La muerte marcó para siempre a vecinos y a víctimas de Huayllani

País
Publicado el 15/12/2019 a las 0h00

“Parecía una carnicería: había sangre en todo lado, llantas quemadas, zapatos y ropa desparramados. El hospital colapsó”. Así recuerda la trágica jornada del 15 de noviembre David Lafuente, un vecino que trabaja en la gestión del sistema de agua en el río Maylanco, que pasa bajo el puente Huayllani. 

Las huellas de la muerte en Huayllani son imborrables: impactos de bala, vehículos quemados, restos de llantas incendiadas y apachetas (nichos) quedaron como marca indeleble de la tragedia y, sobre todo, en la memoria de los familiares de los nueve muertos y los vecinos de ese barrio de Sacaba que recuerdan como una pesadilla la fatal jornada de la tarde del viernes 15 de noviembre.

Esa calurosa tarde, una marcha de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, con respaldo de vecinos y otros sectores afines al depuesto presidente Evo Morales, intentó pasar el dispositivo policial militar que el Gobierno transitorio instaló en el puente Huayllani, en el kilómetro 10 de la avenida Villazón, principal vía que vincula la ciudad de Cochabamba con Sacaba y el oriente del país. 

Morales, también máximo líder de los cocaleros, renunció a la presidencia del país cinco días antes de la tragedia de Huayllani, tras pasar casi 14 años en el poder, y se asiló en México, país al que llegó luego de un largo y no poco accidentado viaje. El expresidente dejó el cargo en medio de violentas protestas contra el fraude en los comicios del 20 de octubre, comprobado por la OEA y que es investigado en Bolivia.

La refriega estalló cerca de las 15:00 y se extendió por más de dos horas. Se sabe que hay nueve muertos por impacto de bala y más de 115 heridos, pero no hay certeza sobre quién hizo los disparos. Las fuerzas del orden y los cocaleros se culpan mutuamente y ambos niegan haber utilizado armas de fuego.

Los cocaleros se habían concentrado desde días antes en Sacaba, teniendo como puntos de concentración el centro de acopio de coca —cerca del estadio—, el mercado de coca y la central campesina El Morro. Sumaban más de 5 mil personas.

La marcha estaba programada para el día anterior, jueves 14, pero una fuerte lluvia evitó un primer encuentro con las fuerzas del orden, recordó David Lafuente.

Pero el viernes ya no hubo suerte, lamenta. “Había mucha tensión. Primero, el jueves, revisaron uno por uno. Pero el viernes ya era más fuerte, la Policía no dejaba pasar ni autos. Volví en la tarde y la gente ya estaba exaltada, asustada, veían a cualquiera como enemigos. La Policía tenía armas y los manifestantes algo como lanzacohetes. Los disparos salieron del puente”, rememoró.

Acotó que se fue a su casa y volvió al puente en la noche. “Parecía una carnicería. Vi cómo llevaban a los heridos, había mucha sangre”, dijo.

Lenny, una adolescente que vive cerca del puente, al sur, relató que esa tarde estaba en su casa con sus dos hermanos menores. El enfrentamiento comenzó cerca de las 15:00 y ellos se metieron bajo las camas de sus cuartos en el segundo piso. Luego vinieron las balas.

“La gente se entró a la casa por los techos, escapando. Varios de ellos estaban heridos, se entraron a los cuartos y nos pidieron que les dejemos hasta que se vaya la Policía, pero la Policía también se entró a la casa y se los llevó arrestados. Pudimos salvar a algunos que se escondieron en los cuartos de arriba. Nos ocultamos más de tres horas”, contó.

El techo de su vivienda tiene hendiduras por las pisadas de los que huían de las balas. La puerta tiene cuatro orificios y dos impactos penetraron el vidrio de su sala. Afuera de su morada hay más de 10 tiros en las paredes, todos marcados con un círculo de tinta azul. Unos metros más adelante se instaló una lápida en honor a Cesar Cipe Mérida, un joven de 18 años que murió por proyectil de arma de fuego en el abdomen. Cipe grabó el momento de su muerte con su celular. El joven tenía pensado entrar a la universidad a estudiar Economía, relataron sus familiares.

A unos 50 metros al este de la lápida de Cipe, en la avenida Circunvalación, está la apacheta de Omar Calle Siles. Este productor de 25 años murió por impacto de bala en el tórax, según el reporte del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). 

Un familiar contó que “lo mataron como a perro”. En las paredes de tres viviendas cercanas al lugar de su muerte hay más de 20 impactos de bala y al menos cinco ellos penetraron los muros. 
Gregoria Siles, madre de Omar, relató que su hijo era tranquilo y que salió a marchar pacíficamente. Ella también participó de la movilización y fue herida en la mano izquierda. Omar dejó un huérfano.

