Pseudonarcisismo, idolatría y pedofilia

Columna
Publicado el 15/09/2020

Hace algunas semanas han sido reveladas las conversaciones que Evo Morales Ayma sostuvo por el chat del celular con su amante –cuarenta años menor–, sirvienta y organizadora de su servidumbre (se puede consultar uno de los últimos artículos de opinión de Rafael Archondo para otra veta de análisis).

No podemos más que impresionarnos ante los niveles de sumisión y entrega por parte de las personas que forman el entorno de Morales y que insisten en verlo como a una especie de ídolo, de divinidad encarnada o, lo que es sin duda mucho peor, como encarnación de la voluntad de la historia o del destino de la humanidad. El apodo que un buen amigo le ha puesto (y que seguramente otros muchos más también usan) a Morales de “aspirante a faraón” o “faraón fraudulento” no podría encajar mejor con esta figura que ha sido entronizada en el sitial de un dios.

En un principio, pensamos titular este breve artículo de opinión Mea culpa porque sostenemos que este proceso de divinización no se debió exclusivamente al entorno que Morales tuvo bajo su gobierno, ni siquiera al que tuvo en su trayectoria de ascendencia meteórica como líder cocalero, sino que creemos que toda la población boliviana tuvo en su momento responsabilidad por esto (incluidos los que lo satanizaron). Esperamos poder explicarnos con respecto a esto, pero primero formulemos las principales interrogantes que se pueden plantear sobre la cuestión de la idolatría y la divinización de un ser humano, de uno de nuestros prójimos. Ya sea que este proceso se dé en las artes, los deportes, la política, la religión o las relaciones personales, se trata de un fenómeno que rara vez es positivo y que, más bien, suele traer consecuencias muy negativas.

Preguntémonos, por lo tanto, ¿cuáles son las razones profundas por las que las personas tenemos esa tendencia a idolatrar a algunos de nuestros prójimos, incluso cuando sabemos muy bien que solo son personas, iguales a nosotros? ¿Qué tipo de consecuencias nefastas puede traer este comportamiento entre seres humanos? ¿Cómo se puede vincular este fenómeno con el actual caso de Noemí y Morales? Creemos que la idolatría que se forjó en torno al expresidente fue la causa de muchas de las desgracias relacionadas con su gobierno, pero también creemos que esto no fue en absoluto la culpa exclusiva de su entorno inmediato o del masismo como movimiento político.

Para responder a nuestro primer interrogante, debemos hacer una breve digresión teórica. El filósofo francés Jean-Pierre Dupuy (uno de nuestros ídolos, sin duda) propone el concepto de pseudonarcisismo para explicar los fenómenos de caudillismo, personalismo y liderazgos carismáticos en la política y en lo social. Este concepto consiste en una idea sencilla: entre el líder y sus seguidores (y también sus detractores, en casos en que se lo sataniza demasiado) hay una retroalimentación positiva. Esto significa que uno se cree mucho porque permite que los otros se crean mucho igual (o que los otros le teman demasiado). Todos conocemos esta retroalimentación y, de hecho, cualquier religión tiende a sacralizar de ese modo. El peligro surge cuando esta tendencia se desplaza a las personas muy cercanas, porque ahí la retroalimentación puede volverse una mera cámara de eco (como ocurrió con Morales y su círculo de llunk’us corruptos).

Todos los bolivianos conocemos las consecuencias nefastas que esta retroalimentación pseudonarcisista puede traer (perdón por la jerga), incluidos los masistas que se prestan y se prestaron en algún momento a ese juego (y aquí regreso a la idea del titular para este artículo: “Mea culpa”). Si permitimos que un ser humano se tenga por divinidad, en verdad, lo estamos convirtiendo en una divinidad. La bola de nieve se habrá puesto en ruedo de forma irreparable. Detenerla es imposible como podemos ver en el terrible documental que hay sobre Michael Jackson, Leaving Neverland (2019), disponible en Netflix hace un tiempo. A este sujeto se lo divinizó, sobre todo entre los padres de los niños que aceptaron ciegamente –y criminalmente– enviar a sus hijos a pasar varias noches con un hombre adulto.

La idolatría nos ciega, inevitablemente. Hace que veamos al ídolo como a un dios, sin fallas (o a un demonio malvado), hace que deseemos amarrarle los zapatos, que tratemos de entregarle nuestras hijas para que con ellas pueda reproducirse, que adaptemos una teleología histórica (perdón, otra vez, por la jerga) para ponerlo a él de meta (o que diseñemos un puro explosivo para matarlo).

A veces pensamos que una banda sigue haciendo buena música solo porque idolatramos a sus miembros o que un autor que nos gusta sigue escribiendo buenos libros solo porque lo idolatramos. La idolatría es una ceguera voluntaria; el pseudonarcisismo es el origen de muchos desastres sociales. No respondemos a nuestra tercera pregunta, porque la deducción racional lo hace por nosotros.

