La voz del pueblo es la voz de Dios

Columna
BITÁCORA DEL BÚHO
Publicado el 14/11/2019

"Vox populi, vox Dei". Retumba el proverbio latino que muchos le atribuyen a Hesíodo, el gran poeta griego del siglo VIII y otros al monje anglosajón del siglo VIII después de Cristo, Alcuino de York.

Es un aforismo vigoroso y prometedor. Taxativo y determinante en su escritura, en su pronunciación y en lo fáctico.

Pueblo y Dios es un ensamble indisoluble que lo hace invencible y sabio. Los pueblos vencen, siempre, desde su voz clamorosa y auténtica hasta su peregrinaje por caminos tortuosos por querer encontrar su origen y su poder. La voz de Dios está representada en la fe y en la persistencia de ese pueblo que no tiene dónde asirse a otra cosa que no sea su lucha inquebrantable por ser oído y atendido.

Como si se tratara de un pasaje bíblico, los 21 días de paro en esta tierra bendita han enseñado con creces lecciones de vida, hermandad, solidaridad, persistencia, encabronamiento, sacrificio y un profundo civismo que quedarán en la memoria histórica de los que fuimos testigos de este tiempo y los relatos que, seguramente en un futuro, serán atendidos con incredulidad por las futuras generaciones. 

En estos 21 días de permanente vigilia, parece que el tiempo, nuestro tiempo, se hubiera congelado. El espacio se hizo amplio, paradójicamente y, los anhelos, inquebrantables, y es que los bolivianos nos volvimos a reconocer idénticos en nuestras diferencias. Nos vimos, uno a uno, en un espejo nítido, en ese reflejo de agua inmóvil que el poeta germano, Angelus Silesius, llama la idéntica perfección de lo disímil.

En 21 días, nos relamimos las profundas heridas que en 13 años y un tris, fueron abiertas, por un capataz, una y otra vez, pretendiendo hacernos creer que somos diametralmente opuestos unos a otros. Inventando muros perversos de razas, idiomas y colores.

Dibujaron en sus cerebros endiablados, ciudadanos de primera y segunda. Ningunearon la verdadera pluralidad, la colectividad y al pueblo en su esencia. Enfermos de poder, inventaron neolenguas: la paz es la guerra, la alegría y la legalidad se castiga con la cárcel. El proceso de cambio que el gran hermano te ofrece es ley, obedece o desapareces. ¡Acepta tu realidad, el mestizo odia al indio! ¡Él es tu enemigo principal! ¡Dispara tu odio contra él! El sol y la luna se ocultarán y todo será oscuridad. Mientras las bestias del régimen se regodeaban observando los tinkus a muerte entre hutus y tutsis. El eclipse total de identidad y unión, lo producían estos saltimbanquis.

Fueron 13 años en los que, sistemáticamente, fueron labrando su parcela separatista para gozar de una eterna vida de excesos, corrupción y  la “dolce vita”. ¡Dividir para reinar!

Los dogmas separatistas y los muros ideológicos impuestos por la bestia se convirtieron en bandera política que deshizo un tejido social y cultural que solo el tiempo podrá recomponer. A 21 días de habernos liberado de la posesión, el paro nacional por la unidad y la reivindicación democrática, nos sirvió de exorcismo. Jamás olvidaremos tantas ganas coartadas por ser solidarios, por abrazar al otro, al vecino, al policía, al militar, a la caserita, al que, con altura y dignidad, respetaba las barricadas, las “pititas” convertidas en titanio, a los que con afán y espíritu divinos, hicieron que todos comamos de una misma olla, con una misma cuchara y con las miradas cómplices de saber que el sacrificio iba a recompensarnos muy pronto con la libertad. 

Hoy, somos un poco más humanos que ayer, que hace 21 días, que hace 13 años. Nos reconciliamos con nuestra condición de seres eminentemente sociales, reivindicamos nuestra evolución como semejantes que siempre buscamos los retos y las conquistas. Somos criaturas caprichosas y aventureras: rompemos cadenas y derribamos muros. Por eso despachamos tiranos y nos reagrupamos en el núcleo de la unidad, en el festejo de nuestra grey, para forjar el bien común. ¡La voz del pueblo, es la voz de Dios!

