La Paz, capital de la bicimontaña

Tendencias
Publicado el 04/06/2018 a las 0h00

Alguno de ellos empezó su aventura y negoció por “el camino de la muerte” con cuatro bicicletas y su vagoneta para seis pasajeros; otro, con siete bicis y un minibús alquilado de cuando en cuando. Hoy hay quienes tienen dos buses con capacidad para más de 30 pasajeros sobre los que suelen trasladar hasta 60 equipos de bicimontaña. Ya no son dos o tres empresas, sino que bien pueden haber superado la centena. Tampoco hay una sola ruta, sino decenas de circuitos, trazados en torno al lugar que pareciera diseñado para gozar del vértigo y el paisaje: La Paz.

“Recuerden que vamos a realizar un ejercicio de alto riesgo. En la ruta que atravesaremos, en los últimos 70 años, cerca de mil personas han muerto…”. Palabras más, palabras menos, en dos o tres idiomas, bajo esa advertencia suele empezar el descenso hacia Coroico por la antigua carretera. Su vieja mala fama se volvió nueva y atrayente: en 1995 el Banco Interamericano de Desarrollo la bautizó como el camino más peligroso del mundo. Ese apelativo fue reforzado por video documentales realizados por diversas cadenas internacionales.

Pero claro, era el camino más peligroso del mundo, con sus mil y más muertos, cuando lo transitaban buses y camiones repletos de carga. Eran tiempos en los que en determinados tramos cualquier falla mecánica resultaba sinónimo de tragedia. Esos tramos donde dos ruedas de los motorizados, a momentos, transitaban a 40 centímetros de los abismos.

Hoy normalmente la cita más conocida para los bicimontañistas empieza a 23 kilómetros de la ciudad de La Paz. Parten desde la zona de “la cumbre” a 4.643 metros sobre el nivel del mar, entre 2 y 5 grados bajo cero. Los guías inician la aventura con sus vozarrones de advertencias, y ese tonito especializado en acelerar las palpitaciones.

Son los responsables de 10 o 12 vidas, según la distribución de turistas, entre “principiantes”, “medios” y “expertos”.Las segundas advertencias previenen sobre los peligros rutinarios: “Hipotermia, mal de altura, vértigo, calambres…”. Finalmente, informan que en cualquier punto del trayecto los viajeros podrán solicitar su ingreso a una de las vagonetas que acompañan al pelotón. Ninguno del subgrupo de los autoconsiderados “expertos” podrá sobrepasar en el camino al guía de avanzada.

Para el osado que intente propasarse en la pedaleada la sanción será continuar el viaje en la frustrante tibieza de un motorizado. De todas maneras no les sería fácil, los guías por lo general son laureados competidores de campeonatos de bicimontaña. La práctica parece haberles conquistado a tal grado que trabajan, se divierten y compiten sobre dos ruedas. Incluso buena parte de su tiempo libre la dedican a buscar nuevos circuitos.

“Una segunda ruta, más espectacular, es Chacaltaya – Zongo”, dice Gustavo Bascopé, uno de los guías de la empresa Gravity, “es un segundo nivel, para gente que tiene más experiencia, después de recorrer ‘el camino de la muerte’ hacia Coroico. Luego están las tres rutas que van a Sorata, en una de ellas se realiza anualmente la conocida competencia ‘Jacha avalancha’. También cuenta la ‘ecovía’, entre Chuspipata y Chovakollo, sobre la plataforma que estaba destinada a la riel del frustrado tren a Yungas”.

Las aventuras de los descensos en bicicleta por las laderas paceñas son, al mismo tiempo, un festival de colores y formas. Los grupos, segundos antes de partir, cobran especial colorido ante el fondo de los nevados y juegos de neblinas. Luego, los chispeantes y fosforescentes trajes de los ciclistas bien pueden contrastar con deshielos y ríos caudalosos. A medida que avance el descenso, la variedad de impactos visuales se multiplicará.

Otro particular espectáculo suelen ser los equipos e indumentarias que usan estos viajeros autopropulsados. Montan bicicletas dotadas de frenos hidráulicos, cuadros de fibra de carbono o aluminio y muelles de doble suspensión. Normalmente se usa las Devil Bike, las Santa Cruz, las Kona, las Specialized o las Iron Horse, entre otras marcas, cuyos costos bordean los 2.000 dólares. Claro que no faltan quienes ya lucen bicis que valen tres y hasta más veces ese monto.

La fiebre de la bicimontaña también incluye el uso de particulares vestimentas de rigor: un chaleco fosforescente, guantes, pantalonetas impermeables y un casco que cubra hasta la nuca, tipo “free style” o “cross country”. Eso como base, porque algunos optan –además–por pecheras reforzadas, rodilleras, coderas especiales y cobertores “full face” (la cara completa) como casco. Estos últimos despiertan desde bromas, que traen los motes de algunos superhéroes, hasta historias sobre la lista de accidentes que han marcado las vías.

“Siempre será mejor tener una ‘full face’ para no ser la marca de un lugar como la llamada ‘Curva 25’ en la ‘carretera de la muerte’. La llamaron así porque, en ese giro, un joven europeo se estrelló causándose una herida facial que precisó ese número de puntadas de sutura. Se cuenta que al ser trasladado a Coroico preguntaba: ‘¿Creen que me quede una cicatriz?’”, dice Fernando Quiroz, un asiduo bicimontañista.