Nancy Menacho vive a unos metros al sur de este punto, donde tiene una tienda. “Los militares y policías maltrataron a la gente y gasificaron. El tanque avanzó, gente se tiraba al piso y se arrastraba con heridas. Los militares avanzaron hasta mi casa, sacaron a la gente como a ladrones. Se entraron al río, varios sangraban”, relató.

A unos 100 metros del puente Huayllani hacia el este, en la acera sur de la avenida Villazón, hay dos apachetas adornadas con flores, wiphalas y velas en recuerdo de Juan López y Robertos Sejas. Las lápidas se pusieron en el último lugar donde se los vio con vida o donde los recogieron; sin embargo, no es seguro que hayan fallecido en ese lugar, pues los cuerpos fueron movidos en medio del caos de ese viernes.

Sejas, de 28 años, falleció con un disparo en la cabeza. Un familiar dijo que la bala entró por el rostro y que llegó muerto al hospital. La Fiscalía reportó que falleció por traumatismo craneofacial por proyectil de arma de fuego. 

Edgar Trujillo tiene una pequeña empresa constructora en plena avenida Villazón, a unos metros del puente Huayllani. Al norte de la vía, está su depósito y al sur, su vivienda y garaje. Las dos lápidas están en la puerta de su casa. 

El empresario recuerda que la gente entró a su depósito y se ocultó en los camiones, habitaciones y árboles.  Los cocaleros, en su desesperación, movieron uno de los contenedores, que deben pesar 5 toneladas, para hacer una barrera contra las balas. Los dos fallecidos están cerca de este contenedor, que además tiene tres perforaciones de proyectil.

“Había mucho gas, se escuchaban disparos, vi como nueve personas heridas que sus compañeros los llevaban a Sacaba, era algo traumante, encima nos dispararon a las casas, yo tengo dos disparos dentro mi casa y donde mi mamá tenemos en la pared más balas”, contó.

Tres de los nueve fallecidos murieron con disparos en la cabeza. Lucas Sánchez, un productor del trópico, murió cerca del surtidor City Truck, ubicado a 50 metros del puente Huayllani.El proyectil le entró en el ojo. Dejó cuatro hijas huérfanas.

“A mi hermano lo han matado con bala en su ojo. Pido para mis sobrinas justicia, a esas niñas quién se va a hacer responsable, quién va a dar cariño; mis sobrinas van a sufrir, su cariño de su papá les han quitado”, dijo la hermana de la víctima.

Los vecinos armaron un tinglado para proteger los nueve nichos de un improvisado altar público que se instaló en Huayllani, al borde de la carretera, como recuerdo de los caídos en la tragedia del 15 de noviembre. La apacheta está siempre llena de flores, velas y algunas cervezas que dejan los dolientes. Al frente, un grupo de artistas del colectivo Epidemia pintó un largo mural de 50 metros denominado “Por la paz de nuestros pueblos originarios”, con símbolos nacionales como la wiphala, hojas de coca y la tricolor. El objetivo es llamar a la paz y que no vuelvan a ocurrir.

Hospital México atendió hasta en los corredores

La violenta jornada del 15 de noviembre puso a prueba al personal del hospital México de Sacaba. Hasta allí llegaron 87 de los 115 heridos y cinco de los nueve fallecidos.

El director del nosocomio, Gualberto Lara, explicó que tomó la jefatura del México cuatro días antes de la tragedia. Aseveró que la cantidad de gente que llegó el día 15 abarrotó todas las salas del hospital y que hubo varios momentos de tensión. En uno de éstos, los comunarios y familiares intentaron tomar el hospital o bloquearon las salidas de las ambulancias, desesperados porque no se atendía a sus allegados. Hubo insultos contra el personal médico.

Dijo que en total se atendieron 87 heridos y se registraron cinco difuntos, tres llegaron muertos y dos fallecieron en el hospital. Los otros cuatro muertos se reportaron en el hospital Viedma.

El médico de guardia del día de la tragedia, Juan Valenzuela, relató que los heridos llegaron masivamente. 

Contó que, ante la cantidad de pacientes, tuvieron que habilitar los corredores, los consultorios y la parte de afuera, y se convocó a todos los médicos del hospital, sin importar la especialidad. Dijo que había miedo en el personal porque eran constantemente agredidos, pero que respondieron con profesionalidad y compromiso. Señaló que se tuvo que conversar con los dirigentes para apaciguar la situación.

