La insurrección moral en Bolivia

Columna
Publicado el 17/11/2019

La historia de estas semanas podría contarse como una insurrección ética que tuvo como protagonistas principales a los jóvenes de las clases medias en Bolivia.

No se trata de desmerecer la participación masiva y decisiva de todos los sectores, y con papel fundamental de las mujeres. Pero el movimiento fue iniciado por los jóvenes de las clases medias, y fueron ellos los que marcaron la tónica de la protesta y fueron perfilando sus contenidos.

Ya los habíamos visto actuando durante y después del referendo del 21 de febrero de 2016, y en los paros y protestas que se llevaron a cabo para exigir que se respeten sus resultados. También dejaron ver en esas ocasiones su frustración y molestia con el gobierno y el partido de Evo Morales, y también su decepción con los políticos y candidatos que no parecían tener la convicción necesaria para enfrentar sus maniobras extra legales.

Sin embargo, cuando llegó el día de las elecciones salieron a votar, como la inmensa mayoría de los ciudadanos, con la pequeña esperanza de inducir un cambio. Las encuestas habían detectado una altísima y persistente proporción de indecisos, y también de desconfianza hacia el Tribunal Electoral. Incluso entre los que anticipaban su voto en favor del MAS había una alta proporción de gente que creía que Morales se impondría por fraude. El domingo 20 fueron notables la dedicación y el celo con que los ciudadanos actuaron en las mesas electorales, como jurados, delegados o simples observadores. Luego estuvieron especialmente atentos al conteo y apenas vieron señales de que estaban tratando de engañarlos, se indignaron y lo denunciaron. Hurgaron las redes y exprimieron la internet en busca de evidencias, y a medida que las encontraban volcaban su bronca y contagiaban su decepción.

Hay que recordar que poco antes de las elecciones, un gigantesco incendio en la Chiquitania había motivado protestas, especialmente de jóvenes y mujeres, que denunciaban la falsedad del discurso ambientalista del gobierno de Morales, criticando su complicidad con los que habilitan las tierras quemando bosques y pastizales y la lentitud de su respuesta frente al desastre.

Entre el 20 y el 21 de octubre se hizo evidente la discrepancia entre las muestras de conteo rápido y el TREP con el cómputo oficial, pues eso parecía confirmar las sospechas de fraude. Sospechas que la Misión de Observación Electoral de la OEA compartió casi de inmediato.

Durante las tres semanas siguientes, se organizaron y tomaron las calles, ocupando cabildos y plazas. No confiaban en los políticos ni en los mayores y se sintieron representados por el dirigente cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Lo percibían cercano a ellos, y también, como ellos, audaz, valiente e innovador. Esa figura se complementó con la de Marco Pumari, el dirigente cívico de Potosí, que lideraba una prolongada protesta en esa región, iniciada antes de las elecciones en torno al tema del litio, pero que también se centraba en lo que ellos consideraban las mentiras y los engaños del gobierno.

A medida que la protesta se prolongaba, las autoridades del gobierno buscaban concesiones que pudieran bajar la tensión de la protesta o dividir al movimiento. Pero sus gestos fueron pequeños o tardíos, y por eso mismo parecían ratificar las sospechas de la gente en las calles, lo cual los enardecía más y subían su demanda. Las burlas del Presidente (“bloquean con cintas y pititas, puedo darles talleres de como bloquear”) renovaron su fuerza. Las amenazas de movilizar a sus organizaciones de base para desbloquear por la fuerza, los empujaron a organizarse mejor (ollas comunes, conciertos, brigadas de defensa y disuasión movilizadas en motocicletas).

La mayor parte de la gente, sin embargo, se adhería de manera espontánea, seleccionando aquella de las convocatorias que mejor se ajustara a sus posibilidades. En ausencia de un liderazgo centralizado, circulaban convocatorias múltiples y a veces contradictorias entre sí. Que si había que levantar el bloqueo o no, que si se realizaba o no la marcha, que si había o no cabildo, que debía hacerse en uno u otro lugar. Pero era tan amplía la participación que incluso en ese caos había espacio para todos. Y eso porque había una coincidencia fundamental en todos los grupos: rechazaban el fraude y, con él, las mentiras gubernamentales. De la defensa del voto pasaron a la defensa de la verdad. En ese sentido, no vieron en la Biblia de Camacho una señal religiosa sino un símbolo de que debían guiarse por valores y principios que estaban más allá del cálculo político. Los jóvenes bloqueadores se pusieron radicales y contagiaron su entusiasmo.

No todo fue paz y saya (¿Quién se rinde? ¡Nadie se rinde! ¿Quién se cansa? ¡Nadie se cansa! ¿Evo de nuevo...?). Cuando la militancia masista amenazó con repetir la toma de Cochabamba del 2007, salieron a pelear, sabiendo que la policía todavía tenía órdenes de proteger a los agresores. Ocurrió lo mismo en Quillacollo y Vinto. En Montero y en el sur de La Paz. Lloraron muertes.

Los grupos que dirigían las protestas no lograron consolidar una dirección común y los partidos ni siquiera intentaron hacerlo. Pero supieron acercarse a los policías, pese a ser una de las instituciones menos confiables para la gente, y salieron a apoyarlos y protegerlos cuando ellos se amotinaron. Esa protección fue en cierto modo también un cerco para que no se dieran la vuelta ante las ofertas del gobierno.

