¡Magnífico! Tuta Wallpas

Actualidad
Publicado el 03/10/2022 a las 9h40
ESCUCHA LA NOTICIA

Es largo y exige esfuerzo el trayecto que lleva al cañón de Tuta Wallpas desde la comunidad San José, en el municipio de Colomi. Pero toda fatiga se disipa cuando uno llega a la entrada de este desfiladero: sus dos farallones —altos como edificios de 15 pisos, separados por unos seis o siete metros— elevan sus irregulares y angulosas superficies hasta los bordes cubiertos de vegetación y el cielo, más arriba, derrama su luz haciendo brillar las rocas, grises, verduzcas, pardas.

Hay algo de solemne, que impone un espontáneo silencio, al enfrentarse a esta falla geológica que hace cientos de miles de años partió la roca en dos y por cuyo suelo encontraron su cauce las aguas que la atraviesan.

El ruido del río frío y casi transparente parece ayudar a acomodarse al impacto que produce esta maravilla natural intimidante, atractiva y sorprendente en sus casi 500 metros de longitud.

Largo trayecto

Llegar hasta aquí implica recorrer una distancia mucho mayor. Primero en vehículo. Desde Cochabamba, son como cuatro horas de viaje, se pasa por Colomi y unas decenas de kilómetros más hacia el este se desvía por un camino empedrado y sinuoso que baja, hasta Corani Pampa, y sigue bajando, con más curvas, hasta los 1.700 metros de altitud, hasta la comunidad San José.

Sus casas y el colegio de moderna construcción aparecen dispersos en las laderas que rodean este lugar montañoso, tan verde y tan alejado de cualquier urbe.

¿Qué halló aquí la gente para establecerse y hacer sus vidas? “La tierra es muy fértil, es una zona productora de hortalizas que llegan a los mercados de Cochabamba y Santa Cruz”, explica Víctor Hugo Castro Mojica, agrónomo, propietario de unos terrenos y productor de café en el lugar.

Un lugar que estuvo habitado desde las épocas precolombinas, asegura Ricardo Céspedes Paz, director del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny, de Cochabamba.

Él lo sabe porque aquí ha encontrado restos de culturas preincaicas e incaicas. “Era un lugar de pasaje en las rutas entre los valles y el trópico —señala— las culturas prehispánicas mantenían un flujo permanente entre el trópico y los valles, en Piñami hemos encontrado restos de plantas que solo existen en tierras bajas y hasta pescado, surubí, seco”, detalla el científico.

Ahora, la comunidad de agricultores que vive ahora en San José ha incursionado en el cultivo de cafetales. “Es un lugar ideal”, cuenta Víctor Castro, “el grado de humedad es adecuado y, como es una región lluviosa, la exposición al sol es moderada, lo que favorece a la excelente maduración de los granos de café”.

Un café que, por su calidad, ha ganado dos veces el Torneo Nacional Taza de Calidad Café Presidencial que este año celebró su octava versión.

La caminata

Pero el turista que llega hasta San José no viene por el café. Es el cañón que lo atrae y ese es el destino de los tours que organizan, desde hace un par de años, varias agencias de turismo  de Cochabamba.

“Les gusta mucho y siempre hay grupos interesados en venir”, explica Ronald Copa, guía de turismo. “Les gusta y se van muy contentos, aunque les haya costado llegar hasta el cañón”, agrega.

Y de verdad, esto no es un paseo, es casi una expedición, muy gratificante y un tanto exigente.

Son dos horas de una caminata que se inicia en San José, desde una cabaña atendida, en propietarios por una joven pareja del lugar, el esposo es guía de turismo y la dama prepara y sirve alimentos y bebidas a los turistas.

La caminata comienza por un camino vecinal que —dos kilómetros cuesta arriba— llega a otro transversal y plano que parece muy poco utilizado. Las hojas secas de los ambaibos casi cubren el suelo, y los varios matices de verde del paisaje se colorean de lilas, anaranjados, amarillos… de las flores que se abren en este comienzo de primavera.

