Zorras de nuevo

Columna
LA MADRIGUERA DEL TLACUACHE
Publicado el 25/02/2024

A veces me pregunto si en vez de escribir una columna debería dedicarme a publicar las últimas normas rectoras que la progresía —que se ha arrogado la moral de la época— fuera dictando conforme sus propias pulsiones le vayan ordenando. Algo así como la Gaceta de la buena gente. Pero luego pienso que más que edictos individuales, las expresiones de este multipolar movimiento terminarían siendo más parecidas a las noventa y cinco tesis de Martín Lutero. Y no, no me daría el tiempo.

Hace pocas semanas se dio a conocer la canción elegida para representar a España en el reconocido festival Eurovisión de 2024. La elección no habría sido noticia internacional, si el jurado ibérico se hubiese concentrado en el aspecto artístico (ritmo, melodía, armonía) y no solamente en el contenido provocador. La canción Zorra fue lanzada (¡ay!) como un cántico feminista, y ha sido aplaudida incluso por el presidente español, Pedro Sánchez, a quien le parece muy gracioso que nos llamen zorras por eso de que “el feminismo también es divertido”. “Zorra, zorra, zorra/Ya sé que soy solo una zorra”.

Como ya no me asombran estas inconsistencias, solo me fue posible tratar de comprender la pirueta filosófica de quienes pasaron años instruyéndonos desdeñar el término zorra, por ser parte del vocabulario de los criminales que ejercen violencia contra las mujeres; pero que hoy en día intentan la resignificación súbita de la palabra. No logré entender.

Interpretada por alguna mujer no feminista, la obra musical habría sido cancelada antes de concursar en festival alguno. En cambio, la afinidad al colectivo hizo de este, uno de los temas más escuchados en Spotify y se ha convertido en un himno en varias partes de Europa (ya ha sido traducida a otros idiomas). Pero he dudado de si, en sus manifestaciones alternativas, ese feminismo celebraría el testimonio de víctimas de violencia machista que declaren que mientras son vejadas su agresor les grita ¡zorras! O si más bien el activismo, tan pendiente de los reflectores y del lobby, continuará utilizando el sufrimiento de aquellas mujeres sin averiguar qué tanto les afecta escuchar esta palabra que las devuelve al trauma.

No queda más que rebobinar nuestros valores, una vez más, e incorporar este vocablo antes peyorativo y sexista, al lenguaje de las reivindicaciones. Ahora sí queremos que nos llamen zorras (que no astutas, claro). A partir de aquí somos zorras potenciales orgullosas. Imagino que lo siguiente será comenzar a usar —como halago— el aberrante “maricas”, para llamar a los homosexuales.

Uno de los estados que más rápido pueden conducir a la neurosis es la incertidumbre. Los humanos necesitamos desplazarnos bajo derroteros que nos den certeza, o por lo menos, la mayor cantidad de seguridades posible. Quizás la guía que mejor nos conduce es la moral que, aunque entendida e interpretada de distintos modos según los gustos, nos encamina para lograr una buena convivencia en sociedad.

Eso supone que quienes lideran nuestra educación deberían mantener inalterables y universales ciertas normas de orientación, que nos sirvan en los distintos momentos y actos de nuestras vidas y nos permitan saber cómo tratar al resto.

De ahí que les pida encarecidamente a quienes dictan los lineamientos morales que traten de preservar las reglas de conducta para no neurotizarnos. Es que resulta algo agotador tanto cambio. Que si ya nos han entrenado para no aceptar que nos digan zorras, por ser un término asociado a la violencia sufrida por tantas mujeres, no pretendan que digiramos instantáneamente la idea de que ahora la palabra tiene una connotación de empoderamiento y libertad sexual.

La canción ha sido muy criticada por grupos de mujeres que, incrédulas, han repudiado las declaraciones de la ministra española de Igualdad, quien considera que la pieza es divertida y “rompe con moldes y con el edadismo”.  No entiendo de qué modo la canción podría disuadir la discriminación por razones de edad, pero quizás la ministra está diciendo que finalmente todas podemos ser zorras (jóvenes y ancianas). Y bueno.

Ahí parece residir el problema de buena parte de ese feminismo de nueva ola: en el afán por ser vanguardista, se aleja de su centro y de sus cimientos. Y relativiza sus principios, que llegan a ser tan versátiles como poco fiables. Y para evitar que sus códigos se vuelvan obsoletos, cambia sus eslóganes de cuando en cuando, según la ocasión y según qué zorras merezcan contar con él.

