección es la herida abierta en la historia democrática de casi 40 años en Bolivia. Lo que en otros países es una rutina aceptada y compartida por...
05/10/2021
Como en los antiguos episodios de la serie Misión imposible, las cintas de la agenda del Gobierno se extinguen en pocos segundos y no dejan ningún rastro,...
28/09/2021
Es discutible si la wiphala es un símbolo de la identidad de las culturas originarias de occidente en Bolivia. Hay tejidos prehispánicos en los que se puede...
18/09/2021
En la agenda política de la Asamblea Legislativa Plurinacional la lista de juicios es larga y abarca una diversidad de causas y personas. Hay juicios que se...
08/09/2021
Al presidente parece que todavía no le llega la hora de gobernar. Aparte de algunos resultados positivos en materia de vacunación, no hay mucho que decir o...

Más en Puntos de Vista

14/10/2021
SURAZO
JUAN JOSÉ TORO MONTOYA
14/10/2021
14/10/2021
14/10/2021
EN EL OJO DE LA TORMENTA
MANFREDO KEMPFF SUÁREZ
14/10/2021
En Portada
El transporte federado de Cochabamba y la Asociación de Radio Móviles de Cochabamba (Aramco) dieron plazo hasta el martes al Gobierno para archivar la ley...
El viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, descartó que se haya hallado un roedor en un lácteo del desayuno escolar y llegó a Cochabamba para...

El departamento de Cochabamba superó ayer su margen de seguridad de Covid-19 por la notificación fue mayor a los 100 casos por día.
El alcalde de La Paz, Iván Arias, a tiempo de salir de una nueva comparecencia en al Fiscalía, exhortó al Gobierno a que se "des-moralice", es decir, que deje...
Tiquipaya suscribió este jueves un pre acuerdo con la Empresa Misicuni para comenzar a recibir agua tratada desde 2022 a través de uno de los ductos que se...
El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez (MAS), aseguró este jueves que es falsa la convocatoria de la Seis Federaciones del Trópico que circuló en redes...

Actualidad
El príncipe Guillermo, número dos en la sucesión al trono británico, levantó ampollas el jueves al pedir, a tres...
Los consejos de administración y vigilancia se reunieron ayer de emergencia para abordar el tema y solicitaron a Gamboa...
El departamento de Cochabamba superó ayer su margen de seguridad de Covid-19 por la notificación fue mayor a los 100...
Al menos seis personas murieron y una treintena resultaron heridas el jueves durante tiroteos registrados en Beirut...

Deportes
Bolivia recibirá hoy (16:00)a Paraguay con cambios obligados en la defensa ante las bajas obligadas de sus zagueros...
Mientras el director técnico de Wilstermann, Sergio Migliaccio, confía en que la dirigencia solucionará el problema...
Con el partido entre los equipos de Aurora y Real Tomayapo se reanudará el torneo Único de la División Profesional este...
“Asumimos que con la participación del delegado en la reunión (Ernesto Araníbar), el plantel continuará. Esperemos que...

Tendencias
Un equipo de astrónomos, gracias al telescopio VLT del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile, ha obtenido...
Gracias al estudio de antiguas muestras fecales en unas minas de sal austriacas, un equipo de investigadores ha...
El actor William Shatner, que encarnó al capitán Kirk en la serie de ciencia ficción Star Trek, viajó este miércoles al...
Toby, el rinoceronte blanco más viejo del mundo, murió a la edad de 54 años en un zoológico del norte de Italia,...

Doble Click
Home Studio Cowork Fotográfico es un nuevo espacio diseñado para fotógrafos de Cochabamba que buscan un espacio ideal...
Este año, en la 14 versión de la Feria Internacional de Libro de Cochabamba, la presencia de los cómics fue más...
Huáscar Hermosa y Adely se unieron para realizar un cover de “Locos”, canción que forma parte del soundtrack oficial de...
“Octubre urbano” presentará un ciclo de cine latinoamericano con temática de desigualdad todos los jueves, desde las 19...