Se nos dirá quizás que somos unos blancoides alienados y europeizados que buscamos revivir una “extirpación de idolatrías” con las creencias de las poblaciones indígenas del país. Pues bien, esta acusación no se sostiene porque en dicha extirpación no se trataba de acabar con las idolatrías con respecto a seres humanos, sino en torno a la sacralización de lugares, ancestros y objetos. Además, si estuviéramos realizando una extirpación de ese tipo, los primeros en caer serían los blancoides con aspiraciones de modernos y los jailones, justamente por idolatrar objetos como el dinero, los objetos de consumo e ideas como las de progreso y modernidad.

Por último, los acusados aquí de idolatrar a Morales con mayor intensidad no son principalmente las poblaciones indígenas o rurales del país; al contrario, es su entorno blancoide y letrado, la escoria de la humanidad. ¿O alguien nos dirá que Gabriela Montaño, Juan Ramón Quintana y Carlos Romero son indígenas?

Como se puede apreciar, la idolatría pseudonarcisista es lo que llevó al MAS a volverse una secta religiosa fundamentalista y es algo que no debimos haber dejado ocurrir. Pero, como vengo diciendo, este artículo debería titularse también Mea culpa. Para terminar, habría que preguntarnos si no es esta enfermedad la que ha causado tantos estragos en nuestra desgraciadamente vecina Argentina. Ahí, en efecto, las idolatrías son históricas y excesivas, al punto de generar religiones populares en torno a ellas. Además, ahí también el populismo ha marcado una historia que pronto cumplirá 100 años de haber generado una división que hasta tiene un nombre propio: “la grieta”. ¿Seremos los bolivianos capaces, por una vez en nuestras vidas, de dejar de imitar a los “gauchos”?

 

El autor es vecino de la zona sur de La Paz

Columnas de FERNANDO ITURRALDE

15/09/2020
Hace algunas semanas han sido reveladas las conversaciones que Evo Morales Ayma sostuvo por el chat del celular con su amante –cuarenta años menor–,...
02/09/2020
En los últimos días hemos sido testigos de cómo el discurso conspirativo más marginal se ha convertido en discurso público aceptable. Nos referimos, como...

Más en Puntos de Vista

RAÍCES Y ANTENAS
GONZALO CHÁVEZ A.
20/09/2020
OJO DE VIDRIO
RAMÓN ROCHA MONROY
20/09/2020
EL TEJO
JUAN CRISTÓBAL SORUCO QUIROGA
20/09/2020
SONRÍA "PLIS"
ADOLFO MIER RIVAS
20/09/2020
ROBERT BROCKMANN
20/09/2020
CAMILO ALBARRACÍN ZELADA
20/09/2020
En Portada
A un mes de los comicios electorales en Bolivia el próximo 18 de octubre, el candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce remarcó...
“Ellos han migrado a los pueblos, producto de las quemas e incendios, en busca de comida, por sobrevivir, a causa de que perdieron sus casas. No les dañemos,...

El Viceministro de Inversión Pública y Financiamiento Externo, Gonzalo Quiroga, ratificó este domingo la imposibilidad de cancelar el pagar el  Bono Contra el...
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) sorteó el viernes 204.942  jurados electorales en Bolivia y 8.658 en el exterior, quienes serán responsables de las más de...
El viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, Israel Alanoca, pidió este domingo a los candidatos con menos posibilidades que sigan el ejemplo de la...
La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) comunica que deja sin efecto la invitación al Foro Económico Presidencial proyectado para el domingo 27 de...

Actualidad
A un mes de los comicios electorales en Bolivia el próximo 18 de octubre, el candidato presidencial por el Movimiento...
La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) comunica que deja sin efecto la invitación al Foro Económico...
El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, instó este domingo a los senadores republicanos que primen el interés...
La ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinckert, informó este domingo que, con la ayuda de las lluvias, se...

Deportes
El piloto cruceño Marquito Bulacia es el nuevo líder del ranking del Campeonato Mundial de Rally, en su categoría WRC3...
La inscripción de los candidatos para la elección del nuevo presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF)...
El argentino Leo Messi se despidió este domingo del chileno Arturo Vidal, su ya excompañero en el Barcelona, y le...
El UAE Emirates, el equipo de ganador del Tour de Francia el esloveno Tadej Pogacar, recaudó unos $us 740 mil en...

Tendencias
Infiltraciones de agua tan antiguas como los últimos episodios glaciares fueron descubiertas en un acuífero del central...
Las redes sociales se inundaron hoy con diferentes memes sobre la difusión de la lista de jurados electorales rumbo a...
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.

Doble Click
Los Emmy, los premios más importantes de la televisión, apuran este domingo los preparativos para celebrar su 72ª...
El decano de la prensa cochabambina y boliviana, avanza a paso firme y no se detiene; además de reinventarse.
Las autoridades egipcias anunciaron este domingo que fueron encontrados en el fondo de un pozo en la necrópolis de...