Otros casos más graves y hasta fatales han nominado diversos tramos de este célebre descenso. Vale advertir que esta vía no sólo está sembrada de viejas cruces. Aunque muy contadas, entre las últimas destacan una de color blanco, perteneciente a “la francesita” y otra oscura, correspondiente “al italiano”. Igualmente una estrella de David marca un sitio conocido que recuerda a un pedalero israelí. Pero, mal que mal, son hechos muy ocasionales, que valen como advertencia.

Pero el que uno de cada mil o dos mil la pase mal hasta parece constituirse en un acicate para la llegada de más bicimontañistas. Los guías relatan que la frase objetivo y hasta mantra de los visitantes es: “atravesar toda la ruta sin fallar”, tal cual les contaron sus amigos en Sydney, Roma, Tel Aviv o Nueva York.

El desafío implica, en la vía a Coroico, bajar 60 kilómetros, desde esos 4.643 metros sobre el nivel del mar hasta los 1.200 (Yolosa). Lo hacen descendiendo desde las nieves eternas, transformadas luego en deshielos que calan pedrones y arrasan vegetación. La siguiente etapa se abre con bocanadas de aire tropical y precipicios. Finalmente, son recibidos por el calor, los aromas, los sonidos y las aguas frescas de la selva preamazónica.

“Es hermoso, pero para gente más experimentada hay circuitos aún más emocionantes”, dice Eduardo Sagárnaga, otro conocido bicimontañista. Rememora que el descenso hacia Zongo es aún más radical y trae la posibilidad de llegar a 800 metros sobre el nivel del mar. Añade también los circuitos que se desarrollan cerca de las faldas del Illimani.

Algunos, más osados aún, organizaron descensos desde los pies de otro nevado, el Illampu hasta la misma puerta de la Amazonía: la ruta Sorata – Rurrenabaque; es decir, entre los 2.700 y 400 metros sobre el nivel del mar. Y a propósito de mar, se sabe que hay quienes, aprovechando viejas sendas, experimentaron con circuitos que desde las alturas paceñas culminan en las playas de Arica.

La Paz, sin duda, parece ser la capital de la bicimontaña. No por nada, un reconocido fotógrafo italiano afecto a estas aventuras, Luca de Antoni, acaba de publicar un álbum dedicado al tema. Es posible verlo en https://www.mtb-mag.com/bolivia-in-mtb-da-5-000-metri-di-quota-alla-giun.... De Antoni ha titulado a su obra: “Bolivia: de la cima de los 5.000 metros a la jungla”. Aunque alguno de los comentaristas de su obra la ha retitulado y definido como: “Bolivia: la Disneylandia de la bicimontaña”.


000_mvd1084328_1.jpg

DEL HIIELO AL CALOR El desafío implica, en la vía a Coroico, bajar 60 kilómetros, desde esos 4.643 metros sobre el nivel del mar hasta los 1.200 (Yolosa).
AGENCIAS
Tus comentarios

En Portada
El presidente Evo Morales ofreció ayer al alcalde de Morochata, Pedro Mercado, que si garantiza el 100 por ciento de votos a favor del MAS en las próximas...
La detención de Michel Platini en las afueras de París es sólo la punta de lanza de una pesquisa que va más allá y salpica al deporte, la política y las...

Los líos por la silla del alcalde en Quillacollo traban la organización de la festividad de la Virgen de Urkupiña. En el calvario, principal centro de...
Expertos identifican algunos efectos negativos que el uso de la gasolina combinada con alcohol anhidro podría generar en los vehículos, entre ellos mencionan:...
El concejal de Riberalta José Freddy Hasan (MAS) aseguró que el acarreo de votantes desde ese municipio a alcaldías en Pando es una práctica usual desde hace...
El presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Franklin Pérez, afirmó ayer que, en su sector, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC...

Actualidad
Los líos por la silla del alcalde en Quillacollo traban la organización de la festividad de la Virgen de Urkupiña. En...
El presidente Donald Trump ha anunciado que EEUU deportará a “millones de extranjeros ilegales”, atizando un debate que...
Expertos identifican algunos efectos negativos que el uso de la gasolina combinada con alcohol anhidro podría generar...
El concejal de Riberalta José Freddy Hasan (MAS) aseguró que el acarreo de votantes desde ese municipio a alcaldías en...

Deportes
La detención de Michel Platini en las afueras de París es sólo la punta de lanza de una pesquisa que va más allá y...
El volante Cristhian Machado, que ganó una acción de Amparo Constitucional en Santa Cruz contra el Tribunal de...
Marta se convirtió en la máxima goleadora de la historia de los Mundiales al marcar su decimoséptimo tanto en la...
Cerca de 170 deportistas participarán del campeonato nacional interclubes de patinaje, en sus modalidades pista y ruta...

Tendencias
Las bajas temperaturas de esta época obligan a cambiar las telas sueltas por otras más abrigadas. Existe una variedad...
El proyecto de la NASA de volver a llevar astronautas a la Luna en 2024 tiene como objetivo establecer una presencia...
Facebook y otras 27 organizaciones anunciaron hoy formalmente la creación de una nueva criptomoneda, Libra, que podrá...
A nivel mundial, incluido Bolivia, cada día Instagram gana más usuarios. El contenido multimedia es el verdadero...

Doble Click
El músico y compositor Willy Claure alista su nuevo disco “Más cuecas para no bailar” y lo presentará en septiembre en...
“Miscelánea” reúne columnas del historiador y abogado José Luis Baptista publicadas entre 2015 y 2018 en varios medios...
“La fiesta imposible” reúne poemas de casi 40 años (1979-2017) del pintor y escritor René Antezana. Este nuevo título...
“Chernobyl” se ha catapultado en apenas unas semanas como una de las series de mayor prestigio de toda la historia