La mentirosa “demanda interna”

Columna
Publicado el 24/10/2022

Una falacia muy común en el análisis económico es considerar oferta y demanda como dos acciones independientes. Es fácil pensar en vendedores y compradores como grupos distintos que ejercen sólo una función, vender o comprar, y no la otra. Muchos economistas, por ejemplo, se refieren a “shocks de oferta” o “shocks de demanda” cuando tratan de explicar el origen de las recesiones, como si los primeros no implicaran los segundos y viceversa.

La realidad es que oferta y demanda son la misma cosa o, si quieren, dos caras de la misma moneda. Asumamos por un minuto que no existe el dinero. Sin la existencia de billetes, la única forma de comprar algo es ofreciendo otra cosa a cambio. ¿Cómo convencemos a alguien de que nos venda su auto, un plato de comida o un kilo de azúcar? La única forma de hacerlo es ofreciéndole a esa persona otros bienes o productos que ella esté dispuesta a aceptar. En otras palabras, el acto de comprar (o demandar), implica un acto simultaneo de vender (u ofrecer). Sin oferta, no hay demanda.

De la misma forma, alguien que vende algo está aceptando (o comprando) otra cosa a cambio. La motivación para vender se deriva precisamente del interés de poseer el bien o producto que se pueda obtener en la transacción.  No se puede, entonces, vender sin comprar al mismo tiempo. Sin demanda, no hay oferta.

La equivalencia entre oferta y demanda, que es muy fácil de comprender en una economía de trueque, se torna difusa una vez que introducimos el dinero. Es con la creación de billetes que empezamos a pensar en oferta y demanda como dos acciones independientes. Ahora pareciera que para comprar algo ya no necesitamos vender algo más sino simplemente entregar o pagar un determinado monto de dinero. De la misma forma, uno empieza a creer que vender no implica comprar algo más sino simplemente aceptar billetes a cambio.

Pero el dinero sólo es un instrumento o una tecnología que hace más fáciles las transacciones de mercado. La esencia económica sigue siendo la misma. ¿De dónde sale el dinero que usted paga cuando compra algo? Pues del único lugar de donde puede salir: de alguna venta realizada en algún momento. El dinero no crece en los árboles (excepto cuando los bancos centrales se dedican a imprimir inorgánicamente) y solamente representa el valor de lo que vendimos (y producimos) con anterioridad. En el fondo, entonces, cuando compramos algo con dinero, seguimos haciendo lo mismo que antes: vender algo más. De la misma forma, cuando vendemos algo a cambio de dinero, en realidad estamos comprando algo más. Piénselo. A menos que decidamos usar el dinero que obtuvimos por vender algo para empapelar las paredes de nuestra habitación, toda venta que hagamos implicará eventualmente una compra de otros bienes por el mismo valor. El dinero hace que estas transacciones sean posibles a través del tiempo y no necesariamente de forma simultánea (lo que los economistas llaman la función de reserva de valor del dinero) pero, al final del día, la esencia es la misma: toda oferta crea su propia demanda.

¿A qué viene esta introducción? Si entendemos que no hay demanda sin oferta (y viceversa), entonces es fácil entender que el famoso cuento de la “demanda interna,” piedra fundamental del modelo económico del MAS, es un embuste. Y, por supuesto, si la piedra fundamental del modelo es un embuste, entonces el modelo entero es un ídolo de barro.

El Modelo Económico Comunitario Social y Productivo del MAS tiene dos pilares: el “sector estratégico” (hidrocarburos, minería, electricidad y otros “recursos ambientales”) y el “sector generador de ingresos y empleo” (industria manufacturera, turismo, vivienda, desarrollo agropecuario, etc.). La idea es simple. En un primer paso, el Estado se apropia del primer sector en base a nacionalizaciones y captura los excedentes que este genera. En un segundo paso, el Estado redistribuye esos excedentes al segundo sector a través de inversión o empresas públicas, o a través de bonos sociales. Esta redistribución es lo que el gobierno llama “demanda interna.” En esencia, el Estado captura la plata de la venta de gas y la hace circular en la economía creando la demanda por bienes y servicios.

Note la gran diferencia de este modelo con la equivalencia entre oferta y demanda descrita anteriormente. La demanda interna que genera el modelo del MAS en el país es embustera porque no se deriva de la creación de una oferta productiva anterior. La gente no produce un valor de bienes y servicios equivalente a su demanda porque parte de esa demanda está cubierta por el Gobierno con recursos de afuera. Esto puede funcionar por un tiempo y darnos la ilusión de que nuestra economía se desarrolla, pero el modelo es inherentemente frágil y pernicioso. ¿Qué pasa cuando los precios internacionales de las materias primas caen? ¿Qué pasa si las empresas públicas encargadas del “sector estratégico” son ineficientes y corruptas, y no pueden sostener los niveles de exportación que financian la demanda interna? Pues entonces, todo se derrumba. Un modelo en el que la demanda se desacopla de la oferta porque la plata que sostiene a la primera se genera en gran medida por la exportación de un recurso natural, no genera los incentivos a desarrollar un tramado productivo diversificado.