Cuando el grupo auditor de la OEA, distinto a la Misión de Observación, difundió su informe, ratificando las sospechas, y se vio a Evo tratando de ganar tiempo con la oferta de nuevas elecciones pero sin admitir el fraude, ya los jóvenes tenían a la mayoría de la gente de su lado. En pocas horas llovieron sobre el Presidente pedidos y sugerencias de renuncia.

Cuando la COB, los obispos y las Fuerzas Armadas se expresaron, los jóvenes enviaron su entusiasmo hasta la Plaza Murillo donde el dirigente cívico Camacho, acompañado de Pumari, cumplió la promesa de dejar la carta y la Biblia. Evo buscó refugio en el Chapare para decir que renunciaba, convocando a sus bases a defenderlo.

Los bloqueadores festejaron pero en alerta, sin levantar sus medidas mientras no se consolidara un gobierno de transición. No estaba en juego la política, ni Evo ni Mesa importaban. Reivindicaron la democracia como transparencia y respeto al otro.

Debemos recordarlo.

Columnas de ROBERTO LASERNA

30/11/2019
Estuve a visitarlo en su casa hace menos de una semana. Estaba agobiado por el mal de Parkinson pero me recibió con mucha amabilidad y conversamos un poco....
17/11/2019
La historia de estas semanas podría contarse como una insurrección ética que tuvo como protagonistas principales a los jóvenes de las clases medias en...
08/10/2019
Arica es, geográficamente, el puerto natural de Bolivia. Lo sabían muy bien los fundadores de la república y trataron, en esos primeros años de vida...
29/09/2019
Hace algunos días publiqué un artículo sobre el tipo de cambio, posiblemente el tema más importante de nuestra economía. En él argumentaba justamente por qué...
08/09/2019
La bonanza exportadora ha terminado y empezamos a vivir la temporada de las vacas flacas. Tal vez muchos no sientan su llegada pues algo de la abundancia...

Más en Puntos de Vista

OPINIONES DE UN ESCRIBIDOR
BERNARDO ELLEFSEN
08/12/2019
CARTUCHOS DE HARINA
GONZALO MENDIETA ROMERO
08/12/2019
08/12/2019
MISCELANEA
JOSÉ LUIS BAPTISTA M.
08/12/2019
Erika J. Rodriguez Flores
08/12/2019
LA CURVA RECTA
AGUSTÍN ECHALAR ASCARRUNZ
08/12/2019
En Portada
El líder cívico de Potosí, Marco Pumari, admitió que la voz que se escucha en el audio difundido hoy es suya y negó haber pedido 250.000 dólares para acceder a...
El accidente de un camión repartidor de Coca-Cola, cargado con varias cajas de gaseosa, dejó ayer tres personas heridas: el conductor y sus dos ayudantes....

Según un audio de una llammada telefónica, difundido hoy, Marco Antonio Pumari, presidente del Comité Cívico de Potosí, habría pedido al excívico crudeño, Luis...
El Movimiento Al Socialismo (MAS) decidió apostar por la renovación para encarar el proceso electoral de 2020. El ampliado nacional realizado ayer en...
La Iglesia Católica exhortó a los bolivianos a superar divisiones y resentimientos para ingresar a la reconciliación que permita construir una Bolivia nueva,...
Ronald Medrano, uno de los ayudantes del camión repartidor de Coca-Cola que se accidentó ayer, falleció durante esta jornada.

Actualidad
La Comisión de Constitución de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) instaló la tarde de hoy la sesión para...
La presidenta Jeanine Áñez pisó hoy por la tarde el suelo de San Joaquín, provincia Mamoré del Beni, por primera vez...
Ronald Medrano, uno de los ayudantes del camión repartidor de Coca-Cola que se accidentó ayer, falleció durante esta...
El líder cívico de Potosí, Marco Pumari, admitió que la voz que se escucha en el audio difundido hoy es suya y negó...

Deportes
Ema Guzmán Mejía encontró en un abrir y cerrar de ojos que el parapente es el complemento que le faltaba a su vida. “...
Wilstermann tendrá hoy (17:15) un duelo complicado ante San José, en el que está obligado a ganar para mantenerse en la...
Municipal Vinto pretende asestar hoy el primer golpe a Deportivo Fatic en procura de avanzar a la final de la Copa...
Carmelo Roca toma las riendas de la Federación Boliviana de Tenis de Mesa en sustitución de Javier Mejía.

Tendencias
Una nueva especia de lagartija fue hallada en Bolivia. Se trata de la "liolaemus tajzara", la cual es endémica de la...
El ingeniero de sistemas Édgar Villegas trabaja en un proyecto de inteligencia artificial (IA) para encontrar mascotas...
Bajo la consigna de "Sangre Tigo" y con el objetivo de promover la carrera y el talento de sus 3.000 colaboradores...
Los usuarios de WhatsApp ahora podrán usar la “respuesta ante emergencias” para comunicarse en situaciones de desastre.

Doble Click
El accidente de un camión repartidor de Coca-Cola, cargado con varias cajas de gaseosa, dejó ayer tres personas heridas...
The Who es una de las bandas más grandes e icónicas del rock en la historia, su genialidad es sólo comparable a sus...
El Festival de Teatro Bertolt Brecht finaliza hoy con la puesta en escena de “Un buen morir, del amor y otras...
El escritor y poeta Juan Wálter Araos dará dos conferencias sobre la obra de Platón, relativa al amor, la belleza, el...