El capataz pensó dejar a una Bolivia destruida en su unidad. Con premeditación y alevosía, supuso que nos mataríamos a tiros o con una quijada de burro, porque, según su creación, había dos Bolivias. Nada de eso ocurrió. Ahora, ¡Bolivia está más Bolivia que nunca!

Y seguramente eso le duele y le mortifica, porque jamás estuvo en su agenda de jeque árabe, la unidad y la reconciliación de la patria. En el fondo de su pozo, la unión de los bolivianos siempre fue su pesadilla más bestial.

En Cochabamba, en esta tierra bendita, la lucha inagotable fue extraordinaria, honesta y fidedigna.

Así como las hormigas crean estrategias para defender sus vidas y su entorno, los cochabambinos descubrimos que a los  héroes no se los construye ni se los clama: surgen, brotan, saltan al ruedo, con la voluntad en una mano y la convicción en la otra.

“La resistencia qhochala” apareció rauda, vertiginosa,  bajo dos ruedas. Los motoqueros fueron los héroes, los guardianes inquebrantables para que estos 21 días durmamos con relativa tranquilidad. Contuvieron el mal con un mensaje de bien. Ese es argumento central de esta “película” rodada en el valle cochabambino: sin guión ni director, sin efectos especiales, sin cortes ni edición: pura, auténtica, vigorosa y rebasando lo increíble. Sin duda, digna de ser llevada a la pantalla grande.

Ahora que el tirano y su comitiva abandonaron la patria. Respiramos nuevos aires, pero me pesa en el corazón que haya sido México el país que le dio refugio. Ese México que siempre tuvo espíritu libertario, pregonero de la democracia y la libertad. Mientras escribo esta columna, pienso en el otoño del 2 de octubre de 1968 cuando decenas de estudiantes fueron asesinados en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, bajo la mano tiránica de Gustavo Díaz Ordaz.

“A veces la intuición de los poetas es la más certera”. Le dijo Ordaz al poeta Octavio Paz, cuando el autor de “El laberinto de la soledad” reflexionaba sobre los aciagos hechos que estallaban en las calles de París, Praga, San Francisco, Berlín y Ciudad de México.

En 1972, Carlos Fuentes hacía un resumen valiente de los hechos y reivindicaba la posición de Paz: “La ruptura más clara y digna de la inteligencia con el poder represivo la protagonizó Octavio Paz al renunciar al cargo de embajador de México en la India a raíz de la matanza de Tlatelolco. La naturaleza de la represión contra quienes se atrevían a soldar la inteligencia y acción la comprobaron en carne viva, al ser privados de la libertad, José Revueltas, Heberto Castillo, Eli de Gortari”.

Pienso en los relatos de Elena Poniatowska sobre los hechos en Tlatelolco y llego a la alegre conclusión de que jamás el pueblo mexicano contraviene la libertad y la democracia, siempre fueron sus gobiernos. Ahora, más que nunca, reivindico a Octavio Paz, a Carlos Fuentes, a Jaime Sabines, a Carlos Monsiváis a Alfonso Reyes a José Emilio Pacheco, a Benito Juárez, a Pancho Villa y Emiliano Zapata, estos tres últimos, verdaderos líderes y guerreros que murieron por la libertad de sus pueblos. El pueblo de México sigue siendo luchador y libertario, sus gobernantes son la podredumbre, México, casi siempre, tuvo y tiene un Gobierno fallido.

Ahora que el autor de uno de los fraudes más monumentales que se haya realizado en Bolivia está en brazos del acomodaticio Andrés Manuel López Obrador, pienso en 2006, cuando el candidato izquierdista a la presidencia mexicana aseguraba que había sido derrotado con fraude y amenazaba con convocar a sus seguidores a nuevas movilizaciones y a decidir el destino de su movimiento si un tribunal ratificaba a su rival oficialista como presidente.

Andrés Manuel López Obrador, que impugnó las elecciones y pidió un recuento total de votos tras perder ante el oficialista Felipe Calderón por 0,58 de punto porcentual, encabezó multitudinarias protestas sin cuartel.

Para desgracia de AMLO, el tribunal rechazó su reclamo y solamente ordenó un conteo parcial en 9 por ciento de las casillas instaladas el 2 de julio.