A los 30 o 40 minutos de comenzada la marcha se llega a un río, torrentoso, de amplio lecho cubierto de rocas, algunas tan grandes como minibuses. Hay un par de cables de acero que, paralelos, unen las dos orillas y de las que cuelga, unida a ellos por unas poleas, una caja que servía para atravesar el río sin mojarse.

Céspedes cruzó ese río usando esa oroya, como llaman aquí a ese andarivel, tres veces, hace una veintena de años. El guía Copa también la utilizó, en un tiempo más reciente, antes de que se la lleven “a otra comunidad”, explica.

Es una buena época para cruzar el río, saltando de roca en roca, hasta donde es posible, y caminando sobre su lecho para terminar de atravesarlo, con el cuidado necesario para no caerse y bajo la mirada atenta del guía que conoce el vado más directo y menos riesgoso.

Subir y bajar

En la otra orilla comienza el sendero abierto por los comunarios de San José para fines turísticos, y reparado cada año después de la época de lluvias, para comodidad de los ocasionales caminantes.

Grato para la vista, el sendero sube en zigzag, luego baja de igual manera, varias veces. Hay también tramos planos, unos rectos, otros en curva. Todos rodeados de una vegetación de una variedad que parece infinita, interminable, como la marcha, al cabo de la hora y media de subir y bajar.

El sendero termina en una quebrada de mediana amplitud, en su lecho corre el río que atraviesa el cañón cuyo ingreso se abre como una intimidante invitación.

El cañón

El asombro del primer impacto al ingresar al Tuta Wallpas (en quechua, gallinas ciegas, o nocturnas) se renueva a medida que uno se adentra en ese tajo que abre la montaña siguiendo un trazo de forme de ese muy alargada.

El agua es traslúcida, fría —no demasiado— y las piedras del lecho del río son resbalosas, lo que exige cierto cuidado al caminar. Pero nada interfiere con el maravillamiento de penetrarlo.

Irregulares y ásperas, las paredes de roca se elevan hasta la luz del cielo. Al principio son verticales, más adelante se van cerrando en las alturas. Hay tramos donde la abertura superior no debe superar el metro y medio, se ven rocas atascadas, cubiertas de musgo y otras plantas de verde brillante.

Lo mismo ocurre con los farallones, hay lugares donde parecen estar forrados de terciopelo, el suave musgo, y otros que muestran los colores más rudos de los minerales que componen la roca.

De pronto, sobre el rumor del río se escucha el ruido de aleteos, y en la casi penumbra de la larga y angosta chimenea aparecen unas manchas brillantes, cafés como la corteza de las quewiñas, que se agitan huyendo hacia el interior del cañón: son los guácharos o pájaros ciegos que habitan las cornisas del farallón.

Se espantan esas aves con la presencia de los visitantes humanos, su estrés es notorio en los graznidos, o como se llame la onomatopeya de estos pájaros. Gritan ellos mientras vuelan de lado a lado, van y vuelven, se asientan en repisas invisibles y vuelven a volar, hasta que deciden internarse al fondo del desfiladero.

Un “fondo” que está a cinco cuadras de la entrada y que solo es tal porque lo accidentado del lecho impide al turista seguir avanzando.

Y hasta parece un consuelo no poder ir más allá. Un consuelo porque al detenerse uno, el asombro deviene gratitud, gratitud por la inmensa gratificación de estar ahí.

Atravesar esos 500 metros del cañón es una experiencia indescriptible: su ancho variable —que va desde la penumbrosa y estrecha chimenea hasta las luminosas y verdes aperturas en sus tramos más amplios— parece marcar los grados de asombro y deleite del visitante.

Similares variaciones de impacto provocan, las pequeñas caídas de agua de su accidentado lecho, las rocas grandes, brillantes, redondas y resbalosas que exigen esfuerzo y cuidado para atravesarlas; la luz que cambia con los colores de las paredes rocosas…, el vuelo de los guácharos que no es el mismo al principio que al final, donde saben que el intruso humano no avanzará más…

Somos intrusos. Intrusos agradecidos del asombro de esta singular maravilla.