Y eso fue exactamente lo que nos pasó. Mientras duró la fiesta hasta 2014, nuestra economía dependió pachorramente de la exportación de gas y no generamos una oferta productiva interna. Después, como todos sabemos, los precios internacionales cayeron y, dado que nuestras empresas públicas son ineficientes y corruptas, también se nos acabó el gas que exportábamos. Así fue como el soporte de la demanda interna se derrumbó. Pero, claro, no contábamos con la astucia del MAS. Los gurús del partido de gobierno consideraron que, si no entraba plata por exportación de gas, entonces debería entrar plata por deuda. Y entonces nos empezamos a prestar como locos hipotecando nuestro futuro (a la fecha la deuda pública total sobrepasa el 80% del PIB). Todo por seguir sosteniendo el modelito de la “demanda interna.”

La economía no deja margen ni a la irracionalidad ni a la fantasía. Apostar a generar demanda interna con los ingresos de un sector exportador primario manejado por políticos o, lo que es peor, con deuda, es una apuesta muy riesgosa. Bolivia necesita no sólo un cambio de gobierno sino, principalmente, un cambio de modelo.

Columnas de ANTONIO SARAVIA

11/04/2023
Acostumbrada a la permanente presencia del Estado en sus vidas, mucha gente tiende a ver al liberalismo como una corriente “extrema” que los dejará...
28/03/2023
La Central Obrera Boliviana presentó hace unas semanas su acostumbrado “pliego petitorio” demandando, como todos los santos años, un incremento en el salario...
30/01/2023
El país ha perdido el rumbo. Nadie que mire con honestidad la salud de nuestra democracia o la de nuestra economía puede decir que “vamos bien” y que nos...
16/01/2023
El país asiste ritualmente a principio de cada año a la pelea campal por las pensiones escolares. Los colegios privados anuncian alzas, los padres ponen el...

Más en Puntos de Vista

RAFAEL ARCHONDO Q.
29/05/2024
29/05/2024
DESDE LAS REDES
SAYURI LOZA
29/05/2024
CIUDADANO X
EMILIO MARTÍNEZ CARDONA
29/05/2024
RONALD NOSTAS ARDAYA
29/05/2024
En Portada
La Policía y la fiscalía intervinieron esta mañana un edificio en Santa Cruz donde operaba una empresa que realizaba estafas por internet y redes sociales....
La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, ha confirmado el próximo viaje del presidente de Bolivia, Luis Arce, a Rusia, previsto para la próxima semana...

La Paz encabeza la lista con 9 casos de feminicidio, seguido de Cochabamba y Santa Cruz con 6 casos cada uno, Tarija con 4, Potosí y Oruro con 3 cada uno,...
El viceministro de Transporte, Enrique Ponce de León, aseguró este miércoles que el Decreto Supremo (DS) 5146 vela por las "condiciones óptimas de trabajo" del...
El Ejecutivo envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) tres nuevos proyectos de ley para aprobar créditos externos por un total de 290 millones de...
El ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, ha respondido desde el Gobierno a las afirmaciones del empresario Marcelo Claure, quien aseveró que "Bolivia...

Actualidad
La Cámara de Representantes de Colombia aprobó este martes por amplia mayoría un proyecto de ley que prohíbe las...
El Ejército surcoreano informó este miércoles que se han detectado más de 200 globos enviados por el Norte rellenos de...
Una persona murió este miércoles al caer sobre el motor en marcha de un avión operado por KLM en el aeropuerto Schiphol...
El ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, ha respondido desde el Gobierno a las afirmaciones del empresario ...

Deportes
La FIFA habría fallado a favor del exdirector técnico de la Selección nacional Gustavo Costas, motivo por el que la...
El volante Henry Vaca se lesionó en el partido que disputó con Bolívar, por la Copa Libertadores ante Palestino, ayer,...
El alemán Hans-Dieter Flick (Heidelberg, 1965) será el entrenador del Barcelona para las dos próximas temporadas,...

Tendencias
Las lesiones encontradas en el cráneo y la mandíbula de un hombre joven de unos treinta años constituyen la primera...
En 1 minuto te explicamos de forma clara y concisa todo lo que necesitas saber sobre la esterilización de mascotas,...
Masa Crítica en Cochabamba tiene una historia muy rica, desde sus creadores el año 2011, pasando por cada uno de los...
Bolivia no es un destino gastronómico obvio. Pero el gran país sudamericano sin salida al mar está causando sensación...

Doble Click
Bolivia despide a una de sus figuras más emblemáticas del arte y la cultura: Gastón Paz, el barítono cochabambino y...
La salud digestiva es un componente fundamental del bienestar general, afectando tanto la salud física como emocional....
Waliki vuelve a las tablas del teatro Achá con un concierto sinfónico. Acompañados de una orquesta completa y el cuerpo...
Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), en el sur de España, lideran un nuevo método para...
Invitados
En el cálido abrazo del Día de la Madre, celebramos no sólo el amor incondicional que estas figuras maternas representan