Presidenciales: se perfila una segunda vuelta

País
Publicado el 21/10/2019 a las 3h25

Después de una jornada marcada por la incertidumbre, los resultados preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el conteo rápido al 100 por ciento de la empresa privada Viaciencia perfilan que los bolivianos y bolivianas vivirán el 15 de diciembre próximo, por primera vez en la historia, una segunda vuelta entre Evo Morales del Movimiento Al Socialismo (MAS) y Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC).

Hay sin embargo un margen que aún deja dudas y más aún después de que el TSE paralizó la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) de actas en el 83,85 por ciento hasta pasadas las 02:00.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) instó anoche al TSE a reanudar la transmisión de datos. En un tuit en su cuenta oficial escribió: Fundamental que el TSE explique por qué interrumpió la transmisión de resultados preliminares y que el proceso de publicación de los datos del cómputo se desarrolle de manera fluida.

Según los datos del TREP publicados hasta las 19:40 de ayer, Morales se impuso en la primera vuelta con el 45,71 por ciento de los votos y le sigue Mesa con el 37,84 por ciento.

En tercer lugar aparece el conservador Chi Hyun Chung y su partido, el Partido Demócrata Cristiano (PDC), con 8,74 por ciento. En cuarto puesto está Oscar Ortiz de Bolivia Dice No (BDN) con 4,32 por ciento.

El quinto lugar lo ocupa el Movimiento Tercer Sistema (MTS) de Félix Patzi con 1,24 por ciento; el sexto, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) de Virginio Lema con 0,68 por ciento; el séptimo, el Partido Acción Demócrata Boliviana (Pan-Bol) de Ruth Nina con 0,65 por ciento; el octavo, Unidad Cívica Solidaridad (UCS) de Víctor Hugo Cárdenas con 0,42 por ciento, y el noveno, el Frente para la Victoria de Israel Rodríguez con 0,38 por ciento.

De acuerdo con la ley, en caso de que ningún candidato presidencial alcance más del 50 por ciento de los votos válidos o un mínimo del 40 por ciento con una diferencia del 10 por ciento frente a la segunda candidatura más votada, se realizará una segunda ronda electoral.

Sobre las causas de la caída de la preferencia de los electores por Morales hay varias, apuntaron anoche los analistas en las redes televisivas. Sin duda, los recientes incendios en la Chiquitanía y otras regiones del país le restaron el respaldo que, al menos en Santa Cruz, se trasladó al candidato de Comunidad Ciudadana.

Viaciencia

La empresa encuestadora Viaciencia SRL, única habilitada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para difundir conteo rápido el día de los comicios, también ratificó con sus resultados que en Bolivia habrá segunda vuelta, con el 100 por ciento de sus datos procesados.

Según esta firma, el MAS obtuvo un 43,9 por ciento de los votos y CC, 39,4 por ciento.

Ratifica la sorpresa del Partido Demócrata Cristiano (PDC) liderado por Chi Hyun Chung, con 8, 7 por ciento, y la debacle de Bolivia Dice No (BDN) de Oscar Ortiz, que lograría sólo un 4,5 por ciento.

Viaciencia es la única encuestadora que dio un amplio margen de diferencia en intención de voto a Morales y Mesa durante el proceso electoral.

Ortiz, desplazado

Chi Hyun Chung es una de las sorpresas de las elecciones al desplazar a Oscar Ortiz al cuarto lugar en la votación, según los resultados preliminares del TSE y el conteo rápido de Viaciencia.

El coreano-boliviano, pese a haber ingresado al ruedo electoral tarde, logró conquistar, aparentemente, al electorado más conservador que inicialmente se inclinaba por Ortiz.

Chi consiguió con un discurso homofóbico y misógino situarse como la tercera fuerza política del país después de reemplazar, también en medio de polémicas, Jaime Paz Zamora como candidato presidencial del PDC.

“Todavía en Bolivia hay personas que aman la biblia, que aman la familia”, dijo ayer el candidato del PDC tras conocer los resultados preliminares.

Ortiz, en una situación crítica, salió ayer rápidamente a ofrecer su apoyo “sin condiciones” a Carlos Mesa en una eventual segunda vuelta.

Durante la campaña, principalmente las últimas semanas, Ortiz fue duramente criticado por sus ataques a Mesa en vez de dirigirlos hacia Morales. Al parecer esta actitud le pasó una factura muy cara y difícil de revertir.

 

"Fundamental que el TSE explique interrupción de la transmisión de resultados preliminares y que el proceso de publicación de datos se desarrolle fluidamente”. Organización de los Estados Americanos @OEA_oficial.

"La Constitución Política del Estado (CPE) establece que la segunda vuelta debe realizarse en un plazo no mayor a los 60 días, a partir del día de votación”. Constitución Política del Estado.

 

BAJA LIGERAMENTE LA PARTICIPACIÓN DE ELECTORES

REDACCIÓN CENTRAL

Según los datos preliminares del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) de actas, con el 83,85 por ciento de actas procesadas, la participación de ciudadanos habilitados en las elecciones de este domingo 20 de octubre bajó ligeramente.