“Si salgo sola soy la zorra / Si me divierto la más zorra / Si alargo y se me hace de día / Soy más zorra todavía / cuando consigo lo que quiero”.

 

La autora es abogada

Columnas de DANIELA MURIALDO LÓPEZ

30/06/2024
Ojeé hace unas semanas la entrevista en El País a la diseñadora de modas Elena Benarroch, pese a que dejé de leer ese medio español, desde que se convirtió...
16/06/2024
De inicio pido disculpas por lo autorreferencial del texto. Sucede que hace poco encontré una fotografía de estudio de cuando era pequeña. Debía de tener...
02/06/2024
Justo cuando intentaba ubicarme en un lugar seguro dentro del debate nacional por la modificación de la Ley 348, “Ley Integral para Garantizar a las Mujeres...
05/05/2024
No me animo a hacer análisis sobre la guerra en Gaza. No porque no tenga una posición o porque no resienta las atrocidades que desde el 7 de octubre se...

Más en Puntos de Vista

CIUDADANO X
EMILIO MARTÍNEZ CARDONA
17/07/2024
COLUMNA ABIERTA
CARLOS DERPIC SALAZAR
17/07/2024
CARLOS F. TORANZOS SORIA
16/07/2024
VUELTA
HERNÁN TERRAZAS E.
16/07/2024
En Portada
La Fiscalía de Bolivia presentó este martes la imputación contra el presunto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset, prófugo desde julio de 2023, por el...
El acto por el aniversario del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que se realizó este martes en Sucre, fue el escenario donde sus autoridades defendieron la...

El presidente Luis Arce anunció que se elaborará un plan estratégico para invertir de manera adecuada los beneficios que se generen con el "megacampo" Mayaya,...
Actualmente, La Angostura tiene 2.90 metros de altura, lo que equivale a unos 15 millones de metros cúbicos de agua, añadió Equilea.
El Defensor del Pueblo, Pedro Callisaya, advirtió que el país atraviesa una situación de "fragilidad institucional" y una "crisis" con necesidades que no están...
El Servicio Departamental de Salud (Sedes) reportó, este martes, el deceso de un niño por complicaciones de la neumonía en Cochabamba.

Actualidad
Las elecciones judiciales sólo podrán realizarse si se promulga la ley que cesa en sus funciones a los magistrados...
Autoridades gubernamentales, municipales, organizaciones e instituciones rindieron homenaje a La Paz en sus 215 años de...
Ante la denuncia de un presunto hecho de corrupción que involucra a concejales y al alcalde de Punata, Jaime Zeballos,...
Las heladas y granizadas afectan a siete departamentos del país, en tanto que los efectos de la sequía se sienten en...

Deportes
El francés Kylian Mbappé no quiso entrar en detalles sobre “el pasado” cuando pudo fichar por el Real Madrid y no lo...
El partido que dará inicio a la sexta fecha del Campeonato Clausura, este viernes (15:00), entre Universitario de Vinto...
El gabonés Karl Mdoudou podría debutar con la casaca de Always Ready, este jueves (20:30 HB), ante la Liga Deportiva...
El contrato entre la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y la empresa Telecel- Tigo Sports finaliza esta temporada. La...

Tendencias
Según el Fiscal del caso, Alejandro Musso, un partido de la Copa Sudamericana entre Boca vs. Potosí fue el fin de ‘...
El astronauta ruso Sergey Kud-Sverchkov, el cosmonauta ruso número 124, llega a Bolivia para visitar a niños con cáncer...
Durante su participación en la Mesa Redonda de “Agricultura Inteligente” celebrada durante el MWC24 Barcelona, España
¡La espera ha terminado! Airbag, uno de los más solicitados y queridos por el público, finalmente llega a Cochabamba

Doble Click
El domingo se celebró la final de la Copa América en Miami, donde la selección Colombia se enfrentó a Argentina,...
Ayer con la proyección del largometraje “Close”, en las instalaciones de la Alianza Francesa, se dio inicio a la...
El proyecto “Música inmortal: yaraví, entre Mozart y los Andes”, creado por el musicólogo cochabambino Pablo Cáceres...
Cochabamba es considerada como la capital cultural de Bolivia y sus actividades así lo demuestran. La tercera semana de...