“Nuestra decisión ya está tomada, no permitiremos la imposición, no aceptaremos un gobierno ilegítimo y a un presidente espurio”, decía López Obrador ante 20.000 seguidores reunidos en el Zócalo, la principal plaza pública y en donde más de dos semanas acamparon sus simpatizantes a modo de protesta. “Seguiré adelante hasta las últimas consecuencias”, decía.

Qué paradójica e imbécil es la política de los demagogos. Lo que AMLO reclamaba en 2006 en México, los bolivianos lo hicimos público ante el mundo y vencimos con la verdad y la fe en las manos. Entonces, si esto es así, la desfachatez superlativa de AMLO de dar asilo a un presidente ilegítimo y fraudulento es de antología y destruye todo su discurso solapado y seudo democrático.

¡AMLO, chinga tu madre!

 

El autor es comunicador social

Columnas de RUDDY ORELLANA V.

17/09/2020
Partir del terruño, abandonar el suelo que sujetó nuestra integridad y alimentó nuestras esperanzas, es morir un poco. Dejar a la familia, los hijos, los...
03/09/2020
“No puede ser. Esta ciudad es de mentira. No puede ser que las brujas sonrían a quemarropa y que mi insomnio cruja como un hueso y el subjefe y el jefe de...
27/08/2020
“No me den formulas exactas, porque no espero acertar siempre. No me muestren lo que esperan de mí, porque voy a seguir mi corazón. No me hagan ser lo...
20/08/2020
El mito de Sísifo es cruel pero certero, no claudica, tampoco avanza, se queda ahí, como un castigo que no tiene la mínima posibilidad de absolución, se...
06/08/2020
Hoy, día en que esta Bolivia todavía abigarrada, contradictoria, esperanzada (ora), melancólica y conflictiva cumple 195 años de su fundación, me rondan,...

Más en Puntos de Vista

GUIDO ROBERTO PEREDO MONTAÑO
28/09/2020
DÁRSENA DE PAPEL
ÓSCAR DIAZ ARNAU
28/09/2020
28/09/2020
MIGUEL ÁNGEL GUZMÁN GONZALES
28/09/2020
VENTANA AL MUNDO
AGUSTÍN SAAVEDRA WEISE
28/09/2020
En Portada
Bolivia registró 309 nuevos casos de Covid-19 con el cual suman  133.901 en todo el país. Asimismo, para hoy se reportaron 30 decesos.
Estados Unidos también encabeza las estadísticas de decesos con 203.240.

El Bono Juancito Pinto, cuyo beneficio de 200 bolivianos es para estudiantes de unidades educativas fiscales, de convenio y alternativos, se paga desde mañana...
El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) pronosticó tormentas eléctricas para mañana y el martes.
Bolivia reportó 26 incendios forestales, 17 de los cuales se encontraban en el departamento de Santa Cruz hasta este domingo, de acuerdo con los datos de la...
El Fiscal Departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, informó hoy que el Ministerio Público demostró que Fausta Anara de Quispe, de 65 años de edad, es...

Actualidad
El Bono Juancito Pinto, cuyo beneficio de 200 bolivianos es para estudiantes de unidades educativas fiscales, de...
El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) pronosticó tormentas eléctricas para mañana y el martes.
El Fiscal Departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, informó hoy que el Ministerio Público demostró que Fausta...
El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró este domingo particularmente severo con todas las fuerzas políticas...

Deportes
El directorio del club Aurora aseguró hoy, mediante un comunicado público, que los descensos de categoría de 2020 no se...
Tres clubes del denominado grupo G6, opositor a la gestión de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) actual, advirtió...
El piloto boliviano Juan Carlos "Chavo" Salvatierra culminó hoy la primera fecha del rally Baja 500 de California en el...
Marco "Marquito" Bulacia Wilkinson cumplió hoy con su participación en el Rally Adriático y alcanzó el quinto puesto...

Tendencias
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.
Un cóctel de medicamentos suministrado en un hospital de Florida a pacientes de Covid-19, que, según sus creadores,...
Una joven periodista ha lanzado el primer diario en braille de Etiopía, una nueva luz para cuatro millones de personas...

Doble Click
“Mar” es el título de la obra por la que fue galardonada la comunicadora cochabambina María Renée Cortés en los Premios...
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.
El escritor Edgar Valdez, publicó su novela “el Cristo que llora” y ya se encuentra a la venta en la Librería...
El Centro Cultural Bicentenario aún no está abierto al público, pero alista un manual de uso para funcionarios,...