Tus comentarios

Liga Boliviana - Tabla de Posiciones


Más en País

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, detalló este domingo que la falta de agua para consumo humano y la producción está afectando a siete...
El arzobispo de Santa Cruz, René Leigue”, dijo este domingo en su homilía que la culminación del paro indefinido de 36 días es sólo una victoria del pueblo...
El expresidente y dirigente del MAS, Evo Morales, volvió a cuestionar este sábado a los diputados que aprobaron la Ley del Censo para la aplicación de los...

El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, destacó ayer la aprobación de la Ley del Censo en la Cámara de Diputados tras el largo conflicto en Santa Cruz, porque garantizará una aplicación...
La senadora Andrea Barrientos (CC) informó ayer que la Ley del Censo, aprobada por 93 diputados el sábado, podría ser remitida el lunes a la Cámara de Senadores y su tratamiento podría empezar el...
Los medios de comunicación en Bolivia y en el mundo han sufrido un duro golpe en sus ingresos económicos, debido a la migración de la publicidad a plataformas digitales, como Facebook y Google
La corrupción y la falta de institucionalidad del Estado caracterizan a la administración de tierras fiscales en Bolivia

En Portada
Además, responsabilizó a los ministros de Justicia, Iván Lima; de Gobierno, Eduardo Del Castillo y de Obras Públicas, Édgar Montaño, de derechizar el gobierno...
Santa Cruz levantó ayer su paro tras 36 días de resistencia en las rotondas y de lograr la aprobación de la Ley del Censo en la Cámara de Diputados, que...

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, detalló este domingo que la falta de agua para consumo humano y la producción está afectando a siete...
Cochabamba registró el sábado 14 nuevos contagios de Covid-19 y 15 recuperados, según el reporte del Sedes.
La corrupción y la falta de institucionalidad del Estado caracterizan a la administración de tierras fiscales en Bolivia
El arzobispo de Santa Cruz, René Leigue”, dijo este domingo en su homilía que la culminación del paro indefinido de 36 días es sólo una victoria del pueblo...

Actualidad
El individuo fue sorprendido en un vagón de la empresa Ferroviaria Oriental por un guardia de seguridad que hacía un...
El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, detalló este domingo que la falta de agua para consumo...
El arzobispo de Santa Cruz, René Leigue”, dijo este domingo en su homilía que la culminación del paro indefinido de 36...
Cochabamba registró el sábado 14 nuevos contagios de Covid-19 y 15 recuperados, según el reporte del Sedes.

Deportes
Croacia logró su primera victoria en el Mundial con una remontada ante Canadá (4-1), que se queda sin opciones en Qatar...
Un gol de Abdelhamid Sabiri en el minuto 73, de falta directa aprovechando un fallo de Thibaut Courtois, y la sentencia...
Costa Rica, a la que no pocos -incluso en su país- daban por desahuciada tras ser vapuleada por España (7-0) en el...
Celeste y blanco fueron los colores que invadieron las calles y restaurantes en la ciudad de Cochabamba, ayer. Los...

Tendencias
Nutrición y Dietética, Ingeniería en Ciencias de Datos e Inteligencia de Negocios, y Diseño Gráfico y Comunicación...
Elon Musk autorizó el regreso a Twitter del expresidente estadounidense Donald Trump y del músico Kanye West, pero se...
La Federación Latinoamericana de Enfermería en Cuidado Intensivo (FLECI) y la Sociedad Boliviana de Enfermeras en...

Doble Click
La obra del escritor y filósofo boliviano Samuel Arriarán Cuellar es un estudio sobre la identidad en la literatura...
Las Loritas Edificios inauguró ayer su cuarto proyecto denominado Torres Loritas III, ubicado en la avenida Simón López...
El Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia (ONU Bolivia), a propósito del Día Internacional de la Eliminación de  la...
Faviana Mostacedo Fernández, nacida en Tiraque (Cochabamba) se lleva el primer premio de la competencia juvenil “ASÍ...