Los kharisiris: entre el mito y la realidad

Columna
BITÁCORA DEL BÚHO
Publicado el 09/07/2020

La metáfora es cabal. Entre el kharisiri ancestral de leyenda y los desgraciadamente reales y contemporáneos hay una simbiosis sociocultural evidente. El primero es un personaje mítico de los andes que, aprovechando la oscuridad, la ocasión y el descuido del infortunado, ataca silenciosamente con la finalidad de sacarle la grasa del cuerpo.

Utilizando una pequeña campanilla, sume a su víctima en un profundo sueño para consolidar su fechoría.

Dicen que prefiere a los caminantes solitarios, a esos que, embriagados por el alcohol, van rumbo a sus aposentos. Los más pesimistas afirman que si el desafortunado quedó vivo y maltrecho después de la extracción del tejido adiposo, pronto morirá.

El kharisiri no tiene un rostro descriptivo, parece ser un personaje oscuro, (¿religioso?) silencioso, letal. Asecha a sus víctimas a distancia y, sin piedad, se entrega entero a extraerles su grasa y su sangre.

Los segundos, en plural, no son míticos ni puramente andinos. Son reales y su campo de acción es geográficamente ilimitado. Están distribuidos indiscriminadamente y no seleccionan a sus víctimas.

Son sigilosos, embusteros y tienen el don de embaucar sacando sus mejores grasas: demagogia, mentira, corrupción, delincuencia, subversión. En Bolivia ya nada es irreal ni aparente. Hay una miserable forma de resolver las cosas por la vía categórica del fraude y la traición.

Si los 14 años de “kharisirismo” masista sirvieron para institucionalizar la pillería y otras prácticas, esta coyuntura, con pandemia por delante, está sirviendo para ‘reivindicar’ lo que el fugado Morales y su elite de poder sembraron. Hay pues, una estandarización de los valores sociales y políticos que Evo allanó. Y es lógico pensar que, después de 14 años de un gobierno corrupto, se siga pensando que siempre se puede robar a espaldas del pueblo, de frente y de perfil. Ese es el gran error que cometió el actual Gobierno transitorio, no haber delimitado con autoridad, firmeza y con la ley en la mano, el terreno masista del que se pretendía reconstruir: depurado y casi didáctico que indicase el a, b, c de la ética, la moral, la transparencia y la democracia. Se confundieron con los otros. Ahora, los kharisiris menudean y se unen a las filas azules.

Más que el evismo, el masismo, parece estar omnipresente, pero no como estructura política, sino como un movimiento social subversivo que se encarga de romperlo todo, corromperlo todo, destruirlo todo. El Gobierno transitorio está perdiendo su pequeña brújula. Está siendo preso de un sistema que funcionó y operó en la oscuridad y a la sombra de lo ilegal. Eso es lo que violenta a los kharisiris de antes y de ahora: haber robado sin medida ni clemencia, avalados por un jefazo que lo resolvía todo por la vía de la impunidad y que ahora se ven desprovistos de esa “legitimidad” que irradiaba su tristemente célebre frase: “Yo le meto nomás”.

Esa es la sensación de un antes y un después de los 14 años: el antes, se decantaba como una estructura económica y social flotante de la que todos parecían beneficiarse y extraer sus excelentes grasas. El después, no pudo brindar ningún tipo de afianzamiento renovador, tampoco lo hará. ¡Esta coyuntura ya se agotó!

La propuesta enclenque de este Gobierno transitorio no creó pesos ni contrapesos para el escrutinio de la transparencia, la justicia y la reivindicación institucional democrática. Ahora es su pasión y su derrota.

La bomba de tiempo que dejó activada el nuevo residente bonaerense aún suena amenazante, y sus huestes piden a gritos su pronto retorno para desactivarla.

Desorden, caos, inoperancia, ineficacia, indefensión de los ciudadanos, salud pública deficiente, subversión, injustica social, corrupción todo unido a un cordón umbilical que aún parece estar liado al Gobierno del fugado. Eso es lo más preocupante, no haber establecido una administración firme y contundente que hiciera frente a la maquinaria asquerosa del posevismo.

En plena pandemia, con un sistema de salud pública colapsado y sin un atisbo de solución a varios frentes de conflicto, es el caldo de cultivo perfecto para nutrir a los kharisiris políticos, extorsionadores y corruptos.

En Cochabamba ya nada es tragedia, todo es una constante afrenta. Esta ciudad está largada de la mano de sus autoridades, desde hace mucho. Hay un vacío y una mediocridad bestial. La Gobernadora y el Alcalde unen esfuerzos para demostrar quién es más ineficiente.

¿Tierra de nadie? ¡No! tierra de los kharisiris que sacan provecho en medio de la oscuridad. Como los “autoconvocados” de K’ara K’ara. Una suerte de banda Mad Max criolla que utiliza la extorsión y la amenaza para conseguir lo que buscan. K’ara K’ara es el gran ejemplo para demostrar que en esta ciudad hay un vacío de autoridad, pero también para examinar un complejo sistema social latente que siempre será un presupuesto tenebroso, conflictos irresueltos y una gigantesca cola de paja pegada al culo de sus autoridades.