De acuerdo con los datos de inscritos en las actas verificadas hasta esta madrugada, de un total de 7.315.364 de inscritos para en el 83,76 por ciento procesado, 6.136.998 votaron, es decir que la participación preliminar sería de 88,25 por ciento.

Según datos oficiales, en las elecciones generales de 2005, un 84,51 por ciento del total de habilitados emitió su voto. Esta proporción aumentó al 95,25 por ciento en 2009, para bajar a cerca del 90 por ciento (89,08 por ciento) en 2014, cuando fue la última elección general.

Blancos, nulos

De acuerdo con los datos preliminares del TREP, los votos válidos de las actas procesadas sumaban 5.152.796, un 95,15 por ciento.

Los votos blancos llegaban a 74.909, un 1,38 por ciento y los votos nulos eran 187.890, un 3,47 por ciento.

Las encuestas, hasta pocos días antes de los comicios, mostraban un alto porcentaje de indecisos. El último estudio de la empresa Mercados y Muestras para Los Tiempos, Página Siete y Asuntos Centrales indicaba que el voto de indecisos era el que definiría si se iba a una segunda vuelta para elegir a los próximos mandatarios de Estado.

Los indecisos sumaban casi un 26 por ciento a 21 día de las elecciones.

Finalmente, ayer los electores decidieron forzando aparentemente un balotaje entre Evo Morales del MAS y Carlos Mesa de CC el próximo 15 de diciembre.

Sin embargo, con los datos aún preliminares y la falta de información completa difundida por el TSE, hasta esta madrugada, mantienen la incertidumbre en Bolivia.

 

ANÁLISIS

Roberto Laserna. Investigador de Ceres.

El espejismo de la segunda vuelta

La incertidumbre que causaba el alto porcentaje de indecisos en las encuestas se ha disipado. El voto cruzado y el “vértigo del pretil” lograron acortar la distancia que separaba a Mesa de Morales, por lo que en un par de meses tendremos que volver a las urnas para la segunda vuelta. Las encuestas previas anticipaban que de darse esa posibilidad aumentaban notablemente las posibilidades de victoria de Comunidad Ciudadana. En una votación similar, de sólo dos opciones, ya perdió el oficialismo. Esto obliga a pensar si, habiendo ignorado los resultados del referendo del 21F, el MAS estará dispuesto a aceptar los resultados de la segunda vuelta.

Los próximos meses serán muy intensos. La campaña electoral estuvo marcada por la intervención del Órgano Electoral, que restringió las posibilidades de que los partidos de oposición, debilitados por la nueva normativa, organicen coaliciones y presenten mejor sus propuestas y candidatos. El Tribunal Electoral aceleró las inscripciones y redujo a un mes la publicidad. Ya no podrá hacerlo.

La votación alcanzada por Carlos Mesa le da fuerza política y la posibilidad de asumir el Gobierno le dará mayor impulso. Pero sería un error muy grave creer que eso es suficiente. Su campaña debe tomar la iniciativa para atraer el apoyo de los otros líderes y sus votantes, a fin de conseguir que el voto no sea solamente de rechazo al prorroguismo sino de apoyo efectivo a su candidatura. No deberían olvidar que muchos lo apoyaron como “un mal necesario”.

El MAS sigue en el Gobierno y todavía tiene control sobre los órganos Electoral y Judicial. Es decir, todavía tiene muchos recursos y los utilizará para legitimar su victoria y alcanzar la mitad más uno que necesita para continuar. O para seguir intentando anular la candidatura opositora.

Para un análisis más amplio, debe recordarse que la segunda vuelta “crea” mayorías donde no existen. Al ser forzadas, esas mayorías son inevitablemente frágiles. La gente escoge entre candidatos que no fueron sus preferidos, y después de haber elegido a los parlamentarios. La composición del Legislativo no tendrá correspondencia con la del Ejecutivo o, para decirlo de otra manera, habrá una disociación política que crea problemas de gobernabilidad por falta de pactos políticos.

En Bolivia teníamos un procedimiento mixto que convertía al Congreso en una suerte de colegio electoral para la segunda vuelta. Esto se aplicó en 1985, cuando se eligió a Víctor Paz que era segundo, y en 1989, cuando se eligió a Jaime Paz que era tercero. Aunque lo rechazó la población, eso tuvo una ventaja enorme: la de formar Gobiernos con coaliciones parlamentarias de respaldo.

La reforma constitucional redujo la segunda vuelta parlamentaria a los dos primeros, facilitando la elección, pero debilitando el diálogo al forzar “megacoaliciones” amplias pero débiles. El actual procedimiento elimina totalmente al parlamento y lleva a que sean los ciudadanos quienes diriman la disputa.

La ausencia de pactos puede generar el espejismo de que la victoria electoral otorga más poder del que realmente obtienen.

Noticias Elecciones Generales 2019