La corrupción en Bolivia se ha institucionalizado y naturalizado

País
Publicado el 22/09/2019 a las 0h00

¿Merecerá la corrupción una reflexión y acción nuevas por parte de las fuerzas políticas, con miras a las elecciones generales del 20 de octubre, como lo demandaron otros temas, como salud, recursos naturales y otros?

Legistas y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDH) coinciden en que, de un tiempo a esta parte, se ha institucionalizado la corrupción, que hablar de ello parece normal y que, lamentablemente, los partidos y alianzas políticas en carrera tocan el tema de forma superficial y sólo ven la “penalización” como solución.

Las formas de corrupción, como las que se dan en Bolivia, van desde sobornos, tráfico de influencias, extorsiones, fraudes, malversación, prevaricación, caciquismo, compadrazgo, nepotismo, impunidad, despotismo, entre otros.

“Como la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, nos preocupa. Veo que en tiempo de dictaduras era más fácil defenderse; ahora esto, con la actual justicia, me parece que todos son corruptos, la justicia, el Estado, los gobernantes”, refiere Amparo Carvajal, presidenta de la APDH.

Agregó que la corrupción es tremenda, la corrupción es mucho más de fondo, más diaria, realmente que hay una corrupción del Estado, lo que nos gobierna no dando prioridad a los que necesitan.

“Las propuestas de los diferentes partidos, enmarcadas en la lucha contra la corrupción, desafortunadamente no logran concretizar elementos que sean realmente asideros cumplibles”, menciona el politólogo Marcelo Silva.

Los partidos políticos —añade— se limitan a establecer el criterio de reforma parcial al papel de la Policía, al papel del Órgano Judicial, pero en los hechos “no establece la construcción de una nueva institucionalidad”.

Paul Antonio Coca señala que es un mal endémico de Bolivia, está presente en toda aquella persona que ocupa un cargo en administración pública, en todas las personas que piensan ocupar un cargo público y está presente la ciudadanía.

“La ciudadanía, antes de pagar una multa de tránsito, prefiere dar coima a un policía para que no le dé la multa, la gente prefiere dar un impulso”, dijo.

Los partidos políticos —acota— dicen que hay que combatir la corrupción, pero no indican cómo; algunos ofrecen cadena perpetua, otros hablan de procesos de contrataciones.

 

¿QUÉ PREGUNTARÍA A LOS CANDIDATOS?

¿Qué política plantea para eliminar esta práctica que parece habitual en la sociedad?

Paul Antonio Coca

Abogado

 

¿Cree necesario cambiar la forma de seleccionar a los altos magistrados?

Marcelo Silva

Politólogo

 

¿La corrupción de una clase política genera el mal de todos los bolivianos?

Amparo Carvajal

Presidenta APDHB

 

 

"La ciudadanía no ve que cuando hace una denuncia de corrupción el denunciado sea sancionado, por eso prefiere convivir con este mal”

Paul Antonio Coca

Abogado

 

La corrupción es parte del acervo cultural cotidiano, no solamente del servidor público, también de muchas esferas de los ciudadanos”

Marcelo Silva

Politólogo