Hoy es K’ara K’ara, mañana serán los comerciantes, los trasportistas y así, hasta que esta ciudad esté siempre a merced de sus captores. Cochabamba está tomada por mafias que someten a una constante amenaza y expolio a la legalidad, a la transparencia, al avance.

¿Esta ciudad es distópica?

Muertos por Covid-19 en sus calles y una desolación brutal. Su cementerio colapsado, cadáveres en domicilios, velorios en las calles, montañas de basura, agresiones, destrozos, complot, subversión, inseguridad ciudadana, negociados. Transan con la delincuencia y sepultan la dignidad y la necesidad de sus ciudadanos.

Tiene kharisiris diurnos, con nombres y apellidos, son personajes tenebrosos, oscuros, demagogos, diestros y siniestros, silenciosos y letales. Trafican con la desgracia y el dolor. No son míticos, son reales. La metáfora es cabal.

Esta ciudad sin leyes, pero con Leyes y Gobernación como la definición más exacta del descaro y la inoperancia, va hundiendo su esperanza y su progreso cada vez más hondo.

¿Esta ciudad es distópica? ¡No! Es brutalmente real y no tiene un destino.

 

El autor es comunicador social

Columnas de RUDDY ORELLANA V.

06/08/2020
Hoy, día en que esta Bolivia todavía abigarrada, contradictoria, esperanzada (ora), melancólica y conflictiva cumple 195 años de su fundación, me rondan,...
23/07/2020
La rivalidad entre China y EEUU no solo es la de los novios tormentosos en eterna pulseta política e ideológica, se extiende hasta los vastos campos de la...
09/07/2020
La metáfora es cabal. Entre el kharisiri ancestral de leyenda y los desgraciadamente reales y contemporáneos hay una simbiosis sociocultural evidente. El...
25/06/2020
Primer acto El pasado 20 de marzo, la diputada del MAS, Juana Quispe, llamó "malagradecido" a Juan Lanchipa, Fiscal General del Estado, porque, según dijo...
11/06/2020
Y cada vez que la vuelvo a ver, siempre me quedo abstraído y con un nudo en la garganta, un sentimiento inexplicable me lleva, una y otra vez, a maravillarme...

Más en Puntos de Vista

PROJECT SYNDICATE
ROBERT WATSON
07/08/2020
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
07/08/2020
PALABRAS DE COMBATE
ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA
07/08/2020
DE LAS CENIZAS
CECILIA ROMERO
07/08/2020
06/08/2020
En Portada
El ministro de Defensa, Fernando López, junto a los ministros Yerko Núñez (Presidencia), Arturo Murillo (Gobierno) y Óscar Mercado (Trabajo), advirtió con...
"De los bonos tienen que dejar de mentir", manifestó durante el primer programa informativo de En Portada, un proyecto audiovisual de Los Tiempos, de...

El Ministerio de Salud reportó 1.282 nuevos casos de coronavirus y 80 decesos, en la jornada del 195 aniversario de Bolivia.
Una volqueta perdió el control y cobró la vida de cuatro personas, dejó algunos heridos y daños materiales en viviendas y vehículos.
El Servicio Departamental de Salud (Sedes) reportó 96 nuevos casos de coronavirus, 78 recuperados y 14 decesos. Con estas cifras, el total de 10.309 casos...
El doctor Michael Eduardo Kessler, parte del equipo del Hospital Boliviano Holandés de El Alto, confirmó el deceso de una joven de 27 años por falta de oxígeno...

Actualidad
Discursos con ataques, cuestionamientos sobre las tareas desarrolladas, acciones bochornosas, posiciones radicales,...
Además de los actos centrales ofrecidos por el Órgano Ejecutivo y Legislativo, en cada departamento se realizó una...
La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, y los ministros de Planificación, Branko Marinkovic, y de Economía,...
Minuto a minuto se siguió la llegada de tres cisternas de oxígeno que pasaron por Colomi al promediar las 20:30

Deportes
Faltan  40 días (15  de septiembre) para el partido que Wilstermann y Athletico Paranaense jugarán en el estadio Félix...
El pasado 5 de agosto se recordó el cuarto aniversario del último título de Cochabamba en un torneo nacional de...
No hay duda de la condición de favorito del Sevilla en la fase final de la Liga Europa, reafirmada con una victoria...
Los cotejos Juventus vs Lyon y Manchester City vs Real Madrid pondrán en marcha la “reactivación” de la Liga de...

Tendencias
Las imágenes de la explosión de este martes en Beirut dieron la vuelta al mundo, y no es para menos. La fuerza del...
La batalla por TikTok, una app china que en solo unos años se ha puesto al nivel de Instagram o Twitter, es el último...
¡Pon a prueba tus conocimientos en la historia de Bolivia!
Samsung Electronics Co., Ltd. organizó el evento virtual más importante del segundo semestre del año: el Galaxy...

Doble Click
Un estudio de la Universidad de Sao Paulo (USP) confirmó ayer la posibilidad de reinfección en un plazo de 50 días de...
La secuenciación del genoma del bacilo de la tuberculosis se hace a partir de un cultivo y esto permite, además del...
La Casa de la Libertad permitirá por unas horas este 6 de agosto la descarga del facsímil del Acta de la Independencia...
 La historia del rock en español, los excesos de una juventud en los 70, la política en la Argentina de sus primeros...