Balas en surtidor pusieron en riesgo a toda la zona

La estación de servicio City Truck está ubicada a 100 metros del puente Huayllani, en pleno campo de batalla. En una de las entradas murieron tres personas, según se observa por las apachetas que dejaron los familiares. La infraestructura recibió ocho impactos de bala, dos de ellos muy cerca de una dispensa de gasolina.

El administrador de este surtidor de carburantes, Rodrigo Arispe, contó que ese día tuvo que ir al banco, pero que regresó porque los empleados le avisaron de los enfrentamientos. No fue fácil llegar al lugar porque la Policía no dejaba ingresar.

Cuando pudo entrar, vio a un grupo de movilizados llevando a rastras a dos de sus compañeros. “Había mucha sangre y muchos heridos”, dijo. El personal se ocultó en las oficinas. Uno de los vecinos dijo que el ingreso al surtidor estaba lleno de sangre y que los vehículos Neptuno utilizaron su carga de agua para limpiar los charcos de sangre. 

En el surtidor se hallaron ocho impactos de bala. Uno de los impactos atravesó una puerta y perforó las gradas. Pero la desgracia pudo haber sido mucho mayor si las balas llegaban al combustible.

“Hay  dos balas que pasaron justo a la dispensa de gasolina por el caño por donde pasa la gasolina. Rozando pasó uno; si le perforaba, eso generaba una chispa y podía explotar, podía pasar por los ductos y pasar al tanque de gasolina. Hubiera sido una tragedia”, aseveró.

 


Más en País

La Cancillería de Bolivia informó ayer de la suspensión de relaciones diplomáticas con Cuba a raíz de las expresiones del canciller de ese país, Bruno...
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) registró cinco alianzas políticas para las elecciones generales del 3 de mayo, mientras que cinco partidos políticos no...
La postulación de la presidenta transitoria Jeanine Áñez causó revuelo y movió todo el mapa político. Políticos criticaron la decisión de la mandataria

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Iván Rojas, informó ayer que se aprehendió a un chofer y una panadera
El Ministerio de Educación confirmó que Herbert G. V., implicado en un caso de abuso sexual que incluye a 17 víctimas, trabaja en esta institución como “asesor de despacho ministerial”
Los directores departamentales de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), en una reunión nacional, definieron que este año trabajarán en base a tres ejes
A más de dos meses de los hechos, la senadora Adriana Salvatierra salió a decir su verdad sobre su renuncia a la sucesión presidencial

En Portada
La postulación de la presidenta transitoria Jeanine Áñez causó revuelo y movió todo el mapa político. Políticos criticaron la decisión de la mandataria
Municipal Vinto Atlético Palmaflor hará su estreno en casa esta tarde (17:15) ante Royal Pari, en partido correspondiente a la segunda jornada del certamen...

Está a punto de subir a un avión para volver a Cochabamba. El exalcalde y exprefecto Manfred Reyes Villa espera reunirse con su familia y anuncia que no hará...
Luego de 12 años de prohibición a las exportaciones, en los que el país dejó de percibir más de 1.000 millones de dólares
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) registró cinco alianzas políticas para las elecciones generales del 3 de mayo, mientras que cinco partidos políticos no...
La Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corporación solicitó a la Contraloría General del Estado realizar una auditoría al proyecto hidroeléctrico Ivirizu

Actualidad
El intento de China de contener el letal coronarirus colocando a ciudades enteras bajo cuarentena es una medida sin...
Control deficiente y caos vehicular son los principales problemas que se registran en las paradas interprovinciales que...
Luego de 12 años de prohibición a las exportaciones, en los que el país dejó de percibir más de 1.000 millones de...
La Cancillería de Bolivia informó ayer de la suspensión de relaciones diplomáticas con Cuba a raíz de las expresiones...

Deportes
Municipal Vinto Atlético Palmaflor hará su estreno en casa esta tarde (17:15) ante Royal Pari, en partido...
Los volantes Serginho y Paúl Arano no podrán ser tomados en cuenta por el técnico de Wilstermann, Cristian Díaz
Sumar su segunda victoria consecutiva en el torneo Apertura es la meta que se ha propuesto Aurora en la contienda de...
El argentino Germán Chiaraviglio buscará la marca para poder clasificarse a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, durante el...

Tendencias
“Se puede comer rico, sano y disfrutarlo”, dice Valeria Mérida, propietaria del restaurante La Vinagreta que se...
Un equipo de científicos británicos consiguió "hacer hablar" a una momia egipcia de hace 3.000 años, un sacerdote...
El "Reloj del Apocalipsis", imaginado en 1947 para simbolizar la inminencia de un cataclismo planetario, fue adelantado...
Hace algunos días China se encuentra en alerta por la epidemia de coronavirus que ya cobró la vida de 26 personas y 887...
24/01/2